Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La deuda pública amenaza con rebasar la barrera del 100% del PIB en 2014

El pasivo de las administraciones sube al 96,5% hasta febrero

Crecerá en unos 80.000 millones más por el déficit previsto y el fondo de rescate autonómico

Ampliar foto
Fuente: Banco de España.

Si un economista extranjero tuviera que hacer un rápido diagnóstico sobre la salud de la ajada economía española lo primero de lo que se percataría es que está aquejada por dos graves síntomas: la elevada tasa de paro —que ha dejado sin empleo a cerca de cinco millones de trabajadores, la tasa de paro ronda el 26%— y una abultada deuda pública que crece alegremente desde que estalló la crisis financiera.

Las Administraciones Públicas acumulaban hasta febrero una deuda de 987.945 millones de euros, una cantidad que representa el 96,5% del producto interior bruto (PIB), según los datos difundidos este lunes por el Banco de España. Esta cifra supone un nuevo máximo en el volumen de dinero que el Estado, las comunidades, y los Ayuntamientos tienen que devolver a las instituciones financieras y fondos de inversión. Solo en febrero, las Administraciones Públicas aumentaron su pasivo en 8.130 millones, un 8% más que el mes precedente.

El problema de la deuda no es solo que hay que pagarla, sino la dificultad para frenar el endiablado ritmo al que crece —ha pasado del 37% en 2007 al 96,5% siete años después—. Solo en los dos primeros meses de 2014 el endeudamiento público ha aumentado en 26.807 millones. De mantenerse este ritmo, el pasivo de las Administraciones Públicas escalaría hasta el 110% del PIB, una cota desconocida en el último siglo. Desde principios del siglo XX, cuando España tenía que atender las deudas arrastradas de la guerra de Cuba, no se rebasaba la barrera del 100%, según la serie histórica del FMI. La deuda acabó 2013 en el 94% del PIB.

No obstante, está previsto que se atenúe esta rápida evolución de principios de año. El Gobierno estima que el nivel de deuda cerrará 2014 en el 98,9% del PIB. La creciente obesidad del endeudamiento público tiene que ver con la emisión del Tesoro para financiar el último tramo del plan de pago a proveedores de 2013, que ha supuesto unos 8.000 millones de euros.

La amenaza de que la deuda pública supere la línea roja del 100% del PIB crece a medida que las administraciones públicas se muestran incapaces de reducir con determinación el déficit público —la diferencia entre lo que gastan y lo que ingresan—. Solo este año está previsto que incurran en números rojos por 60.700 millones, 5,8% del PIB. Además, el Ejecutivo pondrá en marcha un nuevo tramo del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), el instrumento de ayuda a la liquidez para las comunidades autónomas, por un total de 23.000 millones, lo que supone cerca de dos puntos del PIB —parte de este dinero va a financiar el déficit regional—. En total, la deuda pública crecerá en cerca de 80.000 millones, unos ocho puntos del PIB, durante 2014. De esta forma, el nivel de pasivo de las instituciones públicas alcanzaría el 104% frente al 98,9% que había previsto el Gobierno en los Presupuestos de este año.

José Ignacio Conde Ruiz, subdirector de Fedea, cree que la deuda superará el techo del 100% del PIB en el tercer trimestre. Estima que solo quedaría por debajo esta barrera si la economía crece por encima del 2% o 2,5%. Además, recuerda que el Estado tiene en la caja casi la mitad de dinero que el año pasado. Hasta febrero las administraciones tenían depositado en el Banco de España 27.766 millones, frente a los 43.914 millones del mismo periodo de 2013.

Pero el Ejecutivo tiene dos ases en la manga para suavizar el aumento de la ratio deuda. Por un lado trabaja en una revisión del cálculo del PIB —según los nuevos criterios de Eurostat, que cambiará la normativa contable de la SEC 95 a la SEC 2010—. Por otro, la estimación de la deuda registrada en los Presupuestos se hizo con una previsión de crecimiento de la economía del 0,5% cuando las nuevas previsiones impulsan la evolución de la actividad hasta, al menos, el 1,5%. Un aumento en el denominador reduciría la tasa de deuda.

José Carlos Díez, autor del libro Hay vida después de la crisis, cree que la deuda pública refleja un aumento del déficit mayor al publicado por el Gobierno. "La variación de stock de la deuda es igual al flujo: el déficit", explica. Díez se muestra escéptico sobre las previsiones de deuda y de déficit presentadas por el Gobierno.

En cualquier caso, la sensible mejoría de los mercados financieros está ayudando a refinanciar la deuda. El aumento del pasivo hasta febrero se debe a costa de valores a medio y largo plazo, suponen 702.793 millones del total, un aumento 15% sobre el mes anterior. Los valores a corto plazo, representan 83.470 millones, descienden un 2%. También se produce una disminución de los créditos no comerciales (201.681 millones), con una caída del 7,8%.

Más información