Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Especial Ahorro Inteligente

Trucos para ahorrar en la factura de la luz

Utilizar los electrodomésticos en el periodo valle ahorra hasta en un 40%, según la OCU

El IDAE calcula que el consumo de un hogar promedio al año en España es de 3.487 KWh

Una familia revisa las facturas del hogar.
Una familia revisa las facturas del hogar.

Tras el anuncio del Gobierno de que el sistema de subastas trimestrales para fijar el precio de la electricidad desaparecerá, se han abierto muchos interrogantes. Entre otros, si el precio de la factura será menor ahora que se facturará por horas a los que tengan contador digital o cómo serán las tarifas anuales fijas. Para que los cambios en la reforma energética no sean otro quebradero de cabeza para el consumidor, aquí están algunas de las medidas que se pueden tomar para recortar el gasto en la factura de un bien indispensable:

Bajar la potencia

La mayoría de los consumidores no tienen claro qué potencia tienen contratada y que aparece indicada en ese jeroglífico que es la factura. Con la subida de los precios en el último trimestre de 2013 se lanzó la campaña bájate la potencia, promovida por una veintena de organizaciones de distinto ámbito, preocupadas por la subida de las partes fijas de la factura que no dependen directamente del consumo del usuario. Según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), el consumo de un hogar promedio al año en España es de 3.487 KWh. Desde la página web que se estrenó junto a la campaña, se dan herramientas para poder valorar la potencia que cada hogar necesita y así elegir la más adecuada para cada uno. En la mayoría de las compañías, el coste por el cambio de potencia es de 11 euros, pero el ahorro en la factura compensa, según los expertos. En cuanto a sus aspectos negativos, puede llegar a darse la incómoda situación en la que, con todos los aparatos encendidos, salten los plomos.

Contratar una tarifa con discriminación horaria

El nuevo sistema que establecerá la tarifa eléctrica a través del precio que marque el mercado diario no modificará la opción de contratar una tarifa de discriminación horaria o también llamada tarifa nocturna. Es decir, una alternativa para pagar menos en las horas valle, aquellas en las que el precio de la luz es menor —entre las 22.00 y las 12.00 en invierno y las 23.00 y las 13.00 horas en verano—. Así, utilizar los electrodomésticos durante el periodo valle puede reducir el coste de la factura hasta en un 40%, pero hacerlo durante el resto de la jornada puede tener un sobrecoste de hasta el 20%, según cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Esta tarifa tiene unos precios más elevados que la estándar durante el día, pero en horario nocturno la luz es tres veces más barata, según las estimaciones del libro Trucos para ahorrar 5.000 euros de Rocío Carneros y Jorge Planelló. “Se pueden reemplazar los radiadores eléctricos e instalar acumuladores de calor para sacarle el máximo partido. Así, puedes programar tus aparatos eléctricos, la lavadora, la secadora, los acumuladores de calor o el lavavajillas para que funcionen durante la noche. Para un hogar medio que consiga desviar el 65% de su consumo al horario de tarifa reducida, el ahorro anual en la factura sería de hasta 200 euros”, calcula los autores en su libro.

Comprar electrodomésticos eficientes

Nuestro hábitos y los electrodomésticos que se usan en el hogar son esenciales para el ahorro en el consumo energético. El conjunto de los electrodomésticos representa entre el 20 y el 60% del consumo total de energía eléctrica, según señalan en el capítulo de Energía y agua del libro Trucos para ahorrar 5.000 euros al año. Otros consejos que se dan en esta misma publicación están relacionadas con los hábitos, como apagar el ordenador cuando no se está utilizando, desconectar todo lo que no se esté usando como la radio, el televisor, la licuadora, el microondas, que provocan el conocido como “consumo fantasma” al mantener estos aparatos en posición de stand by y que representan el 5% de la electricidad consumida en la casa.

Otro de los elementos importantes a tener en cuenta es la etiqueta energética que informa a los consumidores la eficiencia de cada uno de los electrodomésticos que se adquieren. Hay siete clases de eficiencia, identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A para los equipos más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes, según informa el IDAE.

Consultar el consumo en tiempo real

Actualmente, siete millones de hogares tienen instalados los contadores digitales que detallan el consumo en tiempo real, aunque solo cuatro millones son operativos plenamente. Estos dispositivos serán obligatorios en todas las casas a partir de 2018. Las empresas eléctricas son las que reciben estos datos y son ellas las que tienen que mostrar a través de la web lo que cada usuario consume en cada momento. Los expertos en energía coinciden en que aún es pronto para saber si compensará tener uno de estos dispositivos para ahorrar electricidad, aunque su obligatoriedad, a partir de 2018, despejará esta duda.

Para tener los datos en tiempo real hay otras alternativas hasta tener instalado este dispositivo. NImbeo, una start-up española, ha ideado Hermes, una herramienta de gestión de datos que monitoriza las incidencias de seguridad de la red y predice a un usuario el gasto eléctrico que tendrá con un año de antelación. Además, la Asociación Nacional de Ahorro y Eficiencia Energética (ANAE) ha lanzado al mercado un dispositivo en el que a través de un sensor acoplado al cuadro eléctrico se puede visualizar el consumo instantáneo en cualquier ordenador, tableta o smartphone. A través de la web se podrá consultar cuánta energía se está consumiendo en tiempo real y te ayudan a fijar objetivos de consumo (o de gasto) mensual.

Detalle del informe personalizado de Effipeople. ampliar foto
Detalle del informe personalizado de Effipeople.

Som energía, una cooperativa comercializadora de energía verde desde 2011, ha llegado a un acuerdo con Effipeople para ayudar a sus socios a reducir su factura, además de sus emisiones de CO₂. “En primer lugar les ayudamos a entender de una vez por todas cómo es su consumo energético, como traducirles los KWh a euros y los kilos de CO₂ a árboles y les damos consejos personalizados y les motivamos para que mejoren su eficiencia”, explican fuentes de la organización.

Con ellos, los usuarios reciben los llamados Informes energéticos personalizados, que son unos documentos mensuales con la información sobre los consumos de un modo visual y comprensible. Así, indican desde esta empresa, el usuario puede conocer de un vistazo toda la información del histórico de consumos, la energía que consumen los electrodomésticos y, por supuesto, los consejos personalizados, que son diferentes según el perfil de cada cliente. “Hasta ahora sólo tenían una factura que muy pocos entendían, ahora tienen un informe personalizado que les habla de conceptos que entienden y que les lleva de la mano para ayudarles a ahorrar mes a mes”, añaden desde Effipeople.

Más información