Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Récord de inversión extranjera en deuda

Los títulos en manos foráneas suben en 21.000 millones en noviembre

Es el mayor tirón en un solo mes que se recoge en la serie histórica

La cartera a vencimiento marca un máximo de 245.646 millones

La inversión extranjera comenzó su reconciliación con los bonos y letras españoles hace más de un año, tras haberse batido en retirada hacia valores refugio en lo más duro de la crisis de deuda soberana, pero la recta final del año ha acelerado la tendencia. Noviembre cerró con el mayor incremento mensual de activos en manos foráneas: el volumen aumentó en casi 21.000 millones de euros, hasta quedar en 273.172 millones, lo que, en términos absolutos, supone la mayor cuantía desde 2011, según los últimos datos recogidos por el Tesoro Público. En la cartera a vencimiento, el volumen de inversión extranjera en deuda marca un máximo histórico de 245.646 millones.

Fuente: Tesoro y Banco de España. ampliar foto
Fuga y regreso de la inversión extranjera en deuda pública  Fuente: Tesoro y Banco de España.

El tirón de noviembre también ha hecho posible que el peso internacional en los bonos y letras españolas en circulación haya vuelto a superar el 40% del total, tres puntos más que en octubre, y un nivel que no lograba desde mediados de 2012. El relato de estos números tiene mucho que ver con manguerazos de liquidez que han proporcionado los grandes bancos centrales y la necesidad de buscar activos rentables donde colocarse, lo que ha resultado beneficioso para la Europa periférica. España ha salido especialmente beneficiada de este movimiento, toda vez que los temores de un rescate se han disipado por el apoyo del Banco Central Europeo (BCE) y saneamiento bancario.

Gracias a este apetito por la deuda, el interés medio efectivo que el Tesoro Público ha tenido que pagar en las emisiones de 2013 se ha situado en el 2,45%, medio punto por debajo del año pasado y el segundo nivel más bajo registrado, solo por encima del 2,15% de 2009. Eso hubiese supuesto un ahorro importante en costes de financiación para el Estado, de no ser porque el volumen total de deuda de España ha crecido hasta rozar ya el billón de euros y la factura total en intereses ha aumentado. El tipo medio de toda la deuda en circulación ha bajado al 3,73% frente al 3,90% del año anterior.

Pese a la mejora, la exposición extranjera a la deuda española sigue aún lejos del máximo del 54,8% que alcanzó en 2010. En ese año, la banca española apenas controlaba un 12% de la deuda, pero el flujo de préstamos baratos del BCE han convertido en el último año a la industria bancaria en un cliente de más relevancia para el Tesoro. La banca cerró el primer semestre de 2013 acaparando el 33,8% de toda la deuda en circulación, el máximo desde al menos 1995, donde comienza la serie publicada por el Tesoro.

Sin embargo, fuentes del mercado explican que los bancos españoles han vendido muchos títulos públicos en el mercado en la recta final del año con motivo de la proximidad de las pruebas de resistencia a la banca europea, ya que la valoración de la deuda soberana y sus riesgos generaba dudas en el sector. Las cifras del Tesoro lo refrendan. Los bancos han encadenado tres meses consecutivos de reducción de su cartera de deuda y han rebajado su posición en 16.000 millones entre septiembre, octubre y noviembre y ahora tienen el 30,7% del total, 207.825 millones.

Ahora, el Tesoro vuelve a citar con los inversores este jueves, cuando subastará bonos a cinco años con un cupón del 2,75% y obligaciones a 15 años al 5,15%. El organismo espera colocar entre 3.000 y 4.000 millones de euros. La buena marcha de los últimos días en los mercados secundarios (donde se compran y venden títulos ya emitidos en su día) días invitan a prever una buena jornada, ya que la prima de riesgo, que es el diferencial de coste de los bonos a 10 años españoles respecto a los alemanes, considerados los más seguros, está en 199 puntos básicos, un nivel en el que no se encontraba desde mediados de 2011.