Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CANAL DE PANAMÁ

Sacyr pide un adelanto de 293 millones a Panama para seguir con las obras

La Autoridad panameña propone entregar 134 millones a cambio de que cancelen la amenaza

Exige que el consorcio ponga otros 74 millones para subcontratistas y proveedores

El consorcio de la empresa española Sacyr Vallehermoso y sus socios que construye la ampliación del Canal de Panamá ha informado este martes que ha propuesto a la agencia estatal panameña que administra la vía que les entregue un adelanto de 400 millones de dólares (293 millones de euros). Además, se ha comprometido a aportar 100 millones de dólares (73 millones de euros), para evitar la paralización de las obras a partir del 20 de enero.

En un comunicado, el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), encabezado por Sacyr, aseguró este martes por la tarde que “de forma responsable y consciente de la importancia del proyecto, ha presentado una propuesta con miras a buscar una solución definitiva, siempre dentro del contrato y de las leyes panameñas en la que se ha comprometido a inyectar” 100 millones de dólares y que ha solicitado a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) un anticipo de 400 millones de dólares.

Responsables de GUPC y de ACP sostuvieron este martes una primera ronda de conversaciones a puerta cerrada, que se prolongó de las 9.45 a cerca de las 12.20 horas y se desarrolló en la sede de la Autoridad. La cita intentó desbloquear el conflicto que se desató la semana anterior cuando el consorcio anunció que suspenderá las obras si no se le cancelan 1.600 millones dólares (1.200 millones de euros) de gastos adicionales, por sobrecostos en la construcción del nuevo juego de esclusas del Canal que atribuyó a información imprecisa que le suministró la Autoridad para diseñar el proyecto.

La ACP había informado al mediodía del martes su oferta: entregará 183 millones de dólares (134 millones de euros) para inyectar al flujo de caja del Grupo a cambio de que el conglomerado aporte 100 millones de dólares y con la condición de que GUPC retire la amenaza de suspensión de los trabajos a partir del 20 de enero. La empresa contratista ni aceptó ni rechazó la propuesta y dejó abierta las conversaciones a la espera de una respuesta definitiva, dijo el panameño Jorge Quijano, administrador de la ACP.

Consultada por EL PAÍS, la ACP aseguró que “desconoce” la propuesta a la que se refiere el comunicado del Grupo, aunque aclaró que está “dispuesta” a recibirla y someterla a su análisis. En el boletín, el consorcio aseveró que presentó “diferentes alternativas financieras para mejorar la propuesta presentada por ACP y que pueda ser llevada hasta la finalización de la obra, con el fin de poder continuar con normalidad el proyecto, que hoy ya presenta más del 66% de avance”.

El panameño Jorge Quijano, administrador de la ACP, comunicó en rueda de prensa que los representantes del conglomerado “no han aceptado ni rechazado” la propuesta estatal, pero “por lo menos estamos hablando”. La cita fue “algo positiva”, relató.

Del total del aporte, 100 millones de dólares serían entregados por la agencia estatal como adelanto a GUPC, pero deberán quedar garantizados con una carta de crédito, y a cambio de que los restantes 100 millones de dólares sean entregados por el Grupo y depositados en un fideicomiso, lo que permitiría mantener un seguimiento de gastos. Asimismo, la ACP extendería una moratoria al Grupo y le suspendería, de diciembre de 2013 a febrero de 2014, el cobro de 83 millones de dólares que la firma constructora le adeuda a la Autoridad.

Quijano dijo que “son suficientes fondos” para que el consorcio prosiga ininterrumpidamente con la expansión de la vía. El Grupo, explicó, tiene “problemas de flujo de caja”, por lo que con los recursos nuevos -que sumarían 283 millones de dólares y se añadirían a otras moratorias otorgadas por la ACP por 784 millones de dólares- se “permitiría la continuación regular de los trabajos”.

La comitiva de GUPC fue encabezada por Manuel Manrique, presidente de Sacyr Vallehermoso, de España, que con Impregilo, de Italia, Jan de Nul, de Bélgica, y Constructora Urbana, de Panamá, forman la compañía constructora.

Sin fecha ni hora de un próximo encuentro, las negociaciones quedaron abiertas a la espera de que la contratista convoque a una nueva reunión para conocer su respuesta a la oferta de ACP. La contratista advirtió la semana pasada que paralizará las obras si no le pagan 1.600 millones de dólares de gastos adicionales por sobrecostos Quijano exigió que se levante la amenaza de suspensión de los trabajos y explicó que el reclamo de 1.600 millones de dólares “ni siquiera” ha sido considerado por la Autoridad y advirtió que el Canal “no puede ver que las obras” se paralicen y quedarse sin “mover nada”.

Cualquier exigencia, añadió, debe apegarse al contrato que ambas partes firmaron en 2009 por 3.118 millones de dólares ofrecidos por el Grupo al ganar ese año una licitación para edificar un nuevo juego de esclusas, en un trabajo que inicialmente concluiría en 2014 pero que se atrasó a 2015. Las obras son la parte principal de la expansión, valorada en 5.250 millones de dólares e iniciada en 2007.

La ACP también solicitó en las negociaciones que cuatro compuertas que están en Italia listas para ser embarcadas, sean traídas lo antes posibles a Panamá. En una reciente entrevista con EL PAÍS, Quijano contó que en Italia están las cuatro compuertas, otras cuatro adicionales “a punto de terminarse, dos más en construcción y faltan dos por construir”, aparte de cuatro que están en suelo panameño.

Sin eliminar la amenaza, GUPC y la ACP acordaron el pasado lunes regresar este martes la mesa de negociaciones para encontrar un arreglo al diferendo y apegados al contrato. El caso se destrabó tras una serie de gestiones realizadas el lunes en esta ciudad por la ministra de Fomento de España, Ana Pastor, en citas -por separado- con GUPC, ACP y el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli. Pastor, quien este martes viajó de regreso a Madrid, anunció que la contratista se comprometió a que “todas las reclamaciones van a ir por la vía del contrato” de 2009, clave para la ampliación de la ruta inaugurada en 1914.

Más información