Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las exportaciones alcanzan otro récord en 2013, pero se estancan al final del año

La venta de mercancías al exterior suma 234.240 millones en el ejercicio, un 5,2% más

En el último trimestre, las exportaciones apenas crecen un 1%, frente al 2% de las importaciones

Imagen de los contenedores almacenados en el puerto de Barcelona. Bloomberg

La pujanza del sector exterior, uno de las escasas señales positivas que ha emitido la economía española en los últimos años, dio signos de desfallecimiento en el tramo final de 2013. Según los datos divulgados este viernes por el Ministerio de Economía, la venta de mercancías al exterior ha registrado, por tercer año consecutivo, niveles récord: el valor conjunto de los bienes exportados en 2013 llegó a 234.240 millones de euros, un 5,2% más que en el ejercicio anterior. Pero el nuevo techo se alcanzó, sobre todo, por los resultados cosechados hasta el verano.

En el último trimestre del año pasado, sin embargo, el aumento de las exportaciones se atrancó, con un avance muy débil (un 0,8%), respecto al mismo periodo de 2012. Las importaciones esbozan el mismo cambio de tendencia. Mientras en el conjunto de 2013 las compras al exterior volvieron a contraerse (un 1,3% menos, hasta los 250.195 millones de euros), en el último trimestre avanzaron un 2%.

ampliar foto
Fuente: Ministerio de Economía y Competitividad.

El resultado es que el déficit comercial se acortó a la mitad en 2013 (de 32.000 a 16.000 millones), pero, también, que en los meses finales se volvió a ampliar. En todo caso, el de 2013 es el menor déficit comercial en dos décadas. Y el valor de las exportaciones equivale ahora al 94% de las importaciones, índice que hace 20 años no llegaba al 75%.

En la historia reciente, España nunca ha estado tan cerca de lograr un saldo positivo anual en el comercio de mercancías. Esta evolución —desde que el déficit comercial de 2007 se situara en más de 100.000 millones— debe casi tanto a la búsqueda de nuevos mercados por los exportadores como al desplome de las importaciones.

Para que el déficit comercial siga encogiendo debe mantenerse el avance exportador, ya que lo más probable es que las importaciones sigan creciendo, aunque sea de forma moderada, de la mano de la incipiente recuperación. En conferencia de prensa, el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, ha apostado porque será así. García-Legaz ha vaticinado que las ventas al exterior crecerán en 2014 a un ritmo similar, “aunque es un objetivo extremadamente ambicioso”. Y dio por hecho que el sector exterior, incluidos los servicios, volverá a tener una aportación positiva al crecimiento del PIB este ejercicio.

En diciembre, las exportaciones recobraron un cierto dinamismo (un 3% más que en el mismo mes de 2012), mientras las compras avanzaban también a buen ritmo (un 5,6% más). Descontado el efecto de los precios (que bajan en ambos casos), las variaciones registradas en diciembre se acentúan: en términos reales, las exportaciones aumentaron un 5,6% y las importaciones un 9,3%.

Solo Japón, con una

subida del 9,5% en 2013,

habría crecido más que España.

Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio

Pero los expertos, dada la variabilidad de esta serie estadística, aconsejan fijarse en periodos más amplios, como el trimestre, o prefieren referirse a los datos corregidos de los efectos estacionales. Medidos así, la radiografía es muy similar: estancamiento de las exportaciones, avance de las importaciones. En términos desestacionalizados, las ventas al exterior apenas crecen un 0,5% anual en diciembre, mientras las compras crecen un 2,4%.

Con un comercio mundial muy flojo en 2013 todo apunta a que España ha vuelto a ganar cuota exportadora. Entre las principales economías avanzadas, solo Japón, con una subida del 9,5% en 2013, habría crecido más que España, según García-Legaz. En EE UU, el incremento es del 2%, en Reino Unido es del 1%, y en la zona euro el valor de las exportaciones bajó un 0,1%.

El aumento de las importaciones en diciembre estuvo condicionado por las compras de bienes de equipo. El consumo da aún señales contradictorias: bajan las importaciones energéticas, pero suben las compras de bienes de consumo duradero. Son también las ventas de bienes de equipo y las de los productos petrolíferos de las refinerías españolas las que impiden que las exportaciones avancen más al final de 2013.

El descenso de las ventas a Alemania (un 5% menos) explica buena parte del retroceso en las exportaciones de bienes de equipo. Francia y Portugal compensan la falta de compras alemanas e italianas, lo que permite que las exportaciones a la zona euro —destino de la mitad de las ventas españolas— avancen un 4,8%. La debilidad de los países emergentes, que tiraron del sector exterior hasta mitad de año, se simboliza en el tropezón de las ventas a China (un 17% menos que en diciembre de 2012).