Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro reducirá el tipo del impuesto de sociedades y los tramos del IRPF

El Ejecutivo probablemente rebaje el tipo nominal del 30% al 25% tras suprimir deducciones

Cuantos menos tramos tenga el impuesto sobre la renta es menos progresivo

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso. EFE

Quedan nueve días para la celebración de las elecciones al Parlamento Europeo y los partidos han sacado su artillería para movilizar a sus votantes. El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, se desplazó este jueves a Málaga para participar en un foro donde anunció rebajas en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) —"bajará para todos los contribuyentes"— y en el impuesto de sociedades. El ministro adelantó algunos trazos de la reforma fiscal que presentará en las próximas semanas y que se aplicará en dos fases: 2015 y 2016.

Cómo funcionan los tramos

El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) grava las rentas e ingresos que perciben los contribuyentes. Está estructurado con varios tramos sobre los que recaen las tarifas. El primer tramo se aplica para las rentas comprendidas entre 0 euros y 17.707 euros, y tiene un tipo impositivo del 24,75% —que incluye el gravamen complementario, la subida de Rajoy en 2011—. El siguiente tramo del IRPF va desde los 17.707 euros hasta los 33.007 euros y tiene una tarifa del 30%. El tercer tramo comprende entre los 33.007 euros y los 53.407 euros con un tipo del 40%. El cuarto, entre 53.407 y 120.000 euros y un tipo del 47%. El quinto tramo, está entre 120.000 y 175.000 con una tarifa del 49%. El sexto, entre 175.000 y 300.000 euros, por el que se aplica un tipo del 51%. Y el séptimo para las rentas superiores a 300.000 euros que tendrán una tarifa del 52%.

Para explicar el funcionamiento de los tramos se pone el ejemplo de un contribuyente con una renta de 35.000 euros. Este ciudadano pagará el 24,75% por los primeros 17.707 euros. Por los siguientes 15.300 euros —la diferencia entre el primer y el segundo tramo— se les aplicará un tipo del 30%. Y por el resto, 1.993 euros —el resto entre los 35.000 euros y el siguiente tramo—, pagará por un tipo del 40%. La suma de lo que paga por todos los tramos es la cuota íntegra sobre la que se aplican otras deducciones y bonificaciones.

Montoro avanzó que reducirá los tramos del IRPF desde los siete actuales —van desde los 17.707 euros hasta los 300.000 euros— a cinco aunque apenas ofreció más detalles, lo que hace imposible valorar el impacto de la medida. El efecto de la rebaja de tramos en el impuesto sobre la renta se podrá determinar en función de en qué tramos de renta se fijen. La doctrina establece que cuantos menos tramos tenga el impuesto es menos progresivo, pero también señala que la progresividad se determina a través del "mínimo personal", una deducción que recoge las circunstancias personales y vitales de cada ciudadano. Algunos estudios señalan que el modelo más progresivo tendría infinitos tramos. Pero otros expertos, como José Félix Sanz, director de estudios tributarios de Funcas, propone un IRPF con solo dos tipos. Explica que la progresividad se ganaría estableciendo mínimos personales más elevados y personalizados.

El ministro remarcó que la rebajará del IRPF "será para todas las rentas, aunque proporcionalmente más para las bajas y las medias". Aunque no abundó en los detalles que permitirían comprobar la profundidad de la rebaja. El responsable de la política tributaria del Gobierno agregó en su intervención en el Fórum Europa en Andalucía que el objetivo de la disminución en el impuesto consiste en "favorecer el aumento de la renta disponible".

La reforma fiscal incluirá profundos cambios en el IRPF. Se establecerán deducciones para favorecer a las familias y, en general, a los contribuyentes con cargas familiares o dependientes a su cargo, según desgranó.

El nuevo esquema tributario ahondará entre la separación de las rentas del trabajo y del ahorro, como propone el grupo de expertos designados por el Gobierno para que diseñaran una propuesta sobre la reforma fiscal. Se mejorará la fiscalidad del ahorro mediante la reducción de los tres tramos existentes en uno, como había durante la legislatura anterior. El tipo de este impuesto que grava las rentas de capital mobiliario se aproximará al del tramo inferior del impuesto sobre la renta.

El ministro también avanzó que rebajará el tipo de gravamen del impuesto de sociedades. La intención del Ejecutivo es reducir el tipo nominal —en el 30% con carácter general— para aproximarlo al tipo efectivo, que está muy por debajo. Las grandes multinacionales, por ejemplo, pagan en realidad cerca del 4% de sus beneficios en España. El Gobierno probablemente rebajará el tipo nominal al 25% a cambio de eliminar algunas deducciones del impuesto —mantendrá las de I+D+i—. Esta decisión ampliaría la base imponible —la cantidad de dinero sobre el que se aplica el gravamen— y hace que la recaudación apenas se resienta. "Será una excelente tarjeta de presentación exterior para el país", apuntó el ministro, que descartó que se vayan a subir otros impuestos para compensar estas bajadas. "Solo habrá los movimientos al alza que vengan de las directivas europeas", justificó. Una de las peticiones que llegan desde Bruselas obliga a subir el IVA de algunos productos sanitarios como gafas, lentillas, material quirúrgico y aparatos de diagnóstico. No obstante, el Ejecutivo aún está negociando con Bruselas la composición de productos que pasarán del tipo reducido del 10% al general del 21%.

Salvo estas excepciones, Montoro rechazó que vaya a volver a subir el IVA. "No lo vamos a subir más porque ya se ha subido", espetó. "Ya está bien; una cosa es tener pasaporte europeo y otra poner en el pasaporte un rango que no se corresponde con nuestra actividad económica", sentenció.

Más información