Selecciona Edición
Iniciar sesión

Vodafone pacta la compra de Ono por 7.200 millones de euros

Las operadoras llegan a un acuerdo preliminar que está pendiente de algunos flecos. La compañía de cable perdió 25 millones en 2013

Una tapa de alcantarilla de Ono, en Madrid. REUTERS

Vodafone y Ono han llegado a un acuerdo preliminar de compra por 7.200 millones de euros, según han informado en fuentes conocedoras de la operación. El acuerdo, pendiente del cierre definitivo, se conoce un día después de que los accionistas del operador de televisión de cable aprobase en la junta la salida a Bolsa, una operación que finalmente no saldrá adelante por su integración en la compañía británica.

Vodafone, que ha estado asesorada en esta operación por Morgan Stanley, presentó una primera oferta el mes pasado por algo menos de 7.000 millones de euros que fue rechazada al ser considerada insuficiente por los accionistas de control. Ahora, tras elevar el importe, ha logrado superar las reticencias de la empresa española.

Aunque la oferta no ha sido oficial en ningún momento desde que empezaron las negociaciones, el interés de Vodafone por la empresa de cable es evidente. El motivo es que, con la incorporación del negocio de Ono, logra posicionarse en el mercado de la banda ancha ultrarrápida y hacer frente a la oferta de fibra de Telefónica.

En concreto, con la compra de Ono, la cuota de mercado de Vodafone en las conexiones de banda ancha pasará del 7,5% al 21% al tiempo que incorporará los cerca de 1,1 millones de clientes móviles de Ono, aumentando su cuota de mercado en este negocio del 24,8% hasta más allá del 26%.

Ono está participada por una docena de fondos de capital privado nacionales e internacionales. Entre los fondos de capital privado destacan CCMP Capital, con una participación del 15,2%, Providence Equity (15,2%), Thomas H. Lee Partners, (15%) y Quadrangle (9%).

La compañía de cable cerró el ejercicio con unas pérdidas de 25 millones de euros frente a los 52 millones de beneficio del año anterior debido al impacto de los gastos financieros por la emisión de bonos y la refinanciación de la deuda . El resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 686 millones de euros lo que supone un 8,8% menos, aunque los ingresos crecieron un 1,6% hasta los 1.598 millones de euros, gracias al tirón de los servicios móviles.

Ono acabó 2013 con una deuda neta de 3.341 millones de euros y unas inversiones en capital fijo (Capex) de 264 millones de euros, lo que supone un 11,7% menos que en el año anterior.