Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un fondo británico también demanda a España por los recortes a las renovables

InfraRed invirtió en dos plantas termosolares en Morón de la Frontera y en Olivenza

Ampliar foto
Paneles fotovoltaicos de una planta de energía solar en Sevilla.

La avalancha de demandas contra el Gobierno español por los recortes a las energías renovables continúa. La última reclamación contra el Estado fue presentada este martes ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), el tribunal de arbitraje del Banco Mundial por parte de un fondo británico, la firma de inversión InfraRed Capital Partners. El bufete Cuatrecasas representa a los demandantes.

El protagonista de la nueva reclamación es la sociedad InfraRed Environmental Infrastructure GP Limited. InfraRed es una firma de inversión creada en Londres que también tiene sedes en Hong Kong, Nueva York, París y Sidney. Gestiona unos 7.000 millones de dólares, unos 5.100 millones de euros al cambio actual, de capital en fondos de inversión en los que participan inversores institucionales de todo el mundo. La firma pertenecía al grupo HSBC, pero fue adquirida por los directivos en 2011.

InfraRed Capital Partners tomó una participación en dos proyectos de energía termosolar en España en septiembre de 2011: los situados en Morón de la Frontera (Sevilla) y en Olivenza (Badajoz), ambas de 50 megawatios y de tecnología parabólica. Su entrada se produjo antes de la puesta en marcha de las plantas, que construyeron Acciona e Idom. En el momento del anuncio de la toma de participación, InfraRed aseguró que proporcionaría más de 500 millones de euros de financiación a través de capital y deuda.

Como consecuencia de los recortes a la retribución de las energías renovables, España se ha convertido en uno de los países que acumula un mayor número de demandas de arbitraje por parte de los inversores internacionales. Las demandas alegan que España no ha respetado la seguridad jurídica exigible a las inversiones y que vulnera con ello la Carta de la Energía en una especie de expropiación de derechos. El Gobierno se defiende alegando que los inversores buscaban una rentabilidad excesiva y que tiene potestad para cambiar la regulación.

Hace menos de dos semanas fue el líder de las energías renovables en Estados Unidos, NextEra, el que presentó una demanda contra España ante el tribunal de arbitraje del Banco Mundial.

La oleada de demandas ante el Ciadi fue abierta por RREEF y Antin, dos grandes fondos vinculados a Deutsche Bank y BNP a finales del año pasado. A ellos se unieron el fondo Eiser Infrastructure y el fondo de pensiones de Canadá, PSP Investment, que presentaron sus demandas en diciembre. Después fue Masdar, empresa estatal de Abu Dabi, la que reclamó a España por la misma causa.

Con esa avalancha de demandas, España se ha convertido en el cuarto país con más pleitos abiertos ante el Ciadi, solo por detrás de Venezuela, Argentina y Egipto. España también ha recibido demandas por los recortes en la retribución a las energías renovables ante otros tribunales arbitrales.

Fe de errores

En una versión anterior se decía que el fondo británico InfraRed Capital Partners y Acciona son socios en los negocios de renovables. En realidad, Acciona construyó los campos, pero no es socia del fondo