Los emigrantes envían a España más dinero que nunca en un trimestre

Las remesas entre junio y septiembre suman un récord de 1.643 millones de euros

Los brotes verdes que han aparecido en algunos rincones de la economía tienen en muchos hogares acento extranjero. Los emigrantes españoles enviaron a su país entre junio y septiembre 1.643 millones de euros. Es más dinero del que se había remitido en un solo trimestre antes, al menos según la serie que recopila el Banco de España, que comienza en 1990.

Las remesas, que antes de la crisis eran un fenómeno vinculado a los inmigrantes que desde España enviaban parte del salario a sus países, son de nuevo un carburante para la economía de muchas familias residentes en España. Los envíos han crecido a grandes pasos. En el verano de 2008, cuando la crisis empezaba a asomar, a España llegaban 1.343 millones en remesas de trabajadores que vivían fuera, un 22% menos que este año.

Y mientras los envíos de los españoles crecen, los que hacen los extranjeros que viven en este país hacia el exterior se han ido contrayendo con la recesión. Entre junio y septiembre sumaron en total 1.723 millones de euros, un 10% más que en el trimestre anterior, pero muy por debajo de lo que se mandaba en 2010, cuando se superaron los 2.000 millones trimestrales. No en vano, la población extranjera en España ha decrecido en los últimos años. Mientras en el primer semestre de 2009 llegaron 176.808 personas de origen extranjero, la primera mitad de 2013 fueron 134.312, una cuarta parte menos. Y en el mismo periodo, 259.227 personas abandonaron España, de las cuales, el 85% habían nacido en el extranjero, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En total, en lo que llevamos de año, los emigrantes trabajadores han inyectado en España 4.661 millones de euros. En todo el año pasado fueron 5.922 millones, pero dada la evolución de 2013, es posible que se supere la cifra, ya que el segundo trimestre la comparación interanual arroja este año un incremento del 7,1% y el tercero, del 3,9%, según el Banco de España, que no indica el origen geográfico de los envíos.

Las cifras comunitarias colocan a España como el tercer país de la Unión Europea que más remesas recibió en 2012, solo por detrás de Francia e Italia. La emigración ha crecido en paralelo al vertiginoso aumento del paro, que en España afecta a más de una cuarta parte de la población activa. Aunque es complicado concretar una cifra exacta de españoles que han decidido probar suerte fuera, según la estadística de variaciones residenciales del INE el año pasado 56.392 personas con nacionalidad española se dieron de baja de sus padrones municipales porque se iban al extranjero. A estos, habría que sumar los que no han acudido a modificar legalmente su lugar de residencia.

Un repaso a las estadísticas de las remesas en España durante las últimas décadas permite esbozar los cambios migratorios que ha vivido el país. En los noventa, cuando España todavía no era un país atractivo para los extranjeros en busca de trabajo, los trabajadores enviaban desde este país fuera de las fronteras el equivalente a solo 22,1 millones de euros, frente a los 296 millones que se recibían. Tras un crecimiento lento pero continuo, el punto de inflexión llegó en 2004: por primera vez en España los trabajadores enviaban fuera más dinero (1.179 millones) del que se recibía en concepto de remesas (1.020 millones). Pero la crisis ha vuelto a girar las tornas, y ahora los envíos de dinero en ambas direcciones están prácticamente equilibrados.

Más información