Selecciona Edición
Iniciar sesión

Moody’s mejora la nota de España por primera vez desde el inicio de la crisis

Sube un escalón la solvencia de los bonos españoles, hasta Baa2, y los aleja del bono basura

La agencia mantiene una perspectiva positiva, lo que deja la puerta abierta a nuevas mejoras

Destaca el "reequilibrio" de la economía con mejoras en la competitividad exterior

Un hombre ante la sede de Moody's en Nueva York Bloomberg

La agencia de calificación crediticia Moody's ha decidido mejorar la nota de la de deuda soberana de España. Según la escala con la que determina la solvencia, los bonos españoles son ahora Baa2, un escalón mejor que el que ocupaba hasta ahora, lo que aleja a España del bono basura. Esta agencia se convierte en la primera que toma la decisión de mejorar la posición española. Moody's arrebató la triple A, considerada la matrícula de honor, en 2010 y desde entonces España encadenaba degradaciones.

Además, la agencia mantiene una perspectiva positiva para la deuda soberana, lo que deja la puerta abierta a nuevas mejoras de la calificación en futuras revisiones. La agencia ha explicado en una nota que toma la decisión animada por el "reequilibrio" de la economía española "gracias a un modelo de crecimiento más sostenible" apuntalado en las mejoras estructurales en la competitividad exterior, y no en el sector inmobiliario. Moody's insiste mucho en este aspecto y añade que "las exportaciones también están significativamente más diversificada que antes de la crisis, lo que limita la vulnerabilidad a una desaceleración del crecimiento". El reequilibrio, abunda, se ha producido incluso más rápido de lo que la agencia esperaba.

Fuente: Bloomberg.

La agencia también alaba las reformas estructurales, especialmente las del mercado laboral y el sistema público de pensiones, así como los avances en la reestructuración bancaria. En el caso de las pensiones, destaca la separación de su evolución del IPC, por el ahorro que supone. "Estos esfuerzos apoyan las expectativas de un crecimiento más fuerte y sostenible en el medio plazo y las mejoras continuadas en la recuperación de las finanzas públicas", apunta.

En su informe Moody's da un espaldarazo a buena parte de las políticas implementadas por el Gobierno. Pero también recuerda que España todavía acumula muchas debilidades: recuerda que su déficit ronda el 7% que la deuda está cerca del 95% del PIB y que sus previsiones apuntan a que seguirá al alza, superando el 102% en 2016. Además, señala que España tiene todavía "un sistema bancario relativamente débil", por el deterioro de la calidad de sus activos, y subraya la necesidad de reducir los altos niveles de endeudamiento del sector privado. También señala que es necesario que se lleve a cabo la reforma fiscal.

Más lejos del bono basura

España ha bordeado la peligrosa senda del bono basura desde 2012, cuando las agencias dejaron a la deuda soberana muy cerca de esta calificación. Caer en ella, hubiera supuesto determinar que los bonos españoles estaban destinados solo a inversores especuladores. El momento más peligroso lo vivió en julio de 2012, cuando la prima de riesgo (el diferencial con los bonos de Alemania considerados de referencia) llegó a 638 puntos. Las agencias de calificación, en general, van por detrás del mercado, ya que la prima está ahora en solo 188 puntos y esta semana tocó su mínimo desde abril de 2011, pero la mejora en la nota es solo de un escalón.

La agencia también alaba las reformas estructurales, especialmente las del mercado laboral y el sistema público de pensiones, así como los avances en la reestructuración bancaria

Pese al avance en la solvencia, lejos queda todavía el nivel anterior a la crisis. España disfrutaba de la matrícula de honor, la AAA, hasta 2010 en el caso de Moody's y Fitch y hasta 2009 en el caso de Standard & Poor's. Desde entonces, la nota cayó en picado. Para recuperar la triple A España debe escalar mucho, ya que la separan de la máxima calificación ocho posiciones. Los indicadores todavía preocupan a los inversores. La deuda de España está actualmente en máximos históricos: supone el 94% del PIB, la cifra más elevada desde comienzos del siglo XX. El déficit de 2013 se situará previsiblemente por encima del 6,5%, lejos del objetivo europeo.

Entre los socios del euro, Alemania está considerado todavía como el más solvente. Sus bonos todavía disfrutan de la matrícula de honor. Francia perdió la triple A de todas las agencias entre 2012 y 2013, pero todavía se sostiene en el sobresaliente. Grecia está considerada bono basura desde 2010 e Irlanda está a un escalón o dos (según el calificador) de esa consideración.

El Gobierno lleva meses pidiendo a las agencias que reconsideren su posición sobre la deuda española. Moody´s en diciembre mejoró ya la perspectiva sobre España de "negativa" a "estable". Pero entonces la agencia mantuvo la nota en Baa3. Tomó esa decisión porque consideró que "la evidencia de un reequilibrio sostenible de la economía española y a la mejora de las perspectivas económicas a medio plazo" y que "las finanzas públicas españolas están en la senda de una lenta mejoría". Con esta decisión seguí la estela marcada por las otras dos grandes agencias de calificación: Fitch, que también elevó la perspectiva el 1 de noviembre y Standard & Poor's que lo hizo el 29 de noviembre.