Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

Tim Harford asegura que "las políticas de austeridad europeas han sido un error"

El escritor británico Tim Harford. EFEArchivo Ampliar foto
El escritor británico Tim Harford. EFE/Archivo EFE

El británico Tim Harford -autor del libro superventas "El economista camuflado"- ha vuelto a la carga con "El economista camuflado ataca de nuevo: cómo levantar (o hundir) una economía", en el que desentraña las dudas más comunes en torno a la política económica mundial.

Con la misma sencillez, firmeza y sentido del humor que muestra a lo largo de su libro, el periodista económico desentraña en una entrevista a Efe las claves sobre la situación económica de España.

Pregunta: ¿Es necesario que quienes están al frente de un país tengan estudios económicos?

Respuesta: Hay más cosas en la vida aparte de la economía. Por supuesto que creo que los estudios económicos son importantes y nos aportan aptitudes valiosas, pero los políticos deben tener habilidades diferentes y dejarse aconsejar por numerosas fuentes. Otra cuestión es si, en el caso de España, los economistas vieron el problema. Estaba muy claro, por ejemplo, que la economía española dependía de la construcción y corría el riesgo de caer en una burbuja inmobiliaria, y un buen economista debería haber advertido sobre ello.

P: ¿Cómo es posible acabar con el desempleo de larga duración que predomina en España?

R: La principal prioridad para España es la recuperación económica: si la economía está creciendo notablemente de nuevo, hay una oportunidad para el desempleo de larga duración. Entonces el objetivo es conseguir que los empleadores les den una oportunidad. Deberían ponerse en marcha diferentes estrategias como, por ejemplo, cursos de formación, subsidios o el empleo directo en obras públicas. Sé que algunas de estas medidas ya se han intentado, pero es importante probar nuevas políticas con precaución, frenar las que no estén funcionando y potenciar las que estén yendo bien.

P: En España se está consiguiendo "suavizar" el problema del paro gracias a la proliferación del empleo a tiempo parcial y bajos salarios. Si se continúa en esta línea, ¿puede construirse una economía sólida?

R: No, no se puede. Pero es mucho mejor esto que nada de empleo en absoluto. Algunos de los estudios más rigurosos de la llamada "economía de la felicidad" demuestran que el desempleo es una de las experiencias más deprimentes. No es sólo la falta de dinero, sino también la carencia de orgullo y de propósitos. Por eso apoyo por completo la generación de empleos a tiempo parcial y bajos salarios si la alternativa es que no haya ningún puesto de trabajo. Desde ahí, deberíamos crear algo mucho mejor.

P: Europa ha apostado por reducir el déficit ante todo. ¿Las políticas de austeridad son adecuadas?

R: Han sido un error porque han dañado la economía sin ganar credibilidad. Desgraciadamente, al Gobierno de España no le han dejado mucha elección debido a las elevadas tasas de interés de su deuda. Bajo mi punto de vista, el Banco Central Europeo (BCE) debería haber sido mucho más agresivo a la hora de imprimir dinero para apoyar a los mercados de deuda soberana de todo el sur de Europa. De esta forma, el Gobierno español podría haber reducido su gasto y haber encontrado otras formas de aumentar sus ingresos fiscales de una forma más gradual.

P: Entonces, ¿cuál es la política fiscal que debería ponerse en marcha en una recesión?

R: En una recesión normal lo adecuado sería el estímulo monetario, es decir, reducir las tasas de interés. Sin embargo, en una recesión pronunciada lo mejor es pedir más préstamos, mantener los impuestos bajos y usar el gasto público para evitar una depresión, porque las políticas monetarias no son suficientes en ese contexto. Aun así, si te fijas en Europa, en estos momentos es imposible seguir mi consejo tanto para una leve recesión como para una más profunda.

P: Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), España tiene un riesgo alto de caer en deflación. ¿Debería actuar el BCE?

R: Sí, urgentemente. La deflación significa una caída de los precios y esto suena genial, pero es una situación muy peligrosa porque los sueldos también tienden a caer y la gente retrasa su gasto porque, ¿para qué comprar ahora cuando los precios serán más bajos durante la próxima temporada? Además, si tienes deudas -como, por ejemplo, una gran hipoteca- éstas van incrementándose cada vez más en comparación con tu salario. Es mejor y más seguro tener un poco de inflación, así que el BCE debería imprimir unos pocos euros.

P: ¿Pueden hacer algo los políticos españoles para solucionar la situación?

R: No me gusta meterme en los países de los demás y empezar a dar consejos sobre situaciones que no entiendo del todo (si quisiera esa carrera, me habría unido al FMI), pero permíteme ofrecer algo de esperanza: las etapas económicas difíciles no duran para siempre. Ahora mismo creo que la prioridad a largo plazo para los políticos españoles es proporcionar los mismos derechos laborales tanto para los trabajadores indefinidos como para los temporales porque su situación es injusta e ineficaz. Además, debería reestructurar las normas que regulan las quiebras para que fuera más fácil resolver las deudas que no pueden pagarse, continuar con la austeridad de forma muy gradual hasta llegar a la recuperación y destinar una importante cantidad de dinero a intentar dar empleo a los jóvenes, que necesitan experiencia y aptitudes pero también esperanza.

Por Irene Valiente