Cuatro millones de parados sin prestación

La EPA detecta que apenas 1,9 millones de desempleados perciben algún tipo de ayuda

El gasto en protección ha menguado un 15,5% en lo que va de año

Ampliar foto
Varias personas forman una larga cola ante una oficina del INEM, a primera hora de la mañana. EFE

La larga duración de la crisis, sus devastadores efectos laborales y los recortes hacen mella en la protección de los parados. En este momento, hay casi cuatro millones de parados que no perciben ningún tipo de prestación o subsidio, según los microdatos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre facilitados a investigadores y recopilados en un estudio de la Fundación 1º de Mayo. En este documento se cuantifica en 1.927.703 el número de desempleados entre 16 y 64 años que cobran algún tipo de ayuda del seguro de paro, cuando el número gente sin trabajo en este rango de edad asciende a 5.925.359.

Esta tasa de protección frente al desempleo de solo el 32,5% aumenta hasta el 35,7% si en la ecuación se descuenta a los que nunca han trabajado (525.000), un requisito exigido en casi todas las prestaciones por desempleo que hay en España. No obstante, tanto en un caso como en el otro, estos porcentajes se alejan mucho de la tasa de cobertura que elabora el Ministerio de Empleo desde hace unos cuatro años (siendo todavía el socialista Celestino Corbacho responsable del departamento), que según los números de marzo se situaba en el 58,9%.

Para explicar estas importantes diferencias, hay que tener en cuenta que una y otra estadística manejan datos diferentes. En el caso del estudio elaborado por el investigador Enrique Negueruela para la Fundación 1º de Mayo, dependiente de CC OO, la procedencia es la EPA, considerada entre la comunidad científica como el mejor termómetro para analizar el mercado laboral y que cifra el número de desocupados en 5,9 millones. En ella, hay una pregunta en la que se interroga claramente al encuestado si percibe algún tipo de ayuda por desempleo. El resultado a esta cuestión es que hay 1,9 millones de parados cobrando, a tenor del análisis de los microdatos, las cifras que el INE facilita a los investigadores.

En cambio, las cifras que maneja el Ministerio proceden de los registros de las oficinas públicas de empleo. En este caso el número de beneficiarios se eleva hasta 2.671.085. Esto se debe a que hay muchas prestaciones que no las cobran parados propiamente dichos. Entre los beneficiarios oficiales aparecen, por ejemplo, los prejubilados que cobran prestaciones —un grupo que en la EPA no se considera desempleado, puesto que no está en disposición de incorporarse a un puesto de trabajo, y sí en el paro registrado—. También figuran los afectados por regulaciones de empleo en los que se reduce la jornada o se suspende el contrato durante un tiempo (lo que hace que la EPA tampoco los considere parados). E, incluso, se suma a los ocupados a tiempo parcial que, si tienen derecho, optan a una prestación parcial por el resto de la jornada que no trabajan para poder completar el sueldo.

Pero más allá de las significativas diferencias, en estos indicadores se observa un retroceso considerable de la protección frente al desempleo en los últimos años. Por ejemplo, la tasa oficial llegó a situarse en torno al 80% en 2010 y ahora ha caído en más de 20 puntos. En este fenómeno juegan varios factores. Uno de ellos es la duración de la crisis y la consiguiente falta de oportunidades laborales que ha llevado a muchos parados a agotar las prestaciones y los subsidios sin encontrar empleo. Otro son los recortes que hubo en julio y agosto de 2012 en el acceso a determinados subsidios.

El retroceso de la protección por desempleo se nota en las arcas públicas. Esta partida del gasto es una de las más cuantiosas de la Administración central desde que comenzó a crecer en 2007. Poco después se situó en torno a los 30.000 millones de euros. Y no ha sido hasta 2014 en que ha comenzado a caer con fuerza, con un retroceso del 15,5% en el primer trimestre.

Que haya casi cuatro millones de personas sin protección por desempleo, no quiere decir que todas ellas carezcan de algún tipo de ayuda. Junto al seguro de desempleo hay otras redes de protección social para las personas que carecen de ingresos o rentas suficientes, como los salarios sociales de las comunidades autónomas o algunos ayuntamientos, aunque en este caso no hay datos oficiales del número de beneficiarios para saber en qué medida están amortiguando el impacto del desplome laboral.

El número de hogares en el que ninguno de sus miembros tenía ingreso alguno, que en el primer trimestre del año ascendía a 736.900

En todo caso, para hacerse una idea de la magnitud del problema basta otro dato de la EPA: el número de hogares en el que ninguno de sus miembros tenía ingreso alguno, que en el primer trimestre del año ascendía a 736.900, lo que puede suponer poco más de 1,5 millones de personas sin ingresos.

El refuerzo de la protección de parados sin ingresos, a través de una renta mínima, es una propuesta que CC OO lanzó a finales de 2013. De alguna forma, esta reivindicación estuvo presente en la reunión que los líderes sindicales de UGT, Cándido Méndez, y CC OO, Ignacio Fernández Toxo, llevaron a la reunión que mantuvieron con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en La Moncloa el pasado marzo. No obstante, desde entonces las conversaciones apenas han avanzado.

Más información