Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol

El expresidente de PNV, que dejó la politica en 2007, ocupará este cargo de nueva creación

Pemex votó en contra del nombramiento del que será segundo ejecutivo

Imaz es director general del área industrial en la empresa y presidente de Petronor

Josu Jon Imaz en una rueda de prensa de Petronor EFE

El consejo de Repsol nombró este miércoles a Josu Jon Imaz San Miguel consejero delegado del grupo. El cargo, que hasta ahora no existía, forma parte de una nueva estructura directiva para afrontar una nueva etapa de expansión tras el acuerdo con el Gobierno argentino para solucionar la expropiación de YPF. El nombramiento de Imaz (1963, Zumárraga, Gipuzkoa) se contempla como una apuesta firme para el futuro de la entidad presidida por Antonio Brufau (Mollerussa, Lleida, 1948).

Imaz, que fue presidente del Partido Nacionalista Vasco (PNV) entre enero de 2004 y septiembre de 2007, ocupaba desde 2008 la presidencia de Petronor, filial de Repsol, y formaba parte de la Comisión Directiva del grupo petrolero como director general del área industrial y nuevas energías desde 2010. Imaz se incorporará a la Comisión Delegada en sustitución de Javier Echenique, que sigue como miembro del Consejo de Administración, al que ha renunciado Paulina Beato. La vacante de Beato, precisamente, será ocupada por Imaz.

Imaz dejó sus vinculaciones políticas en 2007 y después se incorporó al grupo petrolero

Imaz, contra cuyo nombramiento votó el representante de Pemex, se repartirá las tareas ejecutivas con el presidente. De Imaz dependerán las áreas industriales, la estrategia y la organización, mientras Brufau se queda directamente con la Secretaría General, la Dirección Financiera y la Comunicación. Además, apenas habrá cambios en la composición de directivos. A Imaz le sustituye Lourdes Rodríguez. Mientras, Nemesio Fernández-Cuesta, que el año pasado fue designado director de Negocio, se refuerza pasando a dirigir tres áreas que hasta ahora tenían sus propios responsables (Comercial, Química y Gas y Power). Eso supone que salen del organigrama Benjamín Palomo, que estaba al frente de Gas y Power e Ignacio Egea, de Comercial.

Josu Jon Imaz, que en la actualidad también preside la Asociación Española de Operadores Petrolíferos (AOP), fue un destacado dirigente del Partido Nacionalista Vasco (PNV), en el que llegó a ser presidente del máximo órgano ejecutivo, el Euzkadi Buru Batzar (EBB), en la asamblea del 17 y 18 de enero de 2004, fecha en la que sustituyó a su histórico dirigente Xabier Arzalluz. Lo dejó en septiembre de 2007, cuando se retiró de la política tras discrepancias con los sectores más radicales del partido. Él mostró su deseo de volver a la vida profesional en una carta titulada Apostar por el futuro. Anteriormente, entre 1994 y 1999, había sido eurodiputado, consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno Vasco y portavoz del propio Gobierno Vasco.

Tras el abandono de la política, se trasladó a Estados Unidos, donde residió seis meses hasta su incorporación a en 2008 a Petronor. Imaz se licenció en Ciencias Químicas por la Universidad del País Vasco y es doctor en la materia con premio extraordinario Fin de Carrera, Especializado en Polímeros. Se formó en el Grupo Cooperativo Mondragón y en 1986 fue enviado por el Centro Tecnológico INASMET al Centro francés CETIM de Nantes, becado por el Ministerio de Industria y Energía dentro de su programa de formación de investigadores en el extranjero.

La compañía confirmó el nombramiento en un comunicado, en el que recogía la valoración del presidente Antonio Brufau sobre los cambios organizativos. “Josu Jon Imaz es un profesional con un brillante desempeño en Repsol, y por sus capacidades técnicas y humanas, juventud e identificación con la compañía, resulta el consejero delegado más adecuado para impulsar su futuro”, ha señalado. El primer ejecutivo de Repsol considera de gran relevancia el nuevo modelo organizativo “por tener lugar en el momento oportuno, una vez conseguida una compensación adecuada por la expropiación de YPF y en el que Repsol se encuentra en una posición óptima para encaminar una nueva etapa de expansión”.