El Gobierno recorta las deducciones fiscales para salvar el déficit público

El Ejecutivo compensa la rebaja fiscal con la limitación de algunas desgravaciones

Restringe la exención por la indemnización por despidos y reduce las ayudas al alquiler

El Gobierno limitará algunos de los beneficios fiscales del IRPF y del impuesto de sociedades para ayudar a costear la rebaja de impuestos a todos los contribuyentes, según la letra pequeña del anteproyecto de la reforma fiscal que ha elaborado el Ejecutivo. El conjunto de medidas costará unos 9.000 millones a las arcas públicas durante los dos próximos años.

Aun así, Bruselas advirtió ayer de que el sistema tributario español mantiene muchas deducciones y eso, junto a la rebaja, pone en peligro la consolidación fiscal. El Ejecutivo ha programado un recorte de tributos para los dos próximos años pero la obligación de cumplir con el déficit ha frenado rebajas mayores, según reconoce. Para evitar que caigan los ingresos compensará estas disminuciones con menos deducciones. Lo que ganan los trabajadores y empresas por un lado lo pierden por otro.

La reforma limita la reducción por rendimientos del trabajo —una ayuda para compensar a los trabajadores porque tienen menos deducciones que las empresas—, reduce la desgravación por alquiler de vivienda, acota las ayudas fiscales a los planes de pensiones, suprime la deducción por los 1.500 euros de los dividendos y, sobre todo, limita la deducción general de las indemnizaciones por despido improcedente. En el impuesto de sociedades, simplifica las tablas de amortización y limita la deducción por bases imponibles negativas —pérdidas de otros ejercicios— hasta el 60%.

De esta forma, una parte de lo que las arcas públicas pierden por la bajada de tramos y tipos del IRPF y sociedades lo recupera al acotar estas ayudas fiscales. “Forma parte de un conjunto de piezas del IRPF que van encajando unas con otras”, precisó el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, para explicar que muchas de estas modificaciones tienen un componente técnico.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó ayer el texto del anteproyecto que contiene todos los detalles de la reforma. Durante dos semanas estará abierto a información pública para recibir enmiendas. Posteriormente se aprobará el proyecto definitivo y se iniciará la tramitación parlamentaria. El plan del Gobierno ha sido menos ambicioso de lo que se esperaba y de lo que el propio Ejecutivo proclamó que iba a ser. Montoro explicó que la reforma es la que “toca hacer en estos momentos”. Sugirió que si España tuviera menos urgencia en cuadrar sus cuentas públicas la reforma hubiera sido más profunda y justifica así que no toque el IVA más allá de lo que le obliga la normativa europea. Suben productos sanitarios pero quedan fuera los de uso doméstico.

Entre las principales novedades del documento destacan:

pulsa en la foto
PRINCIPALES MODIFICACIONES DE LA REFORMA FISCAL Fuente: Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

Rendimiento del trabajo.

Hacienda modifica una de las principales deducciones del IRPF, la reducción por rendimientos del trabajo —una ayuda para que los trabajadores se puedan deducir los gastos asociados a su actividad laboral—, es el beneficio fiscal que da la mayor dentellada al sistema: cuesta unos 6.000 millones. Este mecanismo que opera sobre la base imponible del IRPF es fundamental para equilibrar la progresividad del impuesto. El comité de expertos creado por el Gobierno para que elaboraran una propuesta de reforma abogaba por suprimirlo íntegramente.

Por contra, Hacienda aumenta el mínimo personal (la reducción que intenta reconocer el gasto mínimo de una persona para subsistir) de 5.151 euros a 5.550.

Indemnizaciones por despido.

El Gobierno limita la deducción por la indemnización que cobran los trabajadores despedidos, una de las medidas más polémicas de la reforma. El informe del comité de expertos también recomendaba suprimirla directamente para todos los casos. Hacienda, sin embargo, lo limita. Las indemnizaciones por despido improcedentes por encima de los 2.000 euros por año trabajado tendrán que tributar como rentas irregulares. No obstante, se establece una escala de exenciones que va aumentando en función de la cuantía de la indemnización. Montoro explicó ayer que la medida trata de evitar “el abuso de la utilización de los despidos improcedentes” que pactan entre trabajador y empresa. El titular de Hacienda dejó abierta una puerta para modificar estos límites porque, según avanzó, aún tiene que negociarlo con los agentes sociales.

Planes de pensiones.

La lista de morosos incluirá a los que deban más de un millón

La Administración Tributaria publicará una lista de morosos que incluirá a los defraudadores que tengan deudas con Hacienda o sanciones tributarias superiores al millón de euros. Según el texto del anteproyecto, se dará publicidad de forma periódica a las situaciones de incumplimiento "relevante" de las obligaciones tributarias a través de una lista en la que se identificará a los deudores con nombres, apellidos y NIF o bien la razón o denominación social en el caso de ser empresas.

En dichos listados se incluirá el importe de las deudas y sanciones pendientes de pago y se referirá a los tributos de titularidad estatal, ya que no se ha delegado esa competencia a las comunidades autónomas ni a los Ayuntamientos.

La publicación periódica de estos listados se referirá a los defraudadores con deudas que superen el 1.000.000 de euros y para los casos en los que además haya transcurrido el plazo de ingreso establecido para abonarla. No se incluirán aquellas deudas y sanciones tributarias que se encuentren aplazadas o suspendidas. Asimismo, los defraudadores afectados tienen un mes de plazo para recurrir su incorporación a la lista y acreditar que los datos publicados no son exactos.

El Ejecutivo reduce la deducción por aportaciones a planes de pensiones privados. Era una de las medidas previstas. Actualmente la deducción asciende a 10.000 euros con carácter general y a 12.500 para mayores de 50 años. El anteproyecto la reduce a 8.000 euros al año. “Apenas tendrá coste para los contribuyentes”, dicen en Hacienda, que añaden que muy pocos contribuyentes y con rentas altas se aplicaban toda la deducción.

Cuenta del ahorro.

Para incentivar el ahorro y combatir el alto endeudamiento de la economía española, el Gobierno crea un nuevo instrumento: la cuenta de Ahorro 5. Se trata de cuentas de ahorro a largo plazo que se podrán constituir mediante cuentas corrientes o seguros con la obligación de que se mantenga más de cinco años. Para estos productos se establece una exención de 5.000 euros al año como máximo sobre los rendimientos de estas cuentas.

Se reducen las ayudas a los alquileres.

Otra de las novedades tiene que ver con la supresión de las ayudas fiscales al alquiler que reciben los arrendatarios. Hasta ahora los propietarios que alquilaban su vivienda contaban con una deducción del 60% de la renta que obtuviesen por el arrendamiento. Ahora, Hacienda rebaja esa desgravación al 50%. También elimina la deducción del 100% para los menores de 35 años, que a partir de enero solo se podrán rebajar el 50% de lo que ingresen por este concepto.

El efecto en las comunidades autónomas.

Una de las principales incógnitas que dejó la breve explicación del Gobierno el pasado viernes tenía que ver en cómo afectará la rebaja del IRPF a las comunidades. Tienen competencia sobre la mitad del tributo. Pero Hacienda insiste en que el anteproyecto de la reforma lo que hace es cambiar el tramo estatal.

Retenciones a profesionales y autónomos.

El Gobierno rebajará las retenciones del IRPF para profesionales y autónomos del 21% al 19% Además, creará un tipo reducido del 15% para los que tengan rentas inferiores a 12.000 euros. También limitará el régimen de módulos para aquellos que facturen más del 50% de sus ventas directamente al público

La reforma acaba con el privilegio de los futbolistas.

El anteproyecto mejora la ley de los impatriados, los extranjeros que vienen a trabajar a España, aunque excluye a los deportistas de élite. Para los foráneos se aplicará el tipo marginal mínimo de la tarifa del IRPF (24%) para los primeros 600.000 de salario.

Más información