Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los parques eólicos anteriores a 2005 dejarán de recibir ayudas

Industria envía al regulador su propuesta para fijar las primas a las renovables

La retribución media pasaría a ser del 7,39% para las instalaciones ya operativas

Se establecen 1.400 tipos con multitud de parámetros para calcular los pagos

Imagen de archivo de un parque eólico. EFE/Archivo EFE

Las instalaciones eólicas que obtuvieron su autorización antes de 2005 dejaran de percibir retribuciones específicas "por haber superado la rentabilidad razonable", en virtud de los nuevos parámetros propuestos por el Gobierno para retribuir a las renovables. Así, estas instalaciones pasarán a recibir únicamente el precio por vender la energía que producen en el mercado sin ningún tipo de subvención adicional.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha enviado ya a la CNMC el reglamento que desarrolla las nuevas primas a las renovables tras la reforma y que recortan los pagos al sector. Según los documentos, de más de 1.500 páginas, el Ejecutivo establece 1.400 estándares para fijar la retribución de las instalaciones de renovables en función de la inversión realizada, antiguedad y eficiencia.

Así, se especifican 806 tipos de instalaciones para la cogeneración, 576 para la fotovoltaica, 23 para la eólica o 18 para la termosolar. Para llegar a esta clasificación se cruzan variables como la potencia, el posible combustible, la tecnología, las modificaciones sufridas o el año de autorización de explotación. Además, se recogen unas vidas útiles de las instalaciones que oscilan entre los 20 y los 30 años. La cogeneración quedará dentro de los 20 años, la fotovoltaica en los 30 años y la termosolar en los 25 años.

Según EP, la rentabilidad media para las instalaciones de renovables y cogeneración que ya están operativas se sitúa en el 7,39% y, para las que entren en funcionamiento en el futuro, en el 7,5%. Las rentabilidades prometidas antes llegaban al 14% en 2005. Al anunciar la reforma energética, el Gobierno había cifrado en unos 1.750 millones de euros el recorte al anteriormente conocido como régimen especial. En el documento remitido ahora, Industria recuerda que las primas al régimen especial han ascendido a 50.000 millones entre 1998 y 2013, y que entre 2005 y 2013 aumentaron en un 800%.

Aparte de la rentabilidad razonable recogida, la nueva orden recoge un incremento anual de la retribución percibida del 1% hasta el final de la vida útil de la planta. La nueva orden también recoge unas estimaciones del precio de la electricidad de 49 euros por megavatio hora (MWh) para 2014 y de 50 euros para 2015. Sobre estas referencias, y con unos máximos y mínimos de precios, se fija la rentabilidad razonable de cada periodo regulatorio de seis años, con revisiones cada tres.

Para el cálculo de la retribución de las plantas se han tenido en cuenta los ingresos estándar por la venta de la energía valorada al precio del mercado, los costes estándar de explotación necesarios para realizar la actividad y el valor estándar de la inversión inicial, todo ello para una empresa "eficiente y bien gestionada".

Industria realiza un breve desglose, a modo de ejemplo, del recorte para cada tecnología. En el caso de la eólica, va de la pérdida de prima para las plantas anteriores a 2004 hasta incluso una mejora del 2,1%, pasando por otro recorte prototípico del 6,9%. En la termosolar se describen casos entre los que se aprecia un recorte del 5,7%, mientras que en los distintos escenarios para fotovoltaica hay un caso con recortes del 7,1% y otros incluso con mejoras retributivas, de hasta el 9%.