Cinco regiones españolas sufren las mayores tasas de paro de toda Europa

Eurostat sitúa a Andalucía, Ceuta, Melilla, Canarias y Extremadura al frente de la UE

En todas estas comunidades o ciudades autónomas el desempleo supera el 33%

Castilla-La Mancha y Murcia completan la presencia española entre las 10 peores

Fuente: Eurostat.

El discurso de la recuperación vuelve a darse de bruces con la realidad económica que rezuma de las estadísticas comunitarias. Eurostat dio a conocer este martes que las cinco regiones españoles con mayor tasa de desempleo de la UE son españolas, un hito negativo sin precedentes en la serie histórica que arranca en 2000.

Andalucía (que cerró 2013 con un 36,3% de paro), Ceuta (35,6%), Melilla (34,4%), Canarias (34,1%) y Extremadura (33,7%) copan los primeros puestos de una clasificación en cuya versión ampliada también figuran Castilla-la Mancha (séptima, con un 30,1%), Murcia (novena, con un 29,4%), dos regiones griegas —Macedonia Occidental y Macedonia Central— y una francesa —Reunión—. En el extremo opuesto de la lista seis regiones alemanas, dos austriacas y una checa se erigen como las más atractivas a la hora de encontrar trabajo. En materia de desempleo juvenil, las regiones españolas también ocupan un lugar destacado de la lista negra de la UE.

Pese al persistente deterioro del mercado laboral español, que ha llevado a muchas comunidades autónomas españolas a quedar rezagadas respecto a sus pares europeas, la de este martes es la primera ocasión en la que la tabla arroja resultados tan negativos. En la edición del año pasado, sin ir más lejos, las mismas siete regiones españolas también estaban entre las 10 peor situadas aunque en un orden notablemente menos adverso.

27 de las 272 regiones europeas registraron a cierre de 2013 una tasa de desempleo superior al 21,5%, el doble de la media de la UE

Según los datos de la oficina estadística comunitaria, 27 de las 272 regiones europeas registraron a cierre de 2013 una tasa de desempleo superior al 21,5% (el doble de la media de la UE). Dentro de este grupo se encuentran 13 regiones españolas —las siete ya mencionadas, Galicia, Asturias, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares—, 10 griegas, una italiana y tres departamentos de ultramar franceses. En otras palabras: cuatro países del sur de Europa soportan la mayor carga del desempleo regional.

En el lado contrario, 49 regiones de la Unión cerraron 2013 en niveles inferiores al 5,4% —la mitad de la media comunitaria—. Por países, Alemania vuelve a repetir como el Estado miembro con mayor número de departamentos administrativos entre las mejor situadas (23), seguido por Austria (ocho), República Checa (tres), Rumanía (tres), Bélgica (dos), Holanda (una) e Italia (una).

Por lo que se refiere al desempleo juvenil, España —con cinco regiones entre las diez en con mayor desempleo— volvió a repetir en 2013 como el país europeo con más regiones entre las peor clasificadas. El ránking lo lidera la ciudad autónoma de Ceuta (con un 72,7% de paro entre los jóvenes de entre 15 y 24 años que buscan activamente empleo), seguida por dos regiones griegas —Macedonia Occidental y Epiro—, Andalucía (66,1%) y Canarias (65,3%). Extremadura (61,7%) y Castilla-la Mancha (61,6%) —que entra por primera vez en la clasificación— ocupan el octavo y noveno lugar respectivamente.

Al igual que ocurre con la tasa de desempleo general, las regiones alemanas se alzan con los mejores resultados en ocupación juvenil. Hasta ocho departamentos germanos tienen cotas de paro por debajo del 7% en este segmento de la población, lo que las sitúa entre las 10 comarcas europeas con mejor desempeño. Juan José Dolado, profesor de Economía en el Instituto Universitario Europeo de Florencia, achaca la robustez del mercado de trabajo juvenil alemán a las peculiaridades de su sistema de formación profesional, que permite a los jóvenes entrar en el mercado de trabajo antes de concluir su periodo formativo.

Cuatro países del sur soportan la mayor carga del desempleo regional: España, Grecia, Italia y Francia

Algo menos adversos para España son los resultados de la tasa de empleo a largo plazo, aquella que únicamente tiene en consideración a aquellos trabajadores que llevan más de 12 meses sin trabajo. Francia (con cuatro regiones, todas ellas territorios de ultramar), Eslovaquia (tres), Grecia (dos) y Bulgaria (una), ocupan los primeros puestos de la clasificación. Sin embargo, Antonio García Pascual, economista jefe para Europa de Barclays Research, prefiere no lanzar las campanas al vuelo sobre el paro de larga duración y se muestra cauto. “Sin estímulos para que haya una reorientación del factor trabajo entre sectores, el desempleo de largo plazo tenderá a volverse un problema mucho mayor en España”, subraya.

Tanto García Pascual como Dolado coinciden en la necesidad de un cambio en el sistema de incentivos en el mercado laboral español, a lo que el profesor del Instituto Universitario Europeo añade una segunda recomendación. “Debe desaparecer la dualidad en los contratos, que es lo que nos diferencia del resto de socios de la UE”.

España, que cerró 2013 con una tasa de paro del 26,03%, es el segundo país de la UE con mayor tasa de desempleo, solo superado por Grecia (27,5%).

El empleo en España logra crecer más que la media de la OCDE

La tasa de empleo de España se situó en el cuarto trimestre de 2013 en el 54,6%, lo que supone cuatro décimas más que en el trimestre anterior y un incremento superior al registrado de media en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde pasó del 65,2% al 65,3%.

Desde el estallido de la crisis en el segundo trimestre de 2008, la tasa española acumula un descenso de 10,3 puntos porcentuales. Aunque se mantiene en el mismo nivel que hace un año. En el conjunto de la OCDE, el dato da continuidad a la mejora de los dos trimestres precedentes, aunque la subida es mínima. Frente a 2008, la caída es de 1,2 puntos.

Más información