Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luis Gallego sustituye a Antonio Vázquez como presidente de Iberia

El hasta ahora máximo responsable de la aerolínea seguirá como presidente no ejecutivo de IAG

El consejero delegado y nuevo presidente de Iberia, Luis Gallego.
El consejero delegado y nuevo presidente de Iberia, Luis Gallego. EFE

Cuando están a punto de cumplirse tres años de la fusión de Iberia y British Airways, el holding que agrupa a las dos aerolíneas, IAG, ha decidido acometer una profunda reorganización de la cúpula. El presidente de Iberia, Antonio Vázquez, dejará de serlo a partir del 1 de enero, aunque seguirá ocupando el puesto de presidente no ejecutivo de IAG. Le sustituirá en el cargo el actual consejero delegado, Luis Gallego, que tendrá como objetivo completar el duro ajuste que la compañía ha puesto en marcha para volver a los beneficios en 2014 tras cinco años en números rojos.

La sacudida alcanza a British Airways. Su consejero delegado, Keith Williams, será también presidente en sustitución de Martin Broughton, que seguirá en la matriz como vicepresidente no ejecutivo. Los cambios, anunciados este jueves y que entrarán todos en vigor el primer día de 2014, se completan con la salida de los nuevos presidentes-consejeros delegados del Consejo de Administración de IAG, de la misma forma que Vázquez y Broughton saldrán de los consejos de Iberia y British.

La sacudida alcanza a British Airways. Su consejero delegado, Keith Williams, será también presidente en sustitución de Martin Broughton

El objetivo de la remodelación es simplificar el organigrama del holding. “El Consejo de Administración de IAG se estableció hace tres años antes de que el proceso de fusión finalizara”, explicaron fuentes del grupo, que consideran que es “el momento adecuado para revisar la estructura”. Fuentes de Iberia añadieron que se trata de un “cambio saludable” que forma parte del “proceso de maduración de IAG”. “Es el momento oportuno de hacer el grupo más dinámico y flexible y evitar duplicidades”, añadieron, y destacaron que no es normal que una empresa cotizada como IAG tenga diferenciado al presidente no ejecutivo del consejero delegado en sus filiales. A partir de ahora, Vázquez se centrará en labores de estrategia de IAG.

La complejidad del organigrama del grupo siempre ha sido una muestra de lo difícil que resulta mantener el supuesto equilibrio de poderes en una fusión que sus promotores definieron como “entre iguales”. El consejo de IAG fue constituido en marzo de 2010, compuesto por 14 miembros (siete a propuesta de la española y otros siete a propuesta de la británica).

Los cambios han sido anunciados un día antes de que IAG presente los resultados correspondientes al tercer trimestre del ejercicio. Hasta junio, el grupo perdió 503 millones de euros, lastrado por Iberia. Sin embargo, el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha prometido sacar a Iberia de las pérdidas en 2014 gracias al duro ajuste laboral que la compañía ha puesto en marcha este año para reducir la plantilla en 3.100 personas, cerca del 15% del total. Hasta ahora ya han salido más de 1.700 trabajadores. El coste de esta reestructuación se eleva a 600 millones.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha prometido sacar a Iberia de las pérdidas en 2014 gracias al duro ajuste laboral

La dirección de la empresa asegura que la crisis de Iberia se debe, entre otras cosas, al elevado coste laboral de la compañía fusionada en 2011. En estos momentos, Iberia negocia con los representantes de los trabajadores un nuevo convenio que permita incrementar la productividad de la empresa. Fuentes de Iberia aseguraron este jueves que llegar a un acuerdo es clave para cumplir el objetivo de salir de pérdidas en 2014.

La salida de Vázquez de la presidencia de Iberia no le da derecho a cobrar la indemnización de 2,8 millones de euros (equivalente a cuatro anualidades) prevista en su contrato, fruto de los acuerdos de fusión, porque sigue en el grupo, según aclararon fuentes de IAG. Además, el holding hizo este jueves efectivo el cambio de sede en los estatutos de la sociedad, que se traslada del centro de Madrid a las afueras de la capital.

Fuentes de Iberia afirmaron este jueves que la fusión ha sido beneficiosa para todos. Si en 2011 la situación era muy difícil, según estas fuentes, ahora IAG es un grupo consolidado que factura 18.000 millones al año, tiene 60.000 empleados y vale 8.500 millones en Bolsa, más que rivales como Lufthansa y Air France-KLM.