Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Roldán renuncia a presidir la banca

El ex director general del Banco de España considera que es la mejor opción para evitar choques con el ministro Guindos, que se opuso a su nombramiento por creerlo inadecuado

Jose María Roldán, en unas jornada sobre la banca en 2011. EL PAÍS

La cadena se rompe por el eslabón más débil y, en este caso, es José María Roldán”. Con esta frase resume un ejecutivo bancario la conclusión de la crisis que han vivido los grandes bancos y el Ministerio de Economía por la candidatura única de Roldán a la presidencia de Asociación Española de Banca (AEB) para los próximos cuatro años. Luis de Guindos manifestó al sector su “profundo malestar” con este candidato porque considera poco estético e inadecuado que un directivo del Banco de España pasara al sector privado después de haber sido el responsable de Regulación y Estabilidad Financiera de un sector que ha necesitado 60.000 millones de ayudas públicas.

Ante esta situación, el propio Roldán ha hecho llegar a los bancos que considera que no tiene sentido seguir adelante con su candidatura porque la oposición del ministerio limita considerablemente el éxito de su tarea. La renuncia no se ha tomado de manera formal, ya que el caso se analizará en alguna cita que se celebrará en la AEB más adelante.

No obstante, fuentes de la banca y de la patronal insisten en que Roldán es un candidato que cumplía todos los requisitos legales y éticos, aunque entienden que “no es práctico mantenerle en un cargo como éste en contra del parecer del ministro de Economía cuando hay tantas normativas y leyes que negociar”, según fuentes del sector que reclamaron el anonimato. El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, comentó que “si surgiera algún problema”, con Roldán, “ya se tomará en consideración”.

El enfado en el sector es profundo por el fondo y las formas empleadas. “[Guindos] no ha dicho sus argumentos de forma clara para ver si son válidos o no”, dicen. Además, consideran que el ministro “no solo ha vetado a José Manuel Campa, por haber estado en el Gobierno de Zapatero, y luego a Roldán, sino que ahora parece querer designar al candidato ideal para la AEB”. Algunas fuentes señalan que Juan José Toribio, que actúa desde abril como portavoz de la patronal por decisión de las entidades, contaría con el visto bueno del ministro, aunque otras fuentes señalan que es pronto para hablar del recambio. Roldán contó con el apoyo de los cinco presidentes de los mayores bancos (Santander, BBVA, Popular, Sabadell y Bankinter), que representan al 90% del sector.

La situación también deja en una delicada situación al gobernador del Banco de España, Luis Linde, cuyo apoyo implícito aparece en el comunicado oficial de la AEB sobre la elección de Roldán. Los bancos entendieron que si contaban con el visto bueno de Linde, el ministro no se opondría con tanta fuerza al candidato.

La situación de Roldán se complicó aún más el martes por la tarde, cuando el ministro de Economía anunció desde el Senado que, “en las próximas semanas”, el Gobierno va a equiparar al régimen de incompatibilidades del Banco de España al de la Administración General del Estado. En declaraciones a los periodistas, Guindos argumentó que “había un desequilibrio desde el punto de vista del tratamiento de las incompatibilidades de los directores generales de la Administración General del Estado en relación con los del Banco de España” y, por eso, “se van a unificar y homogeneizar”, informa Servimedia. La normativa no será retroactiva. En la práctica, la medida supone que se alargará de seis meses a dos años el tiempo de incompatibilidad para trabajar en el sector privado en asuntos relacionados con su trabajo. No obstante, al no ser la norma retroactiva, no afectará a Roldán, que ya no es director general, sino economista del Servicio de Estudios del Banco de España desde que fue relevado de la división de Regulación.

El ministro aseguró que el Gobierno “no entra en la valoración” de los nombramientos que llevan a cabo entidades privadas como la AEB y que el Gobierno “no reacciona en función de cuestiones específicas”. Pese a estas afirmaciones, en el sector financiero nadie dudaba este martes de que la eleccíón de Roldán ha sido el detonante para realizar estos cambios.

El portavoz económico del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez, abogó el lunes por ampliar los plazos de incompatibilidad para los altos cargos del Banco de España hasta equipararlos con los dos años de los miembros del Gobierno, y recomendó al ministro de Economía que se centre en iniciativas de este tipo en lugar de hacer “críticas sesgadas” según quién sea la persona nombrada para un puesto u otro.

Luis de Guindos se vio este martes a primera hora con Emilio Botín, presidente del Santander, entidad que escogió a Roldán para la presidencia de la AEB. Sin duda, este asunto fue abordado en esta cita. Ambos participaron en la VI Conferencia Bancaria Internacional, organizada por el Santander. El político aprovechó este foro para lanzar algunos mensajes velados sobre este encontronazo. Apuntó que “es fundamental que, desde el ámbito público y desde el privado, trabajemos con ética, con transparencia y con sentido de la responsabilidad social. La profesionalidad, el mérito, la austeridad, la eficacia, el esfuerzo y el rigor deben guiar la labor de los responsables políticos, de los empresarios, de los directivos, de los ciudadanos para afrontar esta nueva etapa”.