Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La crisis dispara la segunda mano

Casi la mitad de los españoles compran ropa, accesorios de bebé, electrónica de consumo o material deportivo usados

Acudir al mercado de segunda mano ha dejado de ser sinónimo de pobreza. La compra o la venta de pisos y coches usados han sido actividades habituales, ocultadas al tratarse de ropa o enseres domésticos. El periódico Segunda Mano, hoy en Internet, eBay y las tiendas Cash Converter han realizado una larga labor de educación para abrillantar este mercado escondido en el que comprar el coche del bebé, la ropa de marca o el penúltimo modelo de móvil a menos de la mitad de precio es tachado hoy de compra inteligente, y más de la mitad de los españoles participaron en esta actividad durante 2012.

Schibsted Classified Media (SCM), gigante noruego de los anuncios clasificados en 29 países, se ha convertido en el líder español del sector. Llegado a España en 2005 para adquirir 20 Minutos, ha intensificado las compras de portales de productos usados. En 2013 se hizo con el cien por cien de Anuntis, dueña de Segundamano (30 millones visitas mensuales), Fotocasa (12 millones) y Coches.net (9 millones). Recientemente ha comprado Mil anuncios (60 millones visitas) por 50 millones de euros para “reforzar nuestra posición como líder indiscutible en el mercado español de los clasificados online”, asegura Frode Nordseth, consejero delegado de SCM Spain.

El líder mundial eBay, ha sido testigo del cambio de mentalidad desde hace una década. “En España se intercambiaban, sobre todo, productos de coleccionismo hasta hace cinco años. La crisis ha llevado a los compradores a Internet a buscar buenos precios, y eso ha provocado el estallido de un nuevo mercado de moda, zapatos y complementos usados”, mantiene Alexander von Schirmeister, vicepresidente para Europa, Oriente Medio y África de eBay.

Las fusiones entre competidores son la respuesta al repunte del mercado

Artículos de bebé, móviles, tabletas, consolas y artículos deportivos son los otros artículos usados más comprados, a un precio medio de 15 a 100 euros. “La venta de estos productos se mantendrá cuando la economía se estabilice”, anticipa Von Schirmeister.

No solo eso. Beatriz Toribio, portavoz para España de segundamano.com, predice un largo recorrido para el mercado español. “Todavía está inmaduro. Leboncoin.fr, el portal líder francés, tiene una oferta superior a los 23 millones de productos, y nosotros, que somos líderes españoles y estamos multiplicando nuestras cifras, apenas superamos los 2,5 millones”. La idea de dar una segunda vida a las cosas en desuso aún no está generalizada, y queda más cool mostrar una cazadora con historia comprada en el londinense Camden Tow Market que en el Rastro madrileño. “Yo misma he descubierto hace poco las bondades de una compra que es inteligente. ¿Qué principiante se arriesga a comprarse un equipo nuevo para esquiar sin saber si mantendrá la afición?”, se pregunta Toribio.

Explosión numérica

138 de los 550 millones de artículos expuestos por eBay en el mundo son de segunda mano. El líder de las ventas entre particulares tuvo 23 millones de dólares de ingresos globales en 2013, y un tercio procedió de su aplicación móvil, descargada 220 millones de veces. Cada semana se listan 5,9 millones de artículos a través de la apps de eBay, y las transacciones realizadas con ella se han más que sextuplicado en dos años.

Segundamano.es tiene más de 2,5 millones de artículos tras cuadruplicar la cifra de 2008, cada día estrena 12.000 anuncios, y más de 11 millones de usuarios buscan, compran y venden artículos cada mes. Su app está en más de 1,7 millones de móviles españoles, y el número de usuarios con actividad se duplica cada mes desde hace un año.

Los usuarios de Wallapop han subido un millón de artículos valorados en 215 millones de euros, generan una actividad diaria de 200.000 euros, y el 80% se realiza en España. El 40% de sus productos son moda y accesorios.

Los establecimientos españoles de Cash Converters recibieron más de 20 millones de visitas en 2011, unas 1.000 diarias. La cadena tiene 82 tiendas con casi 1,2 millones de productos. Las videoconsolas y los videojuegos, los móviles, los artículos deportivos, la electrónica de consumo y la joyería son las categorías de mayor rotación. En 2013 vendieron más de 300.000 móviles, 700.000 videojuegos y 100.000 relojes de pulsera. El producto más caro vendido en España ha sido un submarino tipo James Bond para dos personas por 130.000 euros.

Las aplicaciones móviles acelerarán el mercado. El emprendedor Miguel Vicente ha utilizado los ingresos por la venta de la web de cupones descuento LestBonus para hacer, junto con otros socios, la app de segunda mano Wallapop, que crece como la espuma. “Quisimos devolver la segunda mano a la calle con una aplicación que mostrara al usuario los objetos ofertados a su alrededor porque es muy fácil ir a verlos, y eso facilita la venta. La geolocalización determinará el éxito del mercado de segunda mano móvil”, explica. Wallapop salió el pasado mes de octubre en España, y ya se ha implantado en el Reino Unido, Francia y Portugal. Está llegando al millón de descargas, el 80% en España. Para aumentar cuota en el exterior, va a realizar una segunda ronda de financiación en el mercado internacional. Será la tercera en apenas medio año, Esade Bank, Bonsai, Caixa Capital Risc, Enisa y el Instituto Catalán de Finanzas son algunos de los que participaron en las anteriores. Con el dinero desarrollará ventajas para el comprador.

“El crecimiento del mercado de ropa, electrónica y enseres procede de la actividad realizada entre los particulares en Internet y por el móvil”, indica Raquel García, consultora de Simple Lógica. La cadena de tiendas de artículos usados Cash Converters ha dejado de crecer en ingresos en los dos últimos años, a pesar de tener más clientes, y mantener la apertura de tiendas. No es poco, comparado con el desplome de actividad y el cierre de locales de ropa y de electrodomésticos en la calle.

“La crisis ha estancado nuestro crecimiento, pero nos ha traído un público nuevo”, dice Alex de Reguero, director de marketing de Cash Converters. La crisis también les ha traído una competencia de pequeñas tiendas muy especializadas. “Nos hemos quitado el prejuicio católico de cobrar por productos usados que deben regalarse a los necesitados, y la mentalidad de nuevos ricos de los años ochenta para acercarnos a la normalidad de la actividad anglosajona, donde los niños venden sus juguetes desechados”, añade De Reguero.

Las redes sociales dan un paso más. Truékalo es una de intercambio de productos usados, casas o garajes con 12.000 usuarios registrados. “La hice en 2006 para dar salida a lo que había acumulado en el sótano de mi casa, y he llegado a cambiar una moto grande por una pequeña”, explica Paco Toboso. Una experiencia similar llevó a José María de Juan a crear Trastillo en 2012, “para vender ocho ordenadores, superando el reparo de pedir dinero a mis amigos. Saqué 1.000 euros en unos días”. Trastillo es un Facebook para vender productos usados entre amigos con 6.000 usuarios.

Queda camino hasta llegar a las ventas de garaje estadounidenses. Simple Lógica indica que más de 22 millones de personas participaron en el mercado de segunda mano español (sin automóvil, ni vivienda) en 2012, doblando las cifras en nueve años. El 45% acudió a comprar; el 33,4%, a vender, y el resto hizo ambas cosas. Wallapop estima que el mercado puede alcanzar los 2.000 millones de euros en 2015, cuadruplicando la cifra de 2013.