El juez archiva la causa contra el presidente de Damm por fraude fiscal

El magistrado mantiene la imputación contra el padre, Demetrio Carceller Coll

El presidente de la cervecera Damm, Demetrio Carceller Arce, no tendrá que afrontar juicio por fraude fiscal. La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le ha dado la razón en su recurso contra el auto del juez instructor Pablo Ruz, en que abría juicio oral contra él, y declarado que la causa abierta no “perjudica a su reputación”. No ha tenido la misma suerte su padre, Demetrio Carceller Coll. En su caso, el recurso se estima solo parcialmente. Por el momento, el juicio queda en el aire, pero Carceller Coll sigue imputado por evitar el pago de impuestos y blanqueo de capitales.

El pasado noviembre el juez Ruz acabó la instrucción del procedimiento abierto contra los empresarios Demetrio Carceller padre e hijo —dueños de Damm, de la red de 545 gasolineras del grupo Disa, accionistas de Repsol y de Pescanova—. Según los informes de la Agencia Tributaria, Carceller Coll podría haber defraudado entre 2001 y 2009 42,34 millones por el IRPF y 29,69 millones más por el impuesto de patrimonio. La Fiscalía Anticorrupción, por su parte, cree que el empresario escondía sus rentas y patrimonio, “cuando menos desde 1990”. Además, creen que simulaba residir en Portugal y Reino Unido. Al hijo lo que se le achaca es la colaboración en estos supuestos hechos.

En el auto, el magistrado también abría juicio contra dos colaboradores de los dueños del grupo cervecero, José Luis Serrano Flórez y Gabriel Petrus Labayen, e imponía a los cuatro unas fianzas multimillonarias. Para Carceller padre, Ruz impuso una fianza de 511 millones de euros; y para Carceller hijo, de 253,6 millones. También eran altas las cantidades requeridas a Serrano Flórez (269 millones) y Petrus Labayen (402 millones).

Además de las fianzas impuestas, Anticorrupción solicitó penas de prisión que iban desde los 48 años y seis meses para Carceller Coll a los 14 años para Carceller Arce. Por su parte, el asesor y abogado Petrus Labayen afrontaba una condena de 41 años y Serrano Flórez, hombre de confianza de los Carceller, de 19 años.

El auto fue recurrido por los acusados ante la sala de lo Penal de la Audiencia que ha concluido en el caso del presidente de Damm “no aparece acreditado —ni mencionado— dato alguno que se refiera al concreto modo operativo defraudador del recurrente”. Por tanto, el ponente del auto, el juez Guillermo Ruiz Polanco, y los otros dos magistrados que componen la sala declaran “haber lugar al sobreseimiento libre y archivo de las diligencias, declarando asimismo que la formación de la causa no perjudica a la reputación del recurrente”.

Para Demetrio Carceller padre el recurso solo ha sido estimado parcialmente. El fallo estima que el instructor no debería haber seguido un procedimiento abreviado, puesto que así impidió al acusado presentar argumentos en su defensa frente a las pruebas periciales utilizadas por la acusación.

La consecuencia de estas decisiones es que el auto de juicio oral dictado por Ruz queda sin efecto y que la causa contra el presidente de Damm queda archivada. Su padre, en cambio, sí que sigue imputado, aunque la investigación debe volver al punto en que Carceller Coll pueda presentar sus argumentos frente a las pruebas periciales. Sobre las fianzas multimillonarias, fuentes de la defensa de los empresarios confían en que, en el caso del presidente de Damm, no haya problema para que le sea devuelta una vez cumpla con el trámite de solicitarla.

Más información