Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pemex da aire a los astilleros gallegos con la construcción de dos floteles

La petrolera mexicana adjudica las obras tras año y medio de negociaciones

Los buques se construirán en Ferrol y Vigo, con una inversión de 290 millones cada uno

Foto de archivo del astillero de Navantia en Ferrol.

Dieciséis meses después de que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, anunciara un gran acuerdo con Pemex que supondría una fuerte inversión de la petrolera en la región, este martes la compañía ha anunciado que dos astilleros gallegos serán los encargados de construir dos hoteles flotantes. Las empresas españolas beneficiadas son la pública Navantia y la privada Hijos de J. Barreras, que se han presentado al concurso a través de PMI Norteamérica, filial de Pemex. Los floteles se construirán en Ferrol y Vigo y la inversión para cada uno de ellos será de 407 millones de dólares.

El anuncio de Pemex, todo un alivio para los gallegos, ha llegado después de un largo proceso. Fue un mes antes de las elecciones autonómicas de 2012 - en las que Feijóo consiguió la reelección - cuando el presidente dio a conocer el acuerdo a pesar de que no se mostró ningún contrato firmado. Pemex aclaró más tarde que la adjudicación de los llamados floteles - buques construidos para alojar a trabajadores de plataformas petrolíferas - se realizaría a través de concurso y que no había nada decidido. En la última fase de este han competido siete empresas. Pemex se hizo con el 51% del capital de Barreras el año pasado

“Tras la presentación de las propuestas técnicas y económicas, la oferta presentada por PMI Norteamérica S.A. de C.V. resultó ganadora en ambas partidas con el precio más bajo solvente, entre las ofertas de las siete empresas que calificaron a la última fase”, dice el comunicado de la compañía que se ha publicado poco después de las 20.00 h. mexicanas (3.00 h. de la madrugada en España). 

Durante todos estos meses, la petrolera mexicana ha retrasado la decisión hasta en cinco ocasiones, aumentando la impaciencia de los trabajadores gallegos, que veían en estos contratos una tabla de salvación para un sector especialmente castigado por la crisis económica. Sin embargo, las autoridades españolas han insistido en que la inversión estaba asegurada y que los dos floteles acabarían construyéndose en Galicia. “Los tiempos de México no son los de Galicia”, dijo Feijóo en noviembre, cuando se produjo un nuevo aplazamiento. 

La noticia supone un balón de oxígeno para la región, especialmente en la ciudad de Ferrol. Después de la de la entrada de Pemex en el capital de Barreras, la adjudicación a este astillero vigués se daba casi por hecha. Sin embargo, la situación en Ferrol era casi desesperada: el astillero no cuenta con encargos y llevan esperando desde hace meses que se resuelva la adjudicación de los floteles. Hace casi un año, el ministro de Hacienda español, Cristóbal Montoro, les dijo a sus trabajadores que “estarían cortando chapa” la pasada primavera. 

"Si hace tres o cuatro meses hablábamos de estar al borde del precipicio hoy estamos cayendo, nos estamos jugando si va a haber carga de trabajo", aseguraba en la tarde del martes a la agencia de noticias Europa Press Lito Blanco, secretario del Comité de Empresa de Navantia Ferrol. "Si no contratamos ese buque, el flotel, este año no habrá posibilidades de tener otro contrato; o este año trabajamos en ese buque o no será en ninguno”. Los datos del Comité calculan que, desde 2011, más de 3.000 personas se han quedado sin trabajo en más de 80 empresas que dependían de Navantia. 

La petrolera mexicana ha querido zanjar cualquier polémica sobre si la adjudicación estaba decidida de antemano en el comunicado en el que ha anunciado la noticia. “El proceso, totalmente transparente y auditable, se realizó con estricto apego a las normas aplicables, y contó con la presencia de un testigo social”, dice el texto.

Los floteles son buques que se adosan a las plataformas petrolíferas y dan a estas apoyo logístico. En ellos se aloja el personal cuando no está trabajando. La compañía ha informado de que el plazo de los servicios contratados "será de 3,653 días naturales (10 años), a partir del 13 de julio de 2016, con fecha de término el 13 de julio de 2026".

El pasado mes de diciembre, cuando se materializó la entrada de Pemex en Barreras, la petrolera mexicana anunció un contrato para la construcción de un barco atunero, el primer encargo en los astilleros después de 30 meses sin trabajo. El encargo está presupuestado en 20 millones de euros. Además, los directivos que se trasladaron hasta Galicia adelantaron que existen negociaciones muy avanzadas para construir otros cuatro buques.