Selecciona Edición
Iniciar sesión

Entra en vigor el nuevo sistema de cálculo del recibo de la luz

La mayor parte de los consumidores no podrán ajustar su consumo a las horas baratas porque se les aplicará una media nacional

La electricidad cuesta solo una tercera parte durante la madrugada

Ampliar foto
Poste de red eléctrica.

Este martes, día 1 de abril, entra en vigor el nuevo o sistema para determinar el coste de energía de la factura de electricidad, para los 17 millones de pequeños consumidores que están acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

A partir de ahora, esa parte del recibo se calcula tomando como referencia el precio del kilovatio en función de su cotización diaria en el mercado mayorista, en lugar del método anterior y se pone fin a la tarifa que se fijaba cada trimestre por un sistema de subastas en el que participaban compañías eléctricas e intermediarios financieros, según la norma publicada el pasado sábado por el Boletín Oficial del Estado.

Los clientes que estén acogidos a la tarifa PVPC, la mayor parte de los hogares y las pymes con potencias contratadas inferiores a 10 kW, no tendrán que realizar ningún trámite, ni ponerse en contacto con su eléctrica, que simplemente se limitará a informarle por carta del funcionamiento del nuevo sistema. Tampoco hay que retocar el contador.

Las compañías eléctricas disponen de un período máximo de tres meses, hasta el 1 de julio, para adaptar la facturación al nuevo mecanismo por lo que en ese periodo de prórroga se aplicará como precio provisional el del primer trimestre (48 euros por MWh). Una vez que se implante el nuevo método, las compañías deberán realizar una revisión en la primera factura que emitan, con el plazo máximo del mes agosto, que saldrá a devolver o a cobrar al usuario, según si el precio real de la electricidad en ese periodo transitorio es superior o inferior a los 48 euros/MWh facturados inicialmente.

Esta revisión se une a la que deben llevar a cabo por el exceso cobrado en el primer trimestre de este año (se facturó 48 euros/Mwh cuando el mercado marcó 26 euros/MWh) , que supondrá una devolución media de 40 euros para cada cliente, aunque la cantidad final dependerá del perfil de consumo. La devolución por las facturas del primer trimestre se realizará a partir del 15 de mayo.

Los que más se beneficiarán del nuevo sistema son los clientes que poseen un contador digital (un tercio del total), puesto que en su factura reflejará fielmente su consumo y el precio del kilovatio en cada instante, según su cotización en el mercado mayorista. Como se les factura por lo que realmente consumen, podrán establecer sus propias pautas de consumo horario ya que se pueden consultar los precios hora a hora en la web de Red Eléctrica

Para la mayoría que no dispone de un contador inteligente se le aplicará un precio de mercado promedio diario aplicado al periodo de facturación. Como reconocen las asociaciones de consumidores concentrar su uso en las horas baratas, ya que se les aplicará una media nacional, sin tener en cuenta cuando consumen la luz. En cualquier caso, les servirá de referencia. Por ejemplo, las diferencias observadas para el 1 de abril en el precio de acuerdo a los datos de REE son sustanciales: de 3 a 4 horas de la madrugada se ha marcado un precio de 10,13 €/MWh y de 27 €/MWh de 13 a 14 horas.

Los usuarios también podrán optar por firmar un contrato con las eléctricas que les garantice un precio fijo durante un año. Las tarifas se podrán consultar en la web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a partir del 15 de abril.

tra de las modalidades constará en el establecimiento de un precio derivado del contrato estándar anual que tendrán que ofrecer obligatoriamente los comercializadores de referencia a los consumidores, para los clientes que quieran conocer de antemano el precio de la electricidad. Los usuarios también podrán, como hasta ahora, firmar un contrato bilateral con la compañía eléctrica por el periodo y el precio que decidan de común acuerdo ambas partes.

Hay que tener en cuenta que este sistema solo sirve para calcular la parte del recibo que se refiere al coste de la electricidad, aproximadamente la mitad, porque la otra mitad, la que se refiere a los peajes (subvenciones, déficit de tarifa, transporte, etcétera) la fija directamente el Gobierno y puede variar a lo largo del año.