Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
NUEVAS TECNOLOGÍAS

Xiskya Valladares, monja tuitera, asegura que la Iglesia necesita un "baño de realismo"

Ampliar foto
La filóloga y periodista, Xiskya Lucía Valladares, religiosa de Pureza de María, conocida como la monja twittera, muestra en una tableta su cuenta de twitter en el cuarto congreso universitario sobre redes Comunica 2.0. EFE

La monja nicaragüense Xiskya Valladares, conocida con el sobrenombre de "la monja tuitera" entre algunos de sus cerca de 19.000 seguidores en Twitter, considera que la Iglesia necesita un "baño de realismo", ser "más humilde" y conectar con la gente a través de las redes sociales.

Valladares ha presentado en el Congreso Comunica 2.0, que se clausura hoy en el campus de la Universidad Politécnica de Valencia en Gandía, el proyecto iMisión, que tiene como objetivo crear una red internacional de "imisioneros" del mundo hispanohablante en el "sexto continente", el digital.

"Hoy es fundamental para la Iglesia tener un contacto directo con la realidad", ha defendido la religiosa en declaraciones a EFE, ya que en su opinión carece de "empatía y misericordia".

La religiosa de la congregación Pureza de María, filóloga, periodista y docente, tuvo su primer contacto con Twitter en 2011, en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebró en Madrid, y asegura que esta experiencia supuso un "baño de realismo" y le cambió la vida.

"Los religiosos por desgracia vivimos en una burbuja casi irreal, en un mundo paralelo, y las redes sociales rompen esas fronteras", señala.

"En la vida religiosa no estamos acostumbrados a que nos cuestionen", apunta, y "lo interesante es dialogar con los que piensan distinto, que son los que te hacen pensar y reflexionar", y las redes sociales abren grandes posibilidades para ello.

Valladares aborda sin tapujos temas de actualidad y de ellos habla en su blog Xiskya.com con más de 6.000 lectores, y se pronuncia sobre asuntos controvertidos como la reforma de la Ley del Aborto.

Se muestra a favor de la vida pero no juzga "a nadie" y defiende: "La libertad de conciencia es uno de nuestros principios y no soy quién para meterme en la conciencia de nadie".

ampliar foto
La filóloga y periodista, Xiskya Lucía Valladares, religiosa de Pureza de María, conocida como la monja twittera, muestra en una tableta su cuenta de twitter en el cuarto congreso sobre redes Comunica 2.0. EFE

A su juicio, lo que tienen que hacer los gobiernos es "poner toda su batería y su fuerza en favorecer más las ayudas a la mujer, dependientes y gente necesitada".

Cree asimismo que la Iglesia necesita una "revolución" femenina, y que hay que hacer una "teología de la mujer" que replantee su papel en esta institución.

El encuentro Comunica 2.0, que se clausura hoy y que ha llegado a ser tema del momento o "trending topic" en Twitter, ha abordado también aspectos como la gestión cultural 2.0 y los "virales" que nos gobiernan.

El museo ha dejado de ser un lugar físico para convertirse en un "sitio virtual" con las nuevas redes sociales, ha explicado la gestora del perfil en Facebook del Museo Thyssen-Bornemisza, Gema Sesé, una "oportunidad magnífica" para llegar a públicos muy diversos y de todas las partes del mundo.

El perfil de los seguidores del museo en las redes (cerca de 76.000 en Twitter), añade, se asemeja mucho al visitante, con una media de edad de entre 30 y 50 años, pero con la particularidad de que la mayoría, un 60 por ciento, corresponde a mujeres.

"El museo tiene una imagen distante que con las redes se rompe", puntualiza Botoa Lefé, responsable de los perfiles de Twitter e Instagram del centro museístico madrileño.

La intención de la presencia de los museos en las redes, apunta Lefé, "no es captar público" sino "crear comunidad" y dar a los interesados la oportunidad de dialogar y opinar, y a los gestores de "encauzar" sus demandas.

Por su parte, la periodista del Huffington Post especializada en internet Delia Rodríguez ha abordado la "memecracia: los virales que nos gobiernan", un proceso, ha advertido, inicialmente "espontáneo" que cada vez está siendo "más intencionado".

Rodríguez ha apelado a ser "más racionales", a "tener cuidado con lo que estamos trasmitiendo", y conservar la responsabilidad y una "higiene memética" a la hora de compartir y dar credibilidad a estos mensajes.