La Seguridad Social gastó en 2013 11.648 millones del Fondo de Reserva

La ‘hucha de las pensiones’ tenía 54.269 millones acumulados hasta febrero

La rentabilidad del fondo marcó un récord del 9,1% el año pasado

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, entrega al presidente del Congreso, Jesús María Posada Moreno, el informe anual del Fondo de Reserva. EFE

La mala situación del mercado laboral tiene varias consecuencias sobre las cuentas y los fondos públicos. Por un lado, dispara el gasto del seguro de desempleo. Por otro, reduce la recaudación de la Seguridad Social, hasta el punto de que las cotizaciones son insuficientes para pagar las pensiones. Así que el instituto público tiene que recurrir a lo ahorrado en la época de bonanza en el Fondo de Reserva para pagar las pensiones. En 2013 lo hizo por segunda vez en su corta historia y gastó 11.648 millones.

Fuente: Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

El Fondo de Reserva de la Seguridad Social, la llamada hucha de las pensiones, acabó el año con 53.744 millones, un 14,7% menos que a finales de 2012, según el informe de gestión que la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, entregaron este jueves en el Congreso de los Diputados. No obstante, en lo que va de año, la evolución del mercado —con más rentabilidad— ha permitido que los recursos del Fondo hayan crecido, y este febrero ascendía a 54.269 millones.

Hay que tener en cuenta que cuando la Seguridad Social habla de 53.744 millones como remanente del Fondo a cierre de 2013 lo hace valorando los activos invertidos a precio de compra. No obstante, ese remanente subiría hasta 56.408 millones si el criterio usado fuera el valor de mercado a 31 de diciembre de 2013. Así se explica que el año pasado la rentabilidad fuera del 9,14%, la más alta hasta ahora.

Este rendimiento tan alto tiene mucho que ver con la composición de la cartera del Fondo, invertido casi en su totalidad en deuda pública española (el 97%), que en 2013 tuvo un buen comportamiento en los mercados. El resto de los activos lo componen bonos alemanes, holandeses y franceses, países los dos primeros con la máxima calificación crediticia —la famosa triple A— y con una nota muy alta en el tercer caso.

Hasta 2010, los recursos de la hucha de las pensiones crecieron. El número de trabajadores con empleo, y las cuotas que pagaban, permitieron a la Seguridad Social sufragar las pensiones y ahorrar el resto para cuando volvieran mal dadas. La recaída en la recesión —de la que se salió a finales del año pasado— volvió a cebarse en el mercado laboral, se destruyeron puestos de trabajo y se perdieron ingresos en la Seguridad Social. En 2011, el sistema de pensiones tuvo su primer déficit. Y ya en 2012 fue necesario de lo ahorrado durante la época de bonanza.

Burgos descarta recurrir a los ahorros del sistema hasta el verano

En estos dos años, el saldo negativo entre ingresos y gastos de la Seguridad Social ha llevado al Gobierno a gastar 18.651 millones de euros. Para poder recurrir a toda esta cantidad de dinero, el Ejecutivo tuvo que modificar la norma que regula el Fondo de Reserva el año pasado, ya que la anterior era mucho más restrictiva. A la cifra total hay que sumar los 4.500 millones que se acumulaban del excedente de la gestión de las mutuas de accidentes laborales y que se emplearon en julio de 2013 para pagar la extra de verano de las pensiones.

En 2014, y pese a que el mercado laboral ha cambiado de signo, la Seguridad Social tendrá que seguir recurriendo al Fondo de Reserva para pagar las pensiones. En los pasillos del Congreso, Burgos, su máximo responsable, no lo admitió abiertamente, pero tampoco lo descartó, sobre todo cuando llegue en verano la primera paga extraordinaria, que duplica el desembolso mensual que suele hacerse (casi 8.000 millones). “No es previsible que sea necesaria ninguna aportación adicional al menos hasta ese punto culminante a mitad de año de la paga extraordinaria de verano”, afirmó el secretario de Estado.

Más información