Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las exportaciones a la zona euro crecen al mayor ritmo desde finales de 2011

Las ventas a los socios del área monetaria avanzan un 14% en septiembre en tasa anual

El repunte de las importaciones por la compra de bienes de equipo amplía el déficit comercial

Vista general del puerto de Vigo. EFE

El sector exterior, el único foco de crecimiento de la economía española en el último lustro, mantiene el pulso. Las exportaciones de mercancías aumentaron en septiembre un 8,3% respecto al mismo mes del año pasado, un ritmo de avance que duplica al de agosto. En los primeros nueve meses de 2013, las ventas al exterior suman 175.143 millones, un nuevo récord. La diferencia con meses precedentes es que las empresas españolas concentran otra vez su negocio en Europa.

Las exportaciones a la zona euro aumentaron un 14% respecto a septiembre del año pasado, según los datos difundidos este miércoles por el Ministerio de Economía; es el mayor incremento en tasa anual desde finales de 2011. Las ventas a la Unión Europea subieron a un ritmo similar, de modo que vuelven a suponer un 65% de todas las exportaciones españolas. Sin llegar al peso que tenían hace una década —entonces alcanzaban el 75% del total—, las exportaciones a la UE han recuperado importancia en los últimos meses, tras haber retrocedido hasta el 58% del total a principios de año.

En paralelo, en el tramo final del verano la apertura a otros mercados, un factor que había sido determinante para sostener las exportaciones ante la debilidad de la demanda europea, da señales de agotamiento. Si en agosto las ventas a destinos fuera de la Unión Europea encajaron el primer descenso en tasa anual (-7%) desde 2009, en septiembre apenas crecieron un 1,4%, cuando lo habitual desde la Gran Recesión eran tasas anuales superiores al 10%.

Lo llamativo es que la “notable recuperación de las exportaciones a Europa”, como la catalogó en conferencia de prensa el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, es simultánea al  parón en la actividad económica de la zona euro, que apenas creció un 0,1% en el tercer trimestre. García-Legaz explicó esa aparente contradicción por “la mejora de la competitividad de la economía española”, que habría permitido aumentar las exportaciones a países como Francia (11%) o Italia (7,4%), pese a que “son economías que volvieron a retroceder” en ese trimestre.

El secretario de Estado relacionó esa mayor competitividad con la reducción de los costes laborales y animó a sindicatos y empresarios a “mantener la moderación salarial”, mientras no haya disminuciones significativas del paro. García-Legaz añadió que también se registran ganancias de eficiencia en las empresas exportadoras.

El incremento más significativo fue el que registraron las exportaciones a Alemania, que aumentaron un 21% en septiembre, y aportan, según los cálculos de Economía, una cuarta parte del avance exportador en ese mes. El mayor protagonismo de las ventas a Alemania explica también que fueran las exportaciones de automóviles y motos (un 34,3% más), las más determinantes en ese avance. Y que los componentes del automóvil (un 32,5% más) estuvieran entre las importaciones más pujantes: es el reflejo estadístico de un aumento de actividad en varias plantas españolas, que procesan componentes que vienen de Alemania o Francia para devolver vehículos ensamblados a esos países.

El aumento de las compras de componentes de vehículos se enmarca en un repunte generalizado de las importaciones, sobre todo de bienes de equipo, que García-Legaz interpretó como “un primer paso de la recuperación”, ya que son compras necesarias para aumentar la capacidad productiva de las empresas españolas. En todo caso, el repunte de las importaciones (un 4,7% más), amplió el déficit comercial a los 11.000 millones hasta septiembre.