Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juez imputa por estafa a Blesa en el caso de las preferentes

El juez de la Audiencia llama a declarar a consejeros y ejecutivos de Caja Madrid y Bancaja para saber si vendieron estos productos engañando a sus clientes

La venta de las participaciones preferentes y la deuda subordinada se ha convertido en las subprime españolas. Entre los que suscribieron los productos que emitió en 2009 Caja Madrid, entonces presidida por Miguel Blesa, estuvo José María Bella, un empresario que colocó en preferentes todo lo obtenido con la venta de su sociedad: 340.000 euros, convencido de que era renta fija. Inició un proceso penal y tras muchas discusiones judiciales, ayer el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu echó a andar el caso al citar a declarar como querellados por estafa a Blesa y a otros 14 consejeros y directivos de la caja madrileña y de Bancaja.

La venta masiva e incorrecta, en muchos casos, de estos productos alcanzaron los 42.500 millones de euros, aunque la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) cree que solo 6.000 millones se comercializaron incorrectamente, como productos tóxicos. Solo Caja Madrid emitió 3.000 millones. Se han conocido casos de niños, ancianos, personas con deficiencias mentales y analfabetos que adquirieron estos arriesgados productos. Los clientes más afectados han sido los de las entidades nacionalizadas, porque al quebrar provocaron que las preferentes emitidas perdieran entre el 38% y el 60% de su valor.

Bankia llegó a tener 300.000 clientes afectados por los productos vendidos por Caja Madrid y Bancaja. Tras meses de proceso de arbitraje, se ha determinado que 49.000 clientes no recibirán compensación. Esta decisión abre un nuevo proceso judicial de grandes proporciones.

La Audiencia Nacional investiga ahora si los ejecutivos de Caja Madrid y Bancaja intentaron “paliar, retrasar u ocultar de alguna manera” el deterioro patrimonial de las cajas “utilizando la emisión de deuda subordinada y/o participaciones preferentes como una manera de captar activos y disfrazar la situación de insolvencia” en la que se encontraban, especialmente Caja Madrid y Bancaja. Es decir, si se aprovecharon de la credibilidad que tenían ante su clientela para reforzar el capital de las cajas aun a sabiendas de que el futuro de la entidad era más que complicado. La Audiencia ha decidido no investigar el proceso de comercialización ni a los responsables directos.

La clave es si sabían de la insolvencia de la caja al vender estos productos

Jordi Ruiz de Villa, socio responsable de litigación bancaria del despacho Jausas, que representa al empresario Bella, cree que “se puede demostrar que la agencia Moody’s calificó las preferentes de Caja Madrid como bono basura en mitad del periodo de comercialización, en junio de 2009, pero los directivos de la caja no lo advirtieron ni suspendieron su venta, engañando a los compradores”. La calificación de la agencia de rating especificaba que las preferentes con esa nota, Ba2, “son propias de inversores especuladores”.

Esta situación ha producido, según Ruiz de Villa, “un engaño y un enorme perjuicio al querellante, así como un desproporcionado lucro a las entidades gobernadas por los querellados”. La razón es que la acusación cree que las cajas utilizaron el dinero de las preferentes para recomprar deuda senior de las propias entidades con grandes beneficios propios.

Esta y otras cuestiones son a las que Blesa deberá responder el próximo 3 de marzo, así como los exconsejeros de Caja Madrid Gonzalo Martín Pascual y Gerardo Díaz Ferrán, a su vez expresidente de la CEOE. Este último está en la prisión de Soto del Real, en Madrid, por otra causa. El 4 de marzo están citados los exconsejeros de Caja Madrid Jesús Pedroche, Rodolfo Benito, José Manuel Fernández Norniella y José María Arteta. El 5 de marzo será el turno de Fernando Cuesta Blázquez, responsable del contenido de folletos en nombre del garante, Caja Madrid; Carlos Contreras, director de negocio de finanzas corporativas de Caja Madrid, y Manuel Fernández Navarro, director de cumplimiento normativo. El jueves 6 de marzo, el juez instructor del caso Bankia ha citado a Carlos Stilianopoulos, expresidente del consejo de administración de Caja Madrid Finance Preferred; José Luis Sánchez Blázquez, vocal del consejo de esta entidad, y Álvaro Canosa Castillo, consejero delegado de la filial de las preferentes de la entidad crediticia madrileña. El 7 de marzo el magistrado interrogará a los responsables de Bancaja Aurelio Izquierdo, responsable del contenido del folleto de venta de preferentes en nombre de la entidad valenciana, y Fernando García-Checa, exdirector general de Bancaja.

La razón de incluir a directivos de la entidad valenciana se debe a que también se ha admitido una querella por preferentes de Bancaja. En el auto de instrucción cuatro de la Audiencia, se recuerda que la CNMV en febrero de 2013 emitió un informe que concluía que de la forma en que Bancaja y Caja Madrid casaban sus operaciones sobre participaciones preferentes y deuda subordinada, podía desprenderse la comisión de un delito de maquinación para alterar el precio de las cosas previsto en el artículo 284 del Código Penal.

Moody’s calificó como ‘bono basura’ las preferentes y no lo advirtieron

El paso dado ayer por el juez Andreu llega después de que el 12 de diciembre la Audiencia diera luz verde a investigar a Blesa y a otros antiguos consejeros de la entidad por planificar la venta de las preferentes, como solicitó Bella.

La Audiencia ha rechazado la comparecencia del expresidente de la CNMV Julio Segura, que al final no tendrá que acudir a dar explicaciones ante Andreu. Tampoco Miguel Ángel Fernández Ordóñez, exgobernador del Banco de España, tendrá que declarar, algo en lo que Andreu sí ha coincidido con el fiscal anticorrupción que se oponía a investigar las preferentes en la Audiencia.

Ruiz de Villa recoge en la querella declaraciones del ministro de Economía, Luis de Guindos, del comisario europeo Joaquín Almunia e incluso del propio presidente Mariano Rajoy, donde reconocen la “incorrecta” actuación “de los bancos y cajas” y “el engaño” cometido. Ahora llega la hora de los jueces en el caso más sangrante de la crisis financiera.

Más información