Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa pública Tragsa despide a 1.336 empleados con 20 días por año

El periodo de consultas del ERE termina sin acuerdo con los trabajadores

Vehículos de limpieza de la empresa pública Tragsa
Vehículos de limpieza de la empresa pública Tragsa EFE

El Grupo público Tragsa presentó este viernes en el Ministerio de Empleo su decisión de despedir a 1.336 empleados después de que los dos expedientes de regulación de empleo (ERE) —uno en Tragsa y otro en la filial Tragsatec— que planteó acabaran sin acuerdo con los sindicatos. La indemnización será de 20 días por año trabajado y un máximo de un año de salario, el mínimo legal. La empresa rebajó los despidos en 303 respecto a los inicialmente planteados. Aunque el control de Tragsa es de la SEPI, es el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente quien tutela al grupo al designar a 8 de los 15 consejeros. El grupo está dedicado a la gestión ambiental y a final del año pasado tenía 9.848 trabajadores.

El 30 de septiembre pasado, Tragsa inició la negociación del ERE de las dos empresas. En Tragsa hubo un preacuerdo con los sindicatos CC OO, UGT y CSIF en el que rebajaba los despidos de los 836 anunciados una horquilla entre 369 y 593 a cambio de bajadas de sueldo y otros recortes. Pero la asamblea de trabajadores rechazó ese pacto el pasado martes por un 62% frente al 34%, En Tragsatec no hubo acuerdo. Al final, los ERE incluyen 726 despidos en Tragsa y 610 en Tragsatec (frente a los 803 previstos inicialmente en la filial).

Los sindicatos consideran que las causas económicas, organizativas y productivas que esgrime la empresa no están justificadas. Critican además que los despidos no afectan a los 388 directivos del grupo, que serán reclasificados. Entre otros, en el grupo Tragsa hay 6 directores, 12 directores adjuntos, 28 subdirectores, 73 gerentes, 7 expertos y 122 jefes de departamento, según los sindicatos.

Tragsa se dedica a tareas forestales, agrícolas, ganaderas, de prevención de la contaminación, infraestructuras, pesca, emergencias, incendios, agua... El Ayuntamiento de Madrid recurrió a Tragsa para limpiar las calles durante la reciente huelga de limpieza en la ciudad.

La gran mayoría de sus contratos proceden de la Administración por lo que el recorte en el gasto público ha reducido su cifra de negocio de 1.500 millones de 2008 a 736 en 2012. Solo en ese año bajó un 22,5% respecto a 2011, según el grupo.

Miguel Giménez de Córdoba, presidente del Grupo Tragsa, envió un correo el martes a algunos trabajadores, en el que lamentaba que no hubiera acuerdo: “En el periodo de consultas la dirección de la empresa ha realizado un gran número de propuestas y alternativas a la representación de los trabajadores, de manera que a través de las mismas se pudiesen reducir significativamente los 803 despidos que son objeto del procedimiento de despido colectivo, hasta un número máximo de 315 que contemplaba la última propuesta realizada”.

“Tenemos una dirección ultraliberal que viene a privatizar la empresa y que no cuenta con el beneficio social que genera el grupo Tragsa. El director de recursos humanos estuvo en AENA, que ahora va a ser privatizada. El secretario general, José Manuel Díez Quintalla, viene de Intereconomía”, opinó Juan Manuel Rodríguez, delegado de CGT en Tragsatec.