Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Suiza rechaza limitar los grandes salarios

La iniciativa 1:12, promovida por los socialistas, solo cosecha el 35% de los votos

Se planteaba evitar que ningún directivo gane más de 12 veces lo que el empleado peor pagado

Activistas de la iniciativa 1:12, en Zurich (Suiza). AP

Las urnas han dado la espalda a la iniciativa 1:12 para limitar los salarios abusivos de los grandes ejecutivos. Tal y como anticipaban los sondeos, los ciudadanos suizos han rechazado la propuesta socialista con el 65% de votos en contra y el 35% a favor en el referéndum celebrado este domingo.

La propuesta, impulsada por David Roth, dirigente de las Juventudes del Partido Socialista de Suiza, pretendía poner coto a los salarios de los altos ejecutivos. La iniciativa 1:12 hubiera implicado que ningún directivo pueda ganar en un mes más de lo que gana en un año el más modesto de sus empleados.

Tanto el Consejo Federal (Ejecutivo) como la patronal y los partidos de centro y derecha pidieron a los ciudadanos que rechazara la iniciativa. En el lado de los partidarios, básicamente solo se encontraban el Partido Socialista y el Partido Verde, al que se sumaron algunas formaciones minoritarias de izquierda.

Tanto el Consejo Federal, como la patronal y los partidos de derecha y centro se oponían

Pero los argumentos igualitarios no tuvieron el suficiente peso como para llevar a los votantes suizos a poner en entredicho un modelo social que ha demostrado ser estable y eficaz. Suiza muestra datos globales envidiables a nivel de empleo y economía, sobre todo si se compara con la situación que viven hoy otras economías europeas, devoradas por el paro y la gestión ineficaz. Y algunas grandes empresas habían amenazado con irse del país si la consulta salía adelante.

Grégoire Barbey, bloguero y analista político del diario económico Agefi, basado en Ginebra, recuerda que Suiza tiene un sistema social único, en el que desde hace 75 años patronal y trabajadores negocian las condiciones salariales y de empleo. “Viendo las dificultades económicas que viven otros países europeos, no me cabe duda que Suiza hace bien al conservar su sistema. Desmantelar un modelo eficaz por razones morales que carecen de legitimidad popular hubiera sido un error”, opina.

Barbey prosigue su análisis diciendo, “el resultado no me sorprende en absoluto. Los suizos son conscientes de que los salarios del sector privado no son una cuestión que deba ser resuelta por el Estado, sino que son un tema que solo compete a los propietarios de las empresas, o sea los accionistas. Creo que es una derrota más de la izquierda suiza”.

"Los accionistas deben decidir los salarios del sector privados, no el Estado", dice un analista

La iniciativa surgió a raíz del escándalo por el pago de bonus millonarios a directivos del banco UBS, que tuvo que ser rescatado por el Estado suizo en 2009. Los consejeros delegados de algunas multinacionales y entidades financieras cobran más de 200 veces el salario del trabajador peor pagado, según datos recopilados por la organización sindical Travail Suisse. En España, una iniciativa similar fue adoptada por el PSOE en las conclusiones de su conferencia política, celebrada hace dos semanas.

“Reconocemos una derrota clara”, confirmó a su vez en la TV suiza el portavoz socialista por la iniciativa 1:12; aunque reivindica el 35% obtenido como “un resultado honorable”. Por su parte Daniel Ordás, abogado suizoespañol autor del libro España necesita democracia directa, analiza los resultados diciendo: “Considero que el gran éxito de esta iniciativa es lanzar un debate de este tipo a nivel europeo, gracias a que en Suiza podemos hablar de estas cosas y votarlas. En otros países europeos esto sería impensable. El mero hecho de la existencia de la iniciativa 1:12 hará que las grandes empresas se lo piensen dos veces antes de adjudicarse salarios indefendibles”.

El socialista de origen asturiano, en el origen de www.reforma13.es, comenta que la derrota se debe a que, “parte del electorado, profundamente conservador, se ha sentido polarizado entre la izquierda y la derecha. Los mismos que aprobaron la iniciativa Minder en marzo han considerado que con la Iniciativa 1:12 se iba demasiado lejos. En todo caso, quiero destacar que el 35 % de votos a favor supera la totalidad de votantes de izquierdas en Suiza, lo que demuestra que la propuesta ha calado hondo”.

Los suizos han igualmente votado este domingo por otros dos temas. El primero fue una iniciativa del partido de derecha nacionalista UDC / SVP que pretendía deducir impuestos a las familias que se ocupen de sus hijos en casa y aumentar la tasa de circulación en autopistas (equivalente del peaje) de 40 a 100 francos suizos anuales. Ambas propuestas han sido rechazadas por los electores. 

Más información