La deserción puede con los cursos ‘online’

El abandono de los másteres virtuales es del 35% y llega al 90% en los MOOC

Una alumna sigue la clase a través de su tableta. / Luis Sevillano

En España la formación online no acaba de entrar por el aro. La tasa de abandono, según la Escuela Europea de Dirección de Empresa (EUDE), se sitúa en torno al 35% en másteres y posgrados y llega hasta el 90% en los denominados MOOC (massive opening on line course),que han invadido literalmente el mercado. Un panorama que empeora entre el tejido directivo, que opta por la formación presencial en el 77% de los casos. “Son más reacios a entrar en la enseñanza a través de Internet los altos directivos que los mandos intermedios”, sostiene la vicedecana de innovación pedagógica de IE Business School, Didina González.

Antes de emprender esta aventura en la Red es preciso un cambio radical de mentalidad en los usuarios porque este tipo de educación ha llegado para quedarse y exige fidelidad, además de desterrar el mito de que estudiar así precisa poco esfuerzo. “En el estudio online es necesaria una primera experiencia seria. Las empresas están recurriendo a esta formación, pero muchos de sus directivos no están demasiado familiarizados con las nuevas tecnologías y tienen miedo al cambio”, explica Enrique Benayas, director general del Instituto de la Economía Digital de ESIC.

Según un estudio realizado por Global Estrategias, el 57% de las empresas ha organizado alguna vez formación a distancia, el 26% ha utilizado las nuevas tecnologías para la formación y el 15% ya tiene implantada la formación online. “Los sectores que más usan este tipo de educación son: telecomunicaciones, seguros y finanzas, laboratorios farmacéuticos y retail, que comprueban que la calidad de los objetivos se cumple en capacitación y en las competencias que adquieren los alumnos, pero necesitan una gestión del cambio en formación”, señala Benayas.

Y es que son muchos los expertos que unen sus voces para concienciar tanto al alumno, que ha de introducirse de lleno y sin miedo en plataformas, aulas y bibliotecas virtuales, foros y chats, como a los profesores, que deben estar a la altura de estas nuevas exigencias tecnológicas para dar una respuesta de calidad a un alumno ubicado en cualquier parte del planeta, explica González.

Los directivos son más reacios que

el resto a las clases a través de Internet

“Cuando la tasa de abandono es alta es porque toda la responsabilidad de la formación a distancia se le da al alumno, quien, ante una circunstancia inesperada, vive la presión de decidir entre lo urgente y lo importante”, explica Paolo Lombardo, director de tutorías de EUDE, “y acaba dejando el curso a pesar del desembolso que acarrea”.

Unas clases no tan masivas

“Los cursos masivos por Internet son una iniciativa con mucha fuerza, donde la calidad se mide por el prestigio de la institución que los imparte. Sin embargo, deben potenciar la figura del profesor. En el último congreso Educa On line celebrado en Berlín se planteaba si en realidad son cursos o no pasan de ser contenidos”, explica Didina González, de IE Business School.

Los MOOC hacen de la motivación del alumno su razón de ser. “El problema es que no es así”, señala Joseph Lluis Cano, profesor de ESADE. En su opinión, “los cursos abiertos y gratuitos son una utopía porque no se puede generalizar el conocimiento hasta el extremo de englobar a alumnos de 16 a 96 años”.

“De ellos finalizan con suerte el 5% de los estudiantes porque se acercan a estos cursos masivos porque han leído un artículo en prensa, porque quieren hacer un curso de Harvard sin dominar inglés o porque van a probar suerte”, afirma Arturo de las Heras, de Udima.

Según Cano, la inversión que exigen estas plataformas gratuitas son muy altas y muy difíciles de rentabilizar. “La Universidad de Harvard y el Massachusetts Institute of Technologies han invertido 30 millones de dólares cada uno en montar su plataforma, a la que se acaba de unir Google. Esta misma universidad cobra 250.000 dólares por asesorar en la puesta en marcha de uno de estos cursos, a lo que hay que añadir el coste de 50.000 o 60.000 dólares en desarrollarlo”.

Los puntos negros que, según los expertos, hacen que los MOOC no sean tan masivos son: el idioma, ya que un alto porcentaje de esta formación se basa en vídeos en inglés, para lo que se requiere un alto conocimiento de esta lengua; la tecnología de base que se necesita para acceder a ellos, y el conocimiento para usar plataformas del tipo UMooc, Miríada X, Aprendo, Coursera, Lore, Openclass o Canvaas Network, Edx; el acceso, al ser abierto, un elevado porcentaje de las inscripciones carecen de la formación adecuada para culminar con éxito el curso; y la certificación, pues, salvo las escuelas de negocios prestigiosas, no son muchas las instituciones que certifican la finalización de estos estudios online.

Según la representante de IE Business School, “un máster requiere un esfuerzo que es difícil calcular a priori. Exige una dedicación de 15 a 20 horas semanales”. Un estudio que, en opinión de Arturo de las Heras, director general de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima), debe potenciarse con motivación por parte de las instituciones, que es la forma de combatir las deserciones prematuras.

“Hacemos trabajar a los alumnos siguiendo la misma planificación que los cursos presenciales. Aplicamos la modalidad blended (80% online y 20% presencial), en la que la parte presencial se desarrolla siempre al inicio para conseguir ese sentimiento de clase en el que se trabajan habilidades y técnicas de negociación. En online hay dos modalidades: a tiempo real con videoconferencia y webcam, donde se interactúa con micrófono y chats o a través de foros de discusión. Profesores y alumnos tienen la obligación de entrar todos los días”, señala la vicedecana de IE, cuya “tasa de abandono es inferior al 1% debido a que nuestra metodología se basa en potenciar en el alumno el sentimiento de pertenencia a un programa y a una institución”.

Según Benayas “en online el alumno quiere respuestas rápidas y de calidad. Y ahí es donde reside el éxito de los programas”. De hecho, para Adrián Muñoz, alumno del MBA online de EUDE, “la mayor dificultad que entraña el aprendizaje a través de Internet es la ansiedad que genera no solventar una duda de concepto al momento”.

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
EN OTROS MEDIOS
Ver todas »

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El Estado solo recupera el 4% de las ayudas a la banca

Amanda Mars Madrid

La mitad del capital público inyectado ya se da definitivamente por perdido

El BBVA reducirá un 40% los costes de Catalunya Banc

El banco comprador gastará 450 millones en la reestructuración

La caja que se tragó el ladrillo

Lluís Pellicer Barcelona

Caixa Catalunya invirtió más de 4.500 millones en una gran promotora

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana