Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
RECUPERACIÓN ECONÓMICA

Lagarde insta a Draghi a actuar contra la baja inflación para apoyar el crecimiento

La directora del FMI advierte de que la recuperación global es demasiado lenta y frágil

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde EFE

Christine Lagarde ve en la persistentemente baja inflación el mayor obstáculo para la recuperación a corto plazo de las economías avanzadas, y en particular cita a la zona euro. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional ha repetido su advertencia en la víspera de la reunión del Banco Central Europeo de este jueves en Fráncfort, aunque en esta ocasión ha evitado citar el término deflación. En cualquier caso, ha reclamado al equipo que preside Mario Draghi que recurra "a medidas de política monetaria no convencionales" para corregir la situación.

“Una flexibilización adicional de la política monetaria en la eurozona es necesaria para elevar las perspectivas y lograr el objetivo de estabilidad de precios del BCE”, que apuesta por una inflación del 2%, ha declarado Lagarde en el tradicional discurso previo a la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial, que se celebra la semana próxima en Washington. Sus palabras suponen más presión, por tanto, para Draghi. Lagarde teme que “un periodo potencialmente prolongado de baja inflación puede reprimir” la demanda, el crecimiento y el empleo. Otra cosa es ver cómo responde este jueves el presidente del BCE, ya que la mayoría de analistas descarta que adopte decisiones de calado.

En EE UU, el problema no es tan acuciante como en Europa, donde países como España y Portugal ya observan caídas en los precios. La tasa de inflación en la primera potencia mundial era en febrero del 1,1%, el doble que en la zona euro, aunque está a la mitad de camino del objetivo de estabilidad de precios que se marca la Fed. Eso, en principio, da margen a su presidenta, Janet Yellen,para ir reduciendo el estímulo monetario a la economía con calma y de forma escalonada.

Previsiones al alza

Sobre las previsiones de crecimiento, el FMI presentará una actualización de sus cifras el martes 8 de abril. “Proyectamos una mejora modesta en 2014 y 2015”, ha avanzado Lagarde refiriéndose al 3% registrado en 2013. En el cuadro que publicó en enero, la institución avanzaba un crecimiento medio global del 3,7% para este año y del 3,9% en 2015. Para la zona euro, auguró una recuperación del 1% en 2014 y del 1,4% el próximo año. EE UU, tal y como ya dijo hace tres meses, crecerá al 2,8% y 3%, respectivamente.

En líneas generales, la economía global se ha estabilizado, pero Lagarde advierte de que la “recuperación es demasiado lenta y frágil”. Y por eso cree que no hay que conformarse con lo logrado hasta ahora. Por este motivo, pide a los gobiernos que adopten medidas juntos y “con valentía”, ya que en caso contrario la economía global seguirá afrontando años de crecimiento inferior a su potencial. “Hace falta más que eso para crear los empleos necesarios y mejorar la calidad de vida”, ha repetido.

El segundo gran obstáculo para la recuperación global está en los países emergentes. Lagarde cita en este apartado el apalancamiento de las empresas y la volatilidad en los mercados financieros por el repliegue de los estímulos monetarios en EE UU. La responsable del FMI ha advertido, de hecho, de que los países más afectados serán los que tengan los cimientos más débiles, citando el desequilibrio externo. Lo que más le preocupa es que las turbulencias de estos países salpiquen a otros.

Cooperación internacional

Al hablar de la cooperación internacional, la política francesa se ha referido, en concreto, a como el FMI puede ayudar a hacer frente a crisis, como la que se vive en Ucrania. Y aunque ha dicho que el papel del organismo es bien reconocido por sus miembros, ha calificado de “desafortunado” que el principal socio, EE UU, siga bloqueando su reforma, que busca reforzar los recursos y mejorar la representación.

Lagarde ha vuelto a expresar su “decepción” con el rechazo la semana pasada por parte del Congreso de EE UU. “Pero este no es el final de la historia”, ha indicado ante los asistentes, “tenemos que seguir adelante”. En la reunión de primavera se abordará la cuestión. Entretanto, en el organismo de están empezando a estudiar alternativas para que este bloqueo no retrase más la reforma.

Citando a Víctor Hugo, Lagarde ha concluido diciendo que la “perseverancia es el secreto de todos los triunfos”. Una acción política decidida, ha añadido, es necesaria para superar estos obstáculos y así poder llevar la economía global hacia unas tasas de crecimiento “más rápidas y sostenidas”. También ha recordado que en una economía interconectada como la actual, “ningún país puede ir por libre”.