Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
EMPRESAS

Alierta reorganiza la cúpula de Telefónica

El consejero delegado, Álvarez Pallete, gana poder en la reestructuración

Se suprimen los centros corporativos de São Paulo y Londres

César Alierta, presidente de Telefónica. efe

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha decidido dar un vuelco a la organización de la compañía que afecta de lleno a la cúpula ejecutiva de la empresa. La figura del consejero delegado, José María Álvarez-Pallete, sale reforzada de la reestructuración decidida por Alierta, que supone una simplificación de las estructuras y un paso hacia una gestión global de la compañía, con la recentralización de algunas funciones. Desaparecen los tres grandes centros corporativos de Telefónica Latinoamérica (instalado en São Paulo), Telefónica Europa y Telefónica Digital (en Londres) y se va hacía un solo centro corporativo en la sede central.

Alierta propondrá esos cambios al Consejo de Administración que se reúne este miércoles en Madrid y que en el orden del día tiene también la aprobación de los resultados anuales de la compañía. El presidente de Telefónica ha anunciado ya los cambios a los afectados directamente y estos se los han transmitido a sus equipos, según ejecutivos de la empresa. La compañía declinó hacer comentarios y se remitió a lo que se diga tras la celebración del Consejo de este miércoles.

Valbuena asume Estrategia y Castillo deja las tareas ejecutivas

La supresión de los centros corporativos afecta directamente quienes estaban al frente de los mismos. Santiago Fernández Valbuena deja, por tanto, de ser presidente de Telefónica Latinoamérica, que recientemente había decidido instalar su cuartel general en São Paulo, a donde se había trasladado parte del equipo directivo que está al cargo del negocio en la región.

Las funciones corporativas de Telefónica Latinoamérica vuelven a Madrid. Fernández Valbuena, que durante su gestión ha convertido a Telefónica en líder del móvil en Brasil y que ha logrado que Latinoamérica sea la principal fuente de ingresos de la compañía, pasará a ocupar un cargo de nueva creación como director de Estrategia, que tendrá entre sus funciones estudios, alianzas y otras materias dentro del centro corporativo en Madrid.

Desaparece Telefónica Digital a los tres años de su creación

Por su parte, Eva Castillo, una persona muy próxima a Alierta y en quien el presidente de la compañía ha depositado una gran confianza, deja sus funciones ejecutivas y se mantendrá simplemente como consejera. Durante su etapa, Castillo ha pilotado importantes operaciones en la consolidación europea, principalmente la compra de E-Plus en Alemania. Dentro de la empresa se ha valorado mucho su liderazgo de equipos y la promoción del talento.

El otro afectado es Matthew Key, que estaba hasta ahora al frente de Telefónica Digital. Esa unidad de negocio fue creada en 2011 con sede en Londres y ahora desaparece. La explicación que dan fuentes cercanas a la empresa es que esa unidad ha cumplido con la tarea de meter a Telefónica en el mundo digital, pero que ahora toda la organización tiene que ser digital, con lo que debe ser una fuente de negocio de carácter más transversal, integrada en toda la compañía.

El conjunto de la reorganización responde a un intento de simplificación, eliminación de comités y centros corporativos con la idea puesta en una mayor globalización. Se da por descontado que tras esta oleada de cambios en lo más alto de Telefónica vendrá una oleada de relevos, traslados y nombramientos en los segundos y terceros niveles de la empresa acordes con la reorganización.

La reorganización de la estructura de Telefónica y la reestructuración de la cúpula supone un vuelco en el modo de gestión de la compañía. Aunque el consejero delegado, José María Álvarez-Pallete, ya tenía bajo su mando todas las divisiones regionales, su posición de poder y su carácter de número dos de la compañía se refuerzan, lo que alimentará además las especulaciones sobre su candidatura futura a la sucesión de Alierta, aunque en la compañía siempre han insistido en que ese debate no está abierto y se desvinculan los cambios en la organización de ese razonamiento.

Más información