Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La rebaja del IRPF será de 20 euros al mes en 2015 para rentas medias

Los trabajadores de más de 100.000 euros pagarán en 2016 más que en 2011

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFE

Los trabajadores que ganen hasta 40.000 euros pagarán al fisco por IRPF unos 20 euros menos de media al mes durante 2015 que actualmente. A las rentas muy altas —por ejemplo un ejecutivo con un salario de 250.000 euros— le retendrán 399,99 euros menos al mes por el impuesto sobre la renta. Los cálculos realizados por este periódico a partir de las nuevas tablas de tramos y tipos del IRPF facilitados por el Ministerio de Hacienda corresponden a un trabajador sin hijos y sin familiares dependientes a su cargo, sin más ingresos que la nómina y sin incluir otras deducciones como la vivienda. Sí se incluye el gasto deducible por la aportación a la Seguridad Social y las disminuciones por mínimo personal —una cantidad que trata de reflejar la cantidad para la subsistencia del contribuyente— y por rendimientos del trabajo —la reducción que compensa a los asalariados por los supuestos gastos en que incurren por su trabajo—.

La reforma revierte la subida aprobada por el Gobierno del PP hace tres años

La reforma fiscal que ha diseñado el Gobierno beneficia sobre todo a las rentas bajas y a las muy altas, aunque si se abre el foco y se compara con la subida del IRPF que aprobó el mismo Ejecutivo en 2011, nada más llegar a La Moncloa, la disminución fiscal es muy tenue. E incluso las rentas de más de 100.000 euros tendrán que pagar algo más. Lo que hace el Ministerio de Hacienda es revertir en su mayor parte el aumento que soportan los trabajadores por cuenta ajena desde hace dos años y que bautizó como "gravamen complementario".

No obstante, el año que viene los ciudadanos tendrán la impresión que el nuevo sistema tributario es más generoso si lo comparan con la situación actual. A partir de 2015 un trabajador que tenga un salario bruto de 20.000 euros pagará al fisco 254,4 euros menos al año (21,2 euros al mes). Y en 2016, el ahorro ascenderá a 366,2 euros al año (30,5 euros al mes).

Las rebajas respecto a este año se disparan para los salarios muy altos

La rebaja fiscal será aún mayor si el asalariado tiene cargas familiares. El Gobierno ha ampliado los beneficios fiscales por hijos y ascendientes y ha extendido el "impuesto negativo" —una ayuda por importe de 1.200 euros para madres trabajadoras con independencia de si la declaración le sale a pagar o devolver— para familias numerosas. Con este mecanismo, el ahorro para las madres trabajadoras con tres hijos será notable.

Hacienda ha tenido que afinar mucho con la rebaja del impuesto sobre la renta porque los trabajadores que ganan entre 20.000 euros y 60.000 euros suman algo más de 11 millones de contribuyentes y una mayor bajada de tipos medios podría tener más impacto en la recaudación que si actúa sobre otro grupo de contribuyentes.

Solo el tramo que ingresa entre 12.000 euros y 21.000 euros asciende a 5,1 millones de contribuyentes por el IRPF. Sobre este segmento de declarantes se centra una parte importante del IRPF. Los asalariados que ingresan 15.000 euros pagarán un 18,8% menos al fisco y los que ganan 20.000 euros un 9,4%. Aunque en términos absolutos la disminución es menos llamativa: 278 euros al año para los primeros y 254 euros al año para los segundos. El Instituto Nacional de Estadística (INE) estima que el salario medio en España es de 23.000 euros al año y el más frecuente de 15.500 euros, según la encuesta anual de estructura salarial.

El sueldo más frecuente, de 15.000 euros, pagará 278 euros menos al año

Los trabajadores con la renta más elevada también mejorarán sobre la situación actual. Los que ganen entre 70.000 euros y 120.000 euros pagarán 914,3 euros menos al año (76,2 euros al mes) por la rebaja fiscal a partir de 2015. Dentro de dos años, esta cantidad casi se duplica. Un trabajador por cuenta ajena con una nómina de 70.000 euros pagará entonces unos 1.910 euros menos al fisco (unos 160 euros menos al mes). Y otro que gane 90.000 euros tendrá una rebaja en su factura fiscal de 2.308 euros al año (192 al mes).

Unos 7,5 millones de empleados no pagarán nada por el IRPF

Entre los más beneficiados por la rebaja están los contribuyentes con rentas muy altas, de más de 200.000 euros. Este pagará 6.392 euros menos al mes en 2016 que actualmente. La bajada es mayor pero el Ejecutivo aduce que también fue más elevado el aumento del gravamen complementario para estas rentas. Además, la mayor parte de los contribuyentes con ingresos muy elevados deriva su renta a través de sociedades con lo que termina pagando mucho menos.

El Gobierno ha reducido la tarifa del IRPF de siete a cinco tramos y ha bajado los tipos en casi todos los tramos. El tipo mínimo, que se aplicará para tramos de renta de hasta 12.450 euros, baja del 24,75% al 19% en dos años. El gravamen máximo, para rentas de más de 60.000 euros, pasa del 52% al 45%.

También cambian los mecanismos que nivelan el sistema: el mínimo personal y la reducción por rendimientos del trabajo, que influye en la progresividad del sistema.

Los cambios en el IRPF

- La reforma fiscal recoge una reducción de los tramos del impuesto sobre la renta de las personas físicas. Pasan de siete a cinco.

- El tipo mínimo baja del 24,75% al 20% pero se aplica a tramos de rentas de hasta 12.450 euros. Antes se aplicaba hasta 17.707 euros.

- El tipo máximo también baja del 52% para rentas de más de 300.000 euros al 45% para tramos de rentas de más de 60.000 euros.

- Hacienda eleva el mínimo personal —la cantidad considerada de subsistencia para un ciudadano— de 5.151 a 5.550 euros.

- También cambia la reducción por rendimientos del trabajo —un mecanismo que equilibra la progresividad del sistema—. Lo eleva para rentas inferiores a 11.250 euros, de 4.080 euros a 5.700 euros, pero lo reduce para rentas superiores a 14.250 euros, desde 2.652 a 2.000 euros.

- El Gobierno introduce un paquete de ayudas fiscales para las familias. Amplía el impuesto negativo —una ayuda de 1.200 euros con independencia del resultado de la cuota a pagar— para las familias numerosas.

- El Ejecutivo calcula que la rebaja media será del 12,5% de media para todos los contribuyentes en los dos años de la reforma.

- La reforma también rebaja la tributación del capital. Y crea una cuenta de ahorro con una fiscalidad favorable.

Más información