Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia europea desestima el recurso de Londres contra la tasa Tobin

El TJUE autoriza a 11 Estados miembros, entre ellos España, a poner en marcha la tasa

Billetes de cinco euros.
Billetes de cinco euros. EFE

Vía libre jurídica para la tasa Tobin en 11 Estados miembros. El Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha dado este martes su visto bueno a la puesta en marcha de una tasa que gravaría las transacciones financieras internacionales en 11 de los 28 países de la Unión Europea (UE) —entre los que se encuentran España, Francia, Alemania e Italia— tras desestimar dos recursos del Reino Unido. En sus demandas, Londres alegaba que esta nueva figura fiscal supondría “un gasto” para los Estados que no participaran de ella. Para que el gravamen entre definitivamente en funcionamiento, los Gobiernos de estos 11 Estados miembros aún deben cerrar los últimos flecos, algunos de ellos de calado. El impulso jurídico dado este martes por el tribunal europeo se suma al acuerdo político alcanzado hace apenas un mes, que debe ratificarse a lo largo del próximo medio año.

El Gobierno de Londres confirma que proseguirá en su disputa contra la tasa

La respuesta del máximo órgano jurídico comunitario al Gobierno de David Cameron es contundente: los 11 países que abogan por aplicar la tasa únicamente “se limitan” a establecer una cooperación reforzada. “En estas circunstancias, el Tribunal considera que las alegaciones del Reino Unido se refieren a elementos de una eventual tasa a las transacciones financieras”, reza el comunicado hecho público por el TJUE.

Sin embargo, la lectura que Londres hace de la sentencia es radicalmente opuesta. En una nota, el Tesoro británico afirma ver reforzados sus argumentos en una futura lucha contra el gravamen. “La decisión del tribunal europeo confirma que Reino Unido podrá desafiar la tasa si ésta mina la integridad del mercado único”, reza la escueta respuesta de Downing Street. El Gobierno de Londres también confirma que proseguirá en su disputa contra la tasa. Reino Unido —uno de los países más bancarizados de la UE, con un sector financiero que aporta casi un tercio del valor añadido al PIB británico (casi el doble de la media comunitaria)—, teme que la tasa Tobin drene recursos a su boyante economía.

Está previsto que el debate sobre la tasa irrumpa en la agenda del Ecofin  del próximo martes

Por su parte, el Ejecutivo comunitario ha celebrado el fallo por boca del comisario de Fiscalidad y Unión Aduanera, Algirdas Semeta. A su juicio, la decisión del tribunal dará un “ímpetu añadido” a las negociaciones y ha asegurado que la tasa tendrá “ningún efecto negativo” sobre los Estados miembros que no participan del acuerdo.

En la actualidad, las negociaciones sobre esta nueva figura fiscal se centran en concretar la definición del nuevo gravamen. Está previsto que el debate sobre la denominada tasa Tobin irrumpa en la agenda del Ecofin —el foro de los ministros de Economía y Finanzas de la UE— que tendrá lugar en Bruselas el próximo martes. En esta reunión, los responsables económicos de los 11 Estados miembros informarán a sus colegas europeos y tratarán de pactar una declaración conjunta que pueda servirles de carta de presentación para las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 25 de mayo. De llegar a buen puerto las negociaciones, la tasa entraría en vigor en España, Alemania, Francia, Italia, Portugal, Grecia, Eslovenia, Austria, Bélgica, Estonia y Eslovaquia. Según las previsiones de la Comisión Europea, y bajo el supuesto de que el gravamen se aplicara a toda clase de productos financieros, su impacto sobre las arcas públicas podría alcanzar los 35.000 millones, de los cuales 5.000 corresponderían a España.