Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ONU AGUA

La ONU alerta de la interdependencia entre agua y energía y del aumento del consumo

Ampliar foto
Fotografía del pantano de Iznajar que abastece a pueblos de las provincias de Córdoba, Málaga y Granada. EFE/Archivo EFE

Un informe dado a conocer este viernes por la ONU sobre los recursos hídricos del mundo destaca la íntima relación entre agua y energía y alerta de que de cara al año 2050 el uso de agua aumentará un 44 % para satisfacer las demandas industriales y de la población.

La publicación del informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo coincide hoy con la celebración del Día Mundial del Agua que la ONU está marcando con eventos en todo el mundo.

El informe, que hasta este año era trianual pero que ahora se dará a conocer de forma anual, indica que "el suministro de agua y el de energía son interdependientes" y pide un "mejor" reflejo del precio de la energía y agua "sin socavar las necesidades básicas de los pobres y los desfavorecidos".

El rector de la Universidad de las Naciones Unidas, David Malone, coordinador del Día Mundial del Agua, dijo en un comunicado que "energía y agua son fundamentales de la agenda global de desarrollo. Pero hoy en día existen significantes vacíos de política en la interdependencia entre energía y agua".

Según los datos de la ONU, para el año 2030 el planeta necesitará un 35 % más alimentos, un 40 % más agua y un 50 % más energía. En la actualidad, 768 millones de personas no tienen acceso a una fuente estable de suministro de agua y 1.300 millones carecen de electricidad.

Michel Jarraud, presidente de ONU Agua, que coordina el Día Mundial del Agua y los esfuerzos de la ONU relacionados con los recursos hídricos, calificó la situación de "inaceptable".

"A menudo, la misma población que no tienen acceso a agua y servicios higiénicos también carecen de energía", explicó.

Según el informe, el 75 % de todo el uso industrial de agua está destinado a la producción de energía, lo que subraya la interdependencia entre agua y energía.

Igualmente, el informe también señala que si el agua es subvencionada y se vende por debajo de su coste real, los productores de energía, que son los principales consumidores de agua, no tienen incentivos para conservar. Por su lado, los subsidios energéticos incrementan el uso de agua.

Se estima que en 2011 los subsidios para el consumo de combustibles de origen fósil ascendieron a 523.000 millones de dólares o 379.384 millones de euros, un 30 % más que en 2010, mientras que el apoyo financiero para energías renovables, sólo supuso 88.000 millones de dólares 0 63.840 millones de euros.

En cuanto a la extracción de agua subterránea, la ONU dijo que las reservas acumuladas están "disminuyendo" debido a un aumento de su tasa de extracción de entre 1 y un 2 % al año. Un 20 % de los acuíferos del planeta están sobre explotados "algunos de forma masiva".

Otra preocupación apuntada en el informe es el del previsto aumento de los biocombustibles. Aunque sólo representan un 0,8 % del consumo final de energía en todo el planeta, se prevé que su contribución aumentará rápidamente en los próximos años.

"El impacto local y regional de los biocombustibles puede ser significativo, ya que es uno de los tipos de producción de combustible con mayor consumo de agua", dijo el informe.