Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El pecado de la banca española

Las preferentes se han convertido en el símbolo de la protesta contra el sector financiero

En toda España hay cerca de 10.000 procesos judiciales abiertos

Manifestación de afectados por las preferentes en Vigo, el sábado. EFE

Si hay algo capaz de canalizar el malestar de la sociedad contra la actitud de la banca durante la crisis, ese elemento son las preferentes. Desde que empezaron a emitirse estos supuestos productos de ahorro en la década de los noventa, cerca de 850.000 personas han comprado alguna de las múltiples emisiones de preferentes y deuda subordinada que llevaron a cabo los bancos, las antiguas cajas e, incluso, hasta una docena de empresas que nada tenían que ver con el sector financiero.

Fuente: CNMV.

Aunque la mayoría de ellos han conseguido deshacerse de ellas, aun a costa de sufrir pérdidas al aceptar su canje por acciones u otro tipo de deuda no perpetua, los peor parados han sido los clientes de las entidades nacionalizadas, atrapados hasta el rescate y forzados después a sufragar parte de las ayudas. De hecho, han tenido que recurrir al arbitraje o a los tribunales para tratar de recuperar su dinero. Pero, ¿cómo está actualmente el proceso?

»Hasta 42.500 millones. La CNMV, en respuesta a la fuerte protesta social, elaboró un informe en 2013 para intentar arrojar luz sobre lo sucedido. En el documento afirma que entre 2008 y 2012 las entidades emitieron preferentes y deuda subordinada para financiarse por 42.584 millones. A marzo de 2013, el saldo vivo y pendiente de devolver se reducía a 22.700 millones. De esta cifra, unos 8.300 millones correspondían a las nacionalizadas, que las han canjeado con quitas entre el 60% y el 38% del valor inicial de la inversión.

»Vendidos contra la norma. El regulador estima que al menos 6.000 millones de las preferentes se vendieron incumpliendo la ley. En la mayor parte de los casos, porque no se comprobó si el producto —especie de acciones condicionadas a la obtención de beneficios pero vendidas como depósitos a plazo fijo— era idóneo para el perfil de los clientes o porque no se informó de sus riesgos. Entre estos destacaba que si surgían problemas para el emisor, como sucedió en 2010, se quedaban sin liquidez y no había forma de venderlos.

»Proceso de arbitraje. La CNMV asegura que nueve de los 13 grupos financieros que existen hoy cuentan con algún banco o caja que ha vendido preferentes. Esto es, prácticamente todos, incluidos los grandes como Santander, BBVA o Caixabank. Hasta el estallido de la crisis, las propias entidades recompraban estos títulos. Al empezar las tensiones se empezaron a canjear por otro tipo de deuda o, si la entidad emisora estaba cotizando, por bonos convertibles en acciones. En las dos opciones, la solución ofrecida incluía quitas en la mayoría de los casos. Una entidad que no había emitido nunca preferentes, BBK (ahora integrada en Kutxabank), se hizo cargo de solucionar el problema de quienes tenían preferentes emitidas previamente por la entidad que absorbió o rescató: Cajasur. Recompró todas las participaciones preferentes convirtiéndolas en depósitos a tres años y a plazo fijo, por un importe de más de 149 millones de euros, sin aplicar ninguna quita. Este tipo de soluciones no fueron posible para los clientes de las cajas que fueron rescatadas por el Estado. Para ellos, se abrió la vía del arbitraje, con lo que el Gobierno cedía a la presión social con el argumento de que se cometieron irregularidades en su comercialización masiva en las sucursales.

»Bankia. Ha recibido 183.326 solicitudes de devolución y en 134.160 casos (el 73%) el arbitraje ha sido favorable al cliente. Bankia hizo una provisión de 1.200 millones para afrontar los errores de comercialización y ha apartado otros 230 millones para casos pendientes en los tribunales.

»Novagalicia. Fue la primera en iniciar la fórmula del arbitraje para compensar a los damnificados en 2012. El proceso ha concluido con 58.000 resoluciones a favor de los clientes, el 62% del total. La cantidad reembolsada roza los 500 millones pero hay otros tantos millones que siguen sin recuperarse tras su nacionalización. NCG Banco cifra en un 15,5% la pérdida media de inversión por cliente y en un 25,7% para quienes no fueron al arbitraje ni llegaron a acuerdos judiciales.

»Catalunya Banc. El arbitraje ha dado la razón a 23.000 clientes por más de 330 millones y ha recibido 37.176 solicitudes.

»Frente judicial. Hasta que en diciembre la Audiencia Nacional dio luz verde a investigar a la antigua cúpula de Caja Madrid por las preferentes, los casos de atrapados por estos productos se habían visto siempre en juzgados de primera instancia. Allí se han visto los casos más abusivos, en los que era evidente que los compradores no tenían los conocimientos necesarios para adquirir estos productos, como niños o ancianos. Solo NCG tiene pendiente de resolución 4.479 demandas.

Más información