Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las escuelas latinas miran a España

Los centros de formación directiva del otro lado del Atlántico necesitan globalizarse

Campus de la escuela de negocios IAE, primera de Argentina.
Campus de la escuela de negocios IAE, primera de Argentina.

Al contrario que en España, en América Latina existen más universidades que escuelas de negocios de renombre. La explicación, según Miguel Carmelo, presidente de la Universidad Europea de Madrid y consejero delegado de Laureate International Universities Europa, cuya red cuenta con más de 450.000 estudiantes al otro lado del Atlántico, es sencilla: “El posgrado es una evolución de la enseñanza superior, y en América Latina su penetración es muy inferior a la europea. Allí, los másteres están dirigidos principalmente a alumnos de alto poder adquisitivo que, en general, prefieren cursarlos en Estados Unidos y en Europa, en escuelas de negocios reconocidas mundialmente”.

“Los estudiantes de posgrado buscan carreras globalizadas para poder encontrar trabajo. Por eso optan por la experiencia internacional, que buscan fundamentalmente en Estados Unidos y en España, los mercados que más les interesan. De hecho, en nuestros intercambios de alumnos no miramos a otros países de la región”, apoya al teléfono desde Santiago de Chile Monique Delaveau, coordinadora del MBA Internacional de la Escuela de Administración de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

“En América Latina existen pocas escuelas específicas de formación de directivos, como puedan ser INCAE, en Costa Rica y Nicaragua; o IESA, en Venezuela y Panamá. Este tipo de formación se imparte en la mayoría de los casos a través de departamentos de las propias universidades”, indica Santiago Íñiguez, decano de IE Business School. “El mercado en Latinoamérica no es tan grande, y por eso, las escuelas se insertan en las universidades”, explica Delaveau.

Dependientes de las universidades, los centros de América Latina quieren su peso en el mundo

“En países como Chile, Brasil, Colombia, Argentina, México y Venezuela es donde más desarrollada está la formación de posgrado y de administración de empresas”, indica Eduardo Solano, presidente del Consejo Latino Americano de Escuelas de Administración (CLADEA) y decano de la Escuela de Negocios y Economía de la Universidad de las Américas Puebla, desde esa localidad mexicana. En su opinión, el problema está en que “en América Latina no hemos atacado bien la educación en sus primeros niveles y eso es lo que no ha permitido el despegue de las escuelas de negocios, justo al contrario de lo ocurrido en los países asiáticos, que se han preocupado mucho por la educación, y sus escuelas de negocios ganan rápidamente posiciones en los rankings internacionales”. En el conocido listado de Financial Times, entre los 100 primeros centros mundiales de educación de ejecutivos solo aparecen dos instituciones latinoamericanas, la brasileña Coppead y la costarricense INCAE, frente a una docena de asiáticas, mucho más adelantadas en la clasificación.

“No estamos en los ranking internacionales porque pocas escuelas de negocios latinoamericanas ofrecen programas globales y pocas imparten másteres en inglés”, explica desde São Paulo Tales Andreassi, director del Centro de Emprendimiento de FGV-EAESP. “Son centros demasiado locales porque no han tenido ni la necesidad ni la visión de salir fuera de su territorio. Y, en general, son mucho más pequeños que los españoles”, considera Eduardo Martínez-Abascal, director de relación con escuelas asociadas de IESE, que desde 1967 se ha implicado en la tarea de ayudar a la creación de escuelas de dirección de empresas en América Latina, en concreto han sido nueve en México, Argentina, Perú, Ecuador, Uruguay, Chile, Brasil, Colombia y Guatemala, “hoy, todas ellas independientes y líderes en sus respectivos países”, agrega.

IPADE fue la primera de ellas. Y, según su director general, Rafael Gómez Nava, “la ayuda de IESE y de Harvard Business School desde nuestra creación, en 1967, ha sido un factor determinante del prestigio que tenemos en México”.

En su opinión, “uno de los grandes retos que tenemos actualmente las escuelas de la región es la internacionalización, dado que las empresas y los empresarios son cada vez más globales”. Los centros de formación de directivos de América Latina tienen alianzas entre ellos y también con instituciones estadounidenses y europeas (especialmente españolas), “pero debemos realizar programas conjuntos”, mantiene Gómez Nava. Según Íñiguez, “las escuelas de la región están mirando cómo han acometido las españolas su proceso de expansión para intentar afrontar el suyo”.

El ranking en el que se miden los centros de enseñanza de ejecutivos al otro lado del Atlántico es el que confecciona la revista América Economía. En 2013, lo lideran INCAE (Costa Rica), U. A. Ibáñez (Chile), ITAM y EGADE (México) y FGV-EAESP (Brasil).

La referencia como oportunidad

El director general del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), Álvaro Martínez-Echevarría, ha sido elegido miembro europeo de la junta directiva de la asociación más representativa de las escuelas hispanoamericanas o iberoamericanas —como reivindica que hay que llamarlas para destacar su origen español—, CLAVEA.

Con 202 miembros de 30 países y con la presencia de casi una treintena de instituciones españolas, los objetivos del director del IEB en la asociación son que España se convierta en una referencia en educación al otro lado del Atlántico. “La Universidad española es muy mala, al contrario que las escuelas de negocios, que figuran entre las mejores del mundo, y tenemos que aprovecharlo para aumentar nuestra influencia en Hispanoamérica, nuestro mercado natural. Hemos de colocar a España como referente del turismo formativo y también tenemos que hacer del idioma español una lengua franca, haciendo valer que es la segunda lengua más hablada del mundo”, agrega.

“El futuro pasa por que España se convierta en receptor de estudiantes extranjeros”, mantiene Santiago Íñiguez, decano de IE Business School, que aprecia cómo la demanda que más crece en los últimos años en su escuela es la proviniente de Brasil y México. “Es una gran oportunidad para España el hecho de que cada vez más gente joven en los países latinoamericanos busque educación de prestigio, puesto que al menos en México la mitad de ellos eligen España como destino”, señala el presidente de CLAVEA, Eduardo Solano.

Esta asociación celebrará este año su junta anual en la sede barcelonesa de ESADE. Precisamente, el objetivo que se ha fijado la escuela española este año es consolidar su presencia en América Latina, donde impartirá su MBA también en español y creará el programa Latam Lab, especializado en esa región.