ANTONIO COIMBRA / Consejero delegado de Vodafone España

“La compra de Ono trae más competencia”

Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España

Vodafone acaba de comprar Ono por 7.200 millones de euros. El consejero delegado, Antonio Coimbra, en la primera entrevista que concede tras la operación, defiende la adquisición porque supondrá una alternativa a Telefónica en la banda ancha ultrarrápida a través de ofertas conjuntas de fijo-móvil.

Pregunta. En una frase, ¿por qué había que comprar Ono?

Respuesta. Nos permite acelerar en tres o cuatro años nuestra ambición de liderar la banda ancha ultrarrápida, tanto en fijo, con fibra, como en móvil, con 4G.

P. ¿Cómo plantean alcanzar ese liderazgo?

R. Ono nos ofrece desde el primer día 7,2 millones de hogares por los que pasa el cable de los 17 millones que hay. Con Orange nuestro compromiso firmado era alcanzar otros tres millones en 2015, y vamos a cumplir ese pacto, llevando la fibra a 1,5 millones de hogares cada uno. Ahora tenemos que negociar un reajuste con Orange de nuestro despliegue priorizando áreas donde se puede complementar la red de Ono, como zonas de Madrid o Barcelona. Es decir, que vamos a alcanzar los 10 millones de hogares con fibra. Y en móvil, mantenemos nuestro liderazgo en 4G. Desde el 1 de abril, llegamos a todas las capitales de provincia y a las 220 mayores poblaciones. Unir ambas ofertas de banda ancha ultrarrápida es una oportunidad única.

P. ¿Es un precio justo?

R. Es un precio equilibrado teniendo en cuenta las sinergias que podemos obtener. En los costes e inversión son 2.000 millones de euros, con ahorros importantes en red y gestión de clientes, mientras que en ingresos podemos generar 1.000 millones más con ventas cruzadas. Y es que solo el 32% de la base de clientes de fijo de Ono tiene móvil. Y solo el 17% de nuestra base de móviles tienen fijo. Hay mucho recorrido para vender paquetes convergentes fijo-móviles. Además, Ono tiene la mejor red de banda ancha en España y el mejor nivel de satisfacción del cliente.

“Íbamos a tardar entre dos y cuatro años en alcanzar a Telefónica”

P. Ahora que ya poseen una red de fibra propia, ¿siguen pensando que hay que permitir la entrada a esa red a los rivales como le demandan a Telefónica?

R. Son asuntos muy diferentes. La red que Telefónica heredó era pública, y en ella invirtió mucho dinero el Estado y, por tanto, debe haber una regulación para obligar a abrir la red a otras empresas. Su red de fibra hasta el hogar (FTTH) se está construyendo sobre la infraestructura existente y además Telefónica tiene una posición dominante en el mercado de fijo con casi el 70% de cuota. En la regulación actual, no tiene ningún sentido poner un límite artificial de 30 megabits por segundo (Mbps) como el que hay ahora. Es muy distinto que construir una red desde la nada con inversión privada como las redes móviles o la de Ono.

P. Pero, al comprar Ono se reduce el número de competidores.

R. Al contrario, va a aumentar la competencia. Hasta ahora había casi solo un operador, el incumbente, con una oferta convergente de banda ultrarrápida porque los operadores de fijo no tienen una oferta de móvil 4G y viceversa, los de móvil no disponen de fibra. Y todos ellos iban a tardar entre dos y cuatro años para alcanzar a Telefónica. Con esta operación, en dos o tres meses ya vamos a tener dos operadores, es decir, vamos a añadir competencia inmediatamente en un entorno convergente fijo-móvil.

P. Ono debe más de 3.000 millones a un alto interés.

R. Hay unas cláusulas de cambio de control donde los bonistas pueden ejercer que la deuda sea pagada inmediatamente. Pero los intereses que cobran, por encima del 8%, son muy interesantes y es probable que quieran mantener parte de la deuda. Vamos a renegociar la deuda para tener condiciones más compatibles con nuestra situación financiera.

P. ¿Están empujando a Orange a comprar Jazztel? ¿Interesa a Vodafone comprar las cableras como R, Euskaltel o Telecable?

“Habrá una oferta convergente Ono-Vodafone en junio o julio”

R. No voy a valorar lo que debe hacer Orange. Y en cuanto a las cableras, estamos desplegando fibra en Asturias, Galicia o País Vasco donde Ono no tiene cobertura. Y no tenemos ningún plan para más adquisiciones. Nos vamos a centrar en integrar Ono y en nuestro despliegue.

P. ¿Cuál es el calendario de esa integración?

R. Esperamos que la Comisión Europea apruebe la operación en tres o cuatro meses porque ambas empresas son complementarias y no hay problemas de dominio por cuota de mercado, con un 20% en fijo y un 26% en móvil. Solo cuando se concrete esa aprobación, en junio o julio, empezaremos con la integración que puede llevar entre uno y dos años. Pero eso no quiere decir que no tengamos antes una oferta comercial conjunta.

P. ¿Y cómo va a ser esa oferta? ¿Se abaratarán los precios?

R. Será una oferta única, simple y transparente. Los clientes de Vodafone podrán tener también la fibra de Ono con televisión (Tivo). Y del mismo modo, todos nuestros productos de móvil estarán en una oferta convergente para los clientes de Ono. La oferta será la más competitiva del mercado, porque eso ya forma nuestro ADN y sería una tontería que no lo fuera junto a la de Ono.

P. Los usuarios perciben a Ono como un operador caro.

R. No sería justo decir eso porque se comparan cosas distintas. La oferta fuerte de Ono es la de 50 megas y ahí son muy competitivos. Puede que para un cliente que quiera la conexión más barata, de 5 o 10 megas, no sea la más asequible. Pero ese no es su posicionamiento ni el nuestro.

P. Puede que no todos los clientes de Ono lo quieran seguir siendo de Vodafone, sobre todo los de móvil.

R. No creo. A los clientes de Ono, que disponen de un móvil virtual, con una oferta restringida, vamos a añadir toda la oferta de Vodafone de 4G y si al final no van a pagar más, deberían estar encantados. Vamos a atraer muchos más clientes.

“Conservaremos la marca Ono, como un producto o bajo otra fórmula”

P. Antes tienen que romper el contrato de móvil virtual que tiene Ono con Telefónica hasta finales de 2015.

R. Lo vamos a hacer en cuanto sea posible. Todas las cosas son negociables. Y, desde el punto de vista operacional, nuestras relaciones con Telefónica son buenas.

P. Dicen que Ono no va a desaparecer como marca.

R. Vodafone es nuestra marca, en España y en el mundo. Pero la marca Ono es un activo en muchos sitios porque tienen un reconocimiento y un nivel de satisfacción muy alto por los clientes y sería un disparate no aprovecharlo. Hay que buscar una forma para usar la marca Ono bajo el paraguas de Vodafone. Una marca de producto, para el hogar.

P. ¿Y qué van a hacer con las tiendas y la atención al cliente?

R. Ono añade más de cien tiendas y tenemos que optimizarlas, unas pueden ser complementarias en su ubicación y otras no, pero todas asumirán el concepto de las tiendas de Vodafone y bajo una imagen común. Y unificaremos la atención al cliente porque es la única forma de tener una oferta convergente.

P. Se me antoja difícil que no haya recorte de personal.

R. Ono nos aporta 2.500 trabajadores. Las plantillas son muy complementarias y tenemos que buscar la mejor forma de integrarlas, aunque obviamente habrá solapamientos. Será además una oportunidad profesional para mucha gente porque la compañía resultante es una empresa muy grande.