Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy sobre la EPA: “Estoy muy contento, las cosas van bien”

El Gobierno se lanza a suavizar la decepción por los datos de destrucción de empleo

El presidente Mariano Rajoy en el Congreso

El Gobierno está lanzado en su discurso positivo sobre la economía. Tanto es así, que ni siquiera un mal dato de la Encuesta de Población Activa, como la destrucción de 184.600 empleos en el primer trimestre de este año, ha frenado esa estrategia. El que ha ido más lejos es el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En los pasillos del Congreso, el jefe del Ejecutivo ha contestado a los periodistas qué opinión le merecían los datos de la EPA: “Estoy muy contento”, ha contestado. “Además, creo las cosas van bien y van a ir mejor. Falta mucho, pero van a ir mejor”, ha añadido el presidente.

Al contrario de lo que sucedió en la EPA de este mismo trimestre el año pasado, cuando se superó la simbólica cifra de los seis millones de parados y el Gobierno se instaló en el silencio, esta vez el Ejecutivo ha aprendido la lección del abril de 2013, en el que optó por el realismo y una visión muy negativa –algo que internamente se ha asumido como un error grave de comunicación- esta vez el Gobierno salió en tromba. Primero el ministro de Hacienda, después la vicepresidenta, también el presidente y por último también el ministro de Economía.

Todos ellos, de una u otra manera —aunque nadie ha llegado tan lejos como Rajoy, que fue el único que improvisó la frase en un pasillo— se han centrado en la misma idea: la tendencia. Para justificar ese optimismo el Gobierno compara este trimestre con todos los anteriores arranques de año, siempre muy malos para el empleo. El Gobierno y el PP también tratan de aferrarse al hecho de que ha bajado el paro, aunque sea muy evidente que esto se ha producido por la reducción de la población activa y porque muchos extranjeros y algunos españoles están abandonando el país, como prueba la reducción de 400.000 habitantes que ha detectado el INE.

El Ejecutivo destaca que la destrucción de empleo es mucho menor que en otros arranques de año y asegura, en privado, que los datos de afiliación a la Seguridad Social de abril, que se conocerán oficialmente el lunes, son "espectaculares". Además asegura que la siguiente EPA, la del segundo trimestre, será muy positiva, por lo que políticamente lo que intentará es que estos últimos datos pasen lo más desapercibidos posibles para destacar los otros.

El Ejecutivo ofrecerá mañana una rueda de prensa clave, en la que se expondrán las perspectivas para 2014, 2015 y 2016. Rajoy ha prometido ya en varias ocasiones que cuando acabe la legislatura habrá menos parados que cuando él llegó a La Moncloa. En ese compromiso se juega buena parte de su estrategia política. Con la creación de empleo que el Gobierno estima, ese compromiso solo podría cumplirse con una gran reducción de la población activa, que es lo que se está produciendo. Pero lo que no se espera es un porcentaje de paro menor que el que Rajoy encontró. Desde que él llegó a La Moncloa se han destruido más de un millón de empleos y es muy improbable que se puedan volver a crear antes de que acabe 2015, incluso con la mejoría de las perspectivas económicas que apunta el Ejecutivo. Lo que sí puede lograr es una gran reducción del número de parados sobre todo a través de la vía de la reducción de población activa, esto es la gente que trabaja o está en disposición de trabajar.

Más información