Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Especial Ahorro Inteligente

Aquí no se tira nada

Un hogar medio arroja a la basura 250 euros anuales en comida. Más del 45% de estos alimentos podrían haberse consumido

El 86,4% de los alimentos que se tiran son sobras de desayunos, almuerzos o cenas

Asistentes al taller 'Comer en tupper'.
Asistentes al taller 'Comer en tupper'.

Las técnicas gastronómicas de las abuelas recuerdan a las muñecas rusas. De un cocido de garbanzos apartan caldo para una sopa y preparan croquetas, canelones o ropa vieja. De una comida pueden sacarse cinco. La imaginación y la falta de recursos económicos han hecho que se vuelva a esa dinámica de la cocina tradicional en muchos hogares españoles. Y a pesar de que el 86,4% de los alimentos que se tiran son sobras de otras comidas, según el estudio de la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP) realizado en 2013, otros estudios avalan que las pautas se han modificado: el 41,3% de los consumidores manifiesta haber disminuido la cantidad de alimentos que tira a la basura y el 13,7% reutiliza con más frecuencia productos como el aceite.

La planificación antes de ir al súper es una de las bases para ahorrar en la cesta de la compra. En España se desperdician alrededor de 2,9 millones de toneladas de alimentos cada año por valor de 11.000 millones de euros. Un hogar medio tira 250 euros anuales en comida, y más del 45% de estos alimentos podrían haberse consumido si se hubiera gestionado mejor su adquisición, conservación y almacenamiento. Es uno de los datos que recoge la campaña Buen Aprovecho del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que celebró del 4 al 10 de noviembre la semana de la reducción de desperdicios.

Un recetario sin desperdicios

  1. Planifica semanalmente el menú y la compra evitando adquirir alimentos innecesarios.
  2. A la hora de cocinar ten en cuenta los comensales y no cocines más de lo necesario.
  3. Si compras un producto caducado o fuera de fecha de consumo preferente no dude en devolverlo.
  4. Almacena los vegetales por separado y lávalos siempre antes de comerlos.
  5. Pon énfasis en leer la fecha de caducidad o consumo preferente antes de comprar el alimento, estableciendo la diferencia entre ambas fechas.
  6. Ten claro que los alimentos con fecha de consumo preferente pueden consumirse una vez superada dicha fecha ya que pueden haber perdido valor de alguna de las características del producto pero no suponen un riesgo para la salud.
  7. No descartes una hortaliza o fruta porque presente un aspecto poco estético ya que esto no supone un riesgo para la salud.
  8. Si compras vegetales envasados tome nota de la fecha de envasado.
  9. No olvides que a través de la congelación de los alimentos se alarga la fecha de caducidad de los mismos.
  10. Procura aprovechar la comida sobrante, congelándola o aprovechándola en los días siguientes.

Fuente: CEACCU (Confederación Española de organizaciones de amas de casa, consumidores y usuarios).

Dentro de la cadena de desperdicios, los restauradores también tienen su parte de responsabilidad. Para cubrir todas las eventualidades, restaurantes como Coque, en Madrid, liderado por los hermanos Sandoval, utilizan un sistema operativo por el que, a través de fichas técnicas, se controla el valor nutricional y la rentabilidad del plato. “Así se puede llevar un mayor control de género y evitas acumular y que se desaproveche el género comprado”, explica Mario Sandoval, uno de los chefs. “La clave está en saber más para cocinar mejor. El producto no tiene que ser caro, sino bueno. Un gran plato sale de una gran materia prima”, asegura Sandoval.

Comer fuera de casa sano y barato

“Una solución que reduce el desperdicio es compartir una comida alrededor de la mesa”, apuntaba Gregorio Varela, presidente de la Fundación Española de la Nutrición, en el acto de presentación de la campaña ministerial. Comer en casa con la familia o amigos se reduce a los fines de semana con el ritmo de trabajo, reuniones y demás compromisos diarios. Para los demás días, está la opción de un menú en el bar cercano al trabajo -“o medio menú”, una nueva tendencia entre los restauradores que Gregorio Varela lama “cocina en miniatura”- o el táper traído desde casa. En el año 2012 los españoles se gastaron 33.044 millones de euros en comer fuera, según un estudio de la agencia KWP Lifestyles.

Para que el ahorro y comer sano no estén reñidos, hay talleres que enseñan a cocinar y comer de táper, como el del Centro Pronaf (Programas de Nutrición y Actividad Física para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad). “El éxito del taller está basado en su función educativa. Buscábamos que toda persona que asistiera fuera capaz de poner en práctica lo aprendido, ya sea con el fin de ahorrar costes o mejorar su alimentación diaria con una mayor organización”, explica César Bustos, director del centro de nutrición. Al último taller que realizaron, de 4 horas de duración, asistieron 12 personas  (9 mujeres y 2 hombres), que cocinaron diferentes recetas, una para cada día laboral de la semana. “Aprendimos muchos trucos incluso para las que ya sabemos cocinar, además de que todas eran recetas sanas y equilibradas y con pocas calorías”, explica Ana Madroño, una de las asistentes al taller. “La mejor manera para planificarte es seguir un menú. Por ejemplo, si tienes hijos, el menú del comedor del colegio. Así organizaremos mejor la compra, que es el primer paso para el ahorro”, apunta Bustos.

Comparativa de precios en la aplicación Supertruper.
Comparativa de precios en la aplicación Supertruper.

Además de llevar una lista de lo estrictamente necesario al supermercado, existen aplicaciones por las que se puede hacer una compra mucho más inteligente. Supertruper te permite hacer listas de la compra, comparar precios y conseguir un ahorro hasta del 40% simplemente con el escaneado del código de barras del producto.

El taller Comer de tupper no es la única iniciativa que trata de incentivar el aprovechamiento y la buena conservación de los alimentos. La asociación catalana Espai Ambiental también ha organizado talleres de concienciación alimentaria. “Las recetas como las migas o las croquetas, donde se aprovecha el pan sobrante o el caldo de pollo, a la gente más joven les pueden parecer más laboriosas y muchos de ellos no quieren perder tanto tiempo, por eso en el taller de aprovechamiento enseñamos como hacer una pizza con ingredientes que sobran de otras comidas”, explica Alfons López, miembro de la asociación que publica algunas de sus iniciativas en el blog De menjar no enllencem ni mica (No tiremos ni pizca de comida, en su traducción del catalán).

Recetas de 4 ingredientes y menos de 3 euros

Elena Santonja, presentadora de Con las manos en la masa, recordaba en una entrevista reciente como en su popular programa de cocina una vez dieron el cambiazo entre almejas y chirlas para hacer fabes con el cantante Víctor Manuel. Tenían el mismo tamaño y en el mercado se podrían encontrar a mejor precio. Aquel mítico programa gastronómico de finales de los ochenta también buscaba el lado más económico de la cocina.

Mireia Font, autora de 'El mundo en 4 ingredientes'. ampliar foto
Mireia Font, autora de 'El mundo en 4 ingredientes'.

El mundo en cuatro ingredientes (Grijalbo Ilustrados, 2012) de Mireia Font ha encontrado la simplicidad y la economía alrededor del mundo y en un plato: “Las recetas más económicas son las más cotidianas y eso es algo que todas las cocinas, sean del país que sean, tienen en común”, explica la autora, que escribió su segundo libro mientras daba la vuelta al mundo. Profesora de español para extranjeros, residiendo en Nueva Zelanda se dio cuenta que había mucha tradición de recetarios fáciles y sencillos en países “que no tienen la tradición culinaria de España”. Así, en este libro se encuentran recetas por menos de 3 euros –“Un bote de salsa de soja, uno de los ingredientes que se repiten en la cocina tailandesa, china o japonesa, te dura 2 meses y te vale 1.5 euros”, señala la autora- y que se elaboran en menos de 30 minutos. ¿Sus preferidos? El gazpacho de sandía y albahaca y el brownie: “Pero no hay que irse a platos muy sofisticados para encontrar muchas de nuestras recetas que puedes hacer tan sólo con cuatro ingredientes y son deliciosas, como la tortilla de patatas. Hay combinaciones de sabores que no fallan nunca”, concluye la autora.