Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia aprueba un decretazo para vetar las fusiones en sectores estratégicos

Montebourg lo presenta como un arma de patriotismo económico

El ministro de Economía asegura que “es el final del laisser-faire”

El ministro Montebourg, en un acto de campaña.
El ministro Montebourg, en un acto de campaña. AFP

A solo diez días de las elecciones europeas, y en plena negociación para la venta de Alstom a General Electric, el Gobierno socialista francés ha aprobado este miércoles un decreto “de patriotismo económico” que permitirá al Estado oponerse a las tomas de control extranjeras de un gran número de empresas nacionales. Arnaud Montebourg, el ministro de Economía, impulsor del decretazo, que amplía uno similar aprobado en 2005 por Dominique de Villepin, asegura que la medida supondrá “el final del laisser-faire” (el principio de dejar hacer) y permitirá a Francia reconquistar su potencia pública.

El primer ministro, Manuel Valls, firmó el decreto gubernamental a petición del proteccionista Montebourg, conocido como El Desglobalizador y que en estos últimos dos años se ha erigido en un símbolo del intervencionismo y las ayudas públicas, así como en el azote de la Comisión Europea en asuntos de competencia.

El texto del Gobierno ampliará a cinco sectores nuevos el decreto aprobado por la derecha gala en diciembre de 2005, que sometía a la autorización del Gobierno las inversiones extranjeras en once actividades ligadas a las industrias de Defensa y Seguridad. Desde ahora, pasan a estar protegidos también por el veto político el aprovisionamiento de electricidad, gas, hidrocarburos y otras fuentes energéticas, la explotación de las redes de transportes, el agua, las comunicaciones electrónicas y la sanidad pública.

En declaraciones a Le Monde, el titular de Economía, Industria y Tecnología Digital ha explicado que la medida permitirá a Francia “reconquistar su potencia pública” y “proteger mejor sus intereses estratégicos”. “Desde ahora podremos bloquear las ventas multinacionales y exigir contrapartidas. Es un rearme fundamental. Francia no puede contentarse con hacer discursos mientras los otros Estados actúan”, señala Montebourg.

En preparación desde hace varios meses, el texto se conocerá como decreto Alstom porque ha sido acelerado a raíz del inicio de las negociaciones lanzadas por el gigante estadounidense General Electric para comprar la rama de energía del constructor francés de ferrocarriles. Francia prefiere vender esa parte de Alstom a Siemens, su competidor alemán, a cambio de su rama de trenes para formar dos grandes campeones europeos de la energía y los ferrocarriles.

Montebourg recuerda que “Alstom es esencial para la independencia energética de Francia” y “entrará en el campo de acción del decreto como otras empresas estratégicas”. En el plano político, la medida parece un intento desesperado de los socialistas, cada vez más hundidos en las encuestas e incapaz de mejorar los datos de paro y crecimiento, para recuperar pulso e imagen antes de unas elecciones europeas que se anuncian catastróficas. Los sondeos estiman que el Partido Socialista será tercero, por detrás del Frente Nacional y de la Unión por un Movimiento Popular (UMP).