Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Seguridad Social dejará de ingresar 2.750 millones por la tarifa plana

Un estudio de CC OO calcula que 530.000 contratos podrán acogerse a la cotización mensual de 100 euros

El Gobierno defendió que tendrá un impacto “neutro”

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez. EFE

El Gobierno parece el único convencido de que la tarifa plana de 100 euros mensuales para las contrataciones indefinidas no tendrá impacto alguno en las cuentas de la Seguridad Social. Dejó clara su hipótesis en la memoria económica que acompañaba al decreto aprobado en febrero. No obstante, primero fueron los economistas de la Fedea los que desmontaron esta suposición en un rápido análisis. Ahora han sido los de CC OO, los que en un completo estudio plagado de datos y teniendo en cuenta todas las condiciones que dan acceso a la ayuda han calculado que la Seguridad Social dejará de ingresar 2.758 millones entre 2014 y 2016, los tres años durante los que se extenderá la ayuda.

En el pasado debate sobre el estado de la nación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció una tarifa plana de 100 euros en contingencias comunes (básicamente, pensiones) para los contratos indefinidos que supusieran la creación de empleo neto. Cuando la medida llegó al BOE a comienzos de marzo, esta condición quedó muy entredicho. Sobre el papel está escrita, pero el mismo decreto deja abierta muchas grietas para no cumplirla.

Pocos días después, la medida llegó al Congreso para su ratificación, y en la memoria económica el Ejecutivo afirmó que “el impacto presupuestario anual resultaría neutral” porque generaría un círculo virtuoso que acabaría por estimular el empleo y compensar lo perdido por la rebaja de cotizaciones. Con el refranero en la mano: lo comido por lo servido.

Los economistas de CC OO discrepan. Su punto de partida, como los de la Fundación de Economía Aplicada (Fedea), es una teoría muy contrastada ya en la literatura económica: “El mecanismo de bonificar la contratación es muy cuestionado por su discutible eficacia para incrementar el nivel y calidad de la contratación laboral y la permanencia de dichos contratos una vez finalizado el periodo marcado para percibir la subvención”. También tienen presente algo que admite el propio Ministerio de Empleo en su documento económico, que muchas de las contrataciones indefinidas se hubieran suscrito, aunque no existiera la ayuda.

A partir de aquí comienzan los cálculos. Tomando la encuesta de población activa (EPA) de 2013, calculan que casi 530.000 contrataciones indefinidas firmadas entre marzo y diciembre pueden sobrevivir, al menos, durante tres años. La ventana temporal de 10 meses se debe a que el periodo en que los nuevos contratos indefinidos pueden acogerse a la medida está abierto entre el 25 de febrero y el 31 diciembre. La duración de, al menos, un trienio se debe a que una condición para que las empresas puedan beneficiarse de la ayuda es que mantengan la contratación durante al menos ese tiempo.

A continuación, utilizan los datos de la Muestra Continua de Vidas Laborales de la Seguridad Social para calcular el salario medio de las nuevas contrataciones. Con ello estiman una retribución bruta anual media de unos 14.684 euros para los nuevos contratos indefinidos.

Estos datos les llevan a calcular que en 2014 y en 2015, la Seguridad Social dejará de ingresar 1.260 millones cada año. Para 2016, y puesto que para el tercer año la ayuda se reduce al 50% de la cotización, la recaudación menguará en 238 millones. En total, 2.758 millones.

Vistos estos cómputos, hay un elemento que lleva a pensar que el impacto en la caja del instituto público podría ser mayor. En lo que va de año, la contratación se está animando, por lo que las cifras de 2013 se quedan cortas.

La estimación de CC OO es más conservadora que la de los economistas de Fedea. Estos últimos utilizaron los datos de contratos de los Servicios Públicos de Empleo (SEPE) y, también, las Muestra Continua de Vidas Laborales de la Seguridad Social. Y su conclusión fue que sería de unos 2.500 millones al año. La diferencia entre una estimación y otra se explica, principalmente, porque el estudio de la Fedea parte de los datos de contratación del SEPE, y con en ellos no se puede calcular cuántos compromisos llegan o superan los tres años de vida. Los mismos autores de este estudio advierten, en el blog Nada es gratis, que esto puede haberles llevado a sobreestimar el impacto.

El análisis de CC OO concluye que la medida no busca tanto estimular el empleo y la contratación indefinida como compensar a los empresarios del aumento indirecto de cuotas decretado antes de Navidad, cuando se incluyeron en las bases de cotización las retribuciones en impuestos (vales de comida, planes colectivos de pensiones, seguros médicos, ayudas de guardería). “El peso muerto [nombre técnico con el que se conoce al impacto en la recaudación de la medida sobre contrataciones ya previstas] de la tarifa plana durante sus tres años de vigencia coincide con la previsión de recaudación adicional derivada de la nueva cotización de las retribuciones en especie y que se estima en 900 millones anuales (2.700 millones en tres años)”, subrayan en negrita en el estudio los técnicos sindicales.