La banca debe a las comunidades de vecinos 342 millones de euros

El 19% los 1.800 millones de deuda de los vecinos son de entidades bancarias que no pagan la comunidad

Las comunidades de propietarios soportan 1.798 millones de euros de deudas; tras crecer la morosidad un 12% durante 2013. Un aumento nada despreciable pero inferior al 19% experimentado en 2012 respecto a 2011, según el Observatorio de las Comunidades de Propietarios.

A la hora de fijar el perfil del moroso, aumenta la presencia de las entidades financieras. La gestión de sus activos inmobiliarios crea problemas en el proceso de enajenación y por la propia gestión de su patrimonio externalizado en muchos casos. La banca ha pasado de adeudar 256 millones de euros hace dos años, a los 341,62 millones de euros del pasado ejercicio. Supone el 19% de la morosidad total de las comunidades de propietarios. El 46% se debe a vecinos que no pueden abonar sus cuotas por problemas económicos y laborales y el 35%, a los profesionales del impago: pueden pagar pero no lo hacen.

A pesar de la gravedad de los problemas que acompañan la morosidad en las comunidades de vecinos, la sangría va frenando. En el "Tercer Estudio Global sobre la morosidad en las Comunidades de Propietarios en España", el Observatorio prevé que este año se mantenga el nivel de 2013 o bien aumente ligeramente, basándose en una encuesta contestada por 800 administradores de fincas colegiados y algunos presidentes de comunidades (43.000 fincas).

En la encuesta se refleja que también aumentó (14%) el periodo medio de cobro respecto al año anterior. La media nacional se sitúa en casi seis meses. En cambio, se mantuvo el porcentaje de deuda que se abona en fase amistosa, el 30%.

En 2013 el 93% de las comunidades mantuvo o aumentó el presupuesto de gastos y, por tanto las cuotas, en previsión de tener que afrontar problemas por morosidad. Ahora bien, el Observatorio -del que forma parte la editorial jurídica El Derecho- alerta sobre la falta de capacidad de afrontar derramas extraordinarias: para más del 41% de los comuneros no existe holgura.

Este dato es importante de cara a la ley de las tres erres: rehabilitación, regeneración y renovación de espacios urbanos. La norma aprobada en 2013 prevé la rehabilitación obligatoria para los edificios que superen los 50 años entre los periodos 2013-2018.

Teniendo en cuenta que de los 25 millones de viviendas, la mitad tiene más de 30 años y una quinta parte (tres millones de viviendas) más de medio siglo, si se quiere que los comuneros afronten gastos de rehabilitación "se hace necesario un esquema de subvenciones públicas adecuado, créditos bancarios a bajo interés y una mayor colaboración entre las empresas de rehabilitación, los propietarios de las viviendas y las distintas administraciones públicas", indica.

En el Observatorio se evidencia que la morosidad está siendo mal gestionada, especialmente en las comunidades sin administrador de fincas profesional: retrasos en la reclamación por falta de recursos; defectos formales que dificultan la iniciación del procedimiento, entre ellos, la ausencia de firmas en todas las páginas del escrito de reclamación; la ausencia de la documentación requerida; certificaciones deficientes; o defectos de notificación, entre otras. Por todo esto, se registra un repunte de las inadmisiones en fase judicial, principalmente reclamación monitoria.

Junto a la radiografía de la morosidad en las comunidades de vecinos, el Observatorio también destaca en el análisis de 2013 la reforma de la Ley de Propiedad Horizontal "que recogió la propuesta de los administradores de fincas colegiados para que se elevara el plazo de la afección real para que los deudores respondieran de las deudas comunitarias correspondientes al año en curso y los tres años anteriores, en lugar del año actual y el anterior que marcaba la anterior Ley". Una buena baza de seguridad jurídica de cara a la morosidad de las cajas y bancos propietarios de miles de inmuebles por ejecución hipotecaria"

Más información