Selecciona Edición
Iniciar sesión

El BBVA cree que el empleo no volverá al nivel precrisis hasta 2025

El servicio de estudios de la entidad apuesta por estrechar los márgenes empresariales

Calcula que España incumplió el déficit en 2013, aunque se modera su impacto en la economía

Augura que es posible que el país llegue a crecer un 1,5% a lo largo de este año

Fuente: BBVA.

El Gobierno ha decretado el fin de la crisis y el inicio de la recuperación con casi seis millones de parados, el 26% de la población activa, pero las débiles tasas de crecimiento indican que a España le espera al menos una década para recuperar el nivel de empleo que tenía antes de la primera recesión. Los servicios de estudios del BBVA calculan a la economía española le tomará hasta 2025 para recuperar los puestos de trabajo destruidos, y eso sobre la proyección de un crecimiento del PIB del 2,5% y un aumento de la productividad por ocupado del 0,6%, mientras que la zona euro lo alcanzará en 2017 y Estados Unidos en 2014. El economista jefe del BBVA para España, Miguel Cardoso, señaló en una jornada organizada por la Asociación de Periodistas de Prensa Económica (APIE) que con la reforma laboral la creación de empleo requiere tasas de crecimiento más bajas que antes (tradicionalmente se requería un 2%), pero aun así, la salida de la crisis se antoja larga.

Cardoso resaltó la necesidad de mejorar aún más la competitividad de las empresas para que las exportaciones crezcan más, si bien reconoció que los márgenes de beneficios de las compañías españolas están creciendo más que en el resto de la Europa de los 12, mientras que los salarios y el aumento de la productividad son los factores que más han contribuido para mejorar esta competitividad. “Esos mayores márgenes empresariales en España se deben a los problemas de competencia en algunos sectores, como los servicios”, apuntó el experto, y vaticinó que la moderación salarial proseguirá este año por la vía de la sustitución de empleo: trabajadores despedido que se recolocan en puestos peor pagados.

¿Se puede hablar de fin de la crisis y comienzo de la recuperación mientras la tasa de paro siga por encima del 20%? El secretario de Estados de Economía, Fernando Jiménez Latorre, consideró en el mismo foro que “es un problema de semántica”, pero admitió que la recuperación del empleo “llevará tiempo”, si bien no concretó si coincidía en una década. “Lo importante”, dijo, “son las tendencias”, más que los pronósticos de largo plazo, y en su opinión “España está en disposición de llegar a niveles de antes de la legislatura”. No concretó en qué plazo.

Objetivo de déficit incumplido

De hecho, el responsable del servicio de estudios del BBVA señaló que "parece que no se ha cumplido el objetivo de déficit de 2013", del 6,5% del PIB, sino que este se situará previsiblemente en el 6,7% del PIB. Aunque valoró que ello puede suponer que el desequilibrio fiscal está teniendo cada vez menos impacto sobre la actividad económica, algo que, en su opinión, "es para sentirse optimista".

Otro de los retos es generar una mayor competitividad de las empresas, en parte a través de un mantenimiento de la moderación salarial y una mejor regulación. Si bien, también ha apuntado que las empresas españolas son de las que más margen están ganando por lo que sería conveniente reducirlos en algunos sectores. En este punto, dijo que "una reforma de servicios sería muy aconsejable" y que en el caso del sector energético se podría ganar competitividad "con un coste de la energía muy inferior".

Además, Cardoso señaló que, aunque en la economía europea ya no se observan riesgos sistémicos, está presente el riesgo de deflación. No obstante, Cardoso ha señalado que este riesgo es del 7,5%, que es "un nivel relativamente bajo, aunque alto en términos de serie histórica", y que solo podrían aumentar las probabilidades de deflación si se da un escenario de restricción monetaria, recesión y caída de las expectativas en la eurozona.

Actuación del BCE

Con todo, el economista jefe para España de BBVA Research ha advertido de que "sería bueno que el BCE, si percibe riesgos de deflación, sea previsor y actúe para descartar estos escenarios". "Es precisa una actitud mucho más proactiva", ha añadido.

En el capítulo de las buenas noticias, Cardoso indicó que existen mayores certidumbres en España y, por ello, que hay una previsión de mayor dinamismo de la inversión, que llevará a una traslación de las exportaciones a la demanda interna.

Asimismo, defendió que se ve una mejora del crédito, aunque no es probable ver un aumento del mismo durante los próximos años, porque en el corto plazo se priorizará la amortización de las deudas. Con todo, Cardoso ha asegurado que se está viendo ya un crecimiento del nuevo crédito a empresas y al consumo.

 

Más información