Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Especial Ahorro Inteligente

Busca, compara y ahorra

El 45% de los españoles que consulta precios de seguros lo hacen por un comparador 'online'

El 37% de los españoles reconoce haber empezado a ahorrar. Getty Images

Un anuncio publicitario de detergente de los años 80 invitaba a buscar, comparar, y si se encontraba algo mejor, comprarlo. Bajo esa estrategia publicitaria, importada desde Estados Unidos y que basa su éxito en la calidad del producto, subyace el abanico de posibilidades que un consumidor tiene a la hora de elegir el mejor servicio con un mayor ahorro en las facturas. Los comparadores online son nuevas herramientas con las que encontrar el precio y servicio más adecuados a las necesidades de cada usuario y que cada vez tienen más adeptos. El 45% de los españoles que han consultado precios de seguros lo han hecho a través de un comparador online como fuente principal de búsqueda. El 37% de los españoles reconoce que el contexto económico y sus consecuencias en la economía familiar les han llevado a ahorrar de forma puntual o periódica, según un estudio de Rastreator, publicado con motivo del día mundial del ahorro, el pasado 31 de octubre.

¿Cuánto ahorras en el seguro?

  • Diez millones de hogares tienen contratado un seguro insuficiente para cubrir la totalidad de sus bienes, pero sólo uno de cada diez consumidores ha cambiado de seguro de hogar en el último año. Se puede ahorrar hasta 177 euros anuales.
  • España es el quinto país de la Unión Europea donde la telefonía móvil resulta más cara, pero sólo un 11,7% de los individuos cambió de operador móvil según los últimos datos de la CMT. Comparando precios se pueden ahorrar hasta 194 euros.
  • España tiene la conexión a Internet más cara de toda Europa. Sólo un 13,3% de los hogares cambió de operador de Internet en el último año. El ahorro que se puede conseguir en ADSL puede ser de hasta 154 euros anuales.
  • El 83,7% de los hogares españoles dispone de telefonía fija y sólo un 11,2% cambió de operador, de acuerdo con las últimas estadísticas. Se pueden ahorrar hasta 109 euros en la contratación de packs de TV, telefonía e Internet.
  • España es el segundo país donde más cuesta mantener una cuenta bancaria. Sólo un 36% de los consumidores ha cambiado alguna vez de entidad. Cambiando de cuenta de ahorros un consumidor podría generar hasta 427, euros más.
  • Los hogares españoles gastaron uno de cada dos euros de su prepuesto en pagar la hipoteca y otros gastos de la vivienda (como el agua o la electricidad) en 2012. El ahorro al año que se puede conseguir comparando hipotecas es de hasta 692,04 euros.

Fuente: Kelisto.es

La fidelidad a una marca ha quedado en anécdota -algo que recuerda al sketch de detergente Gabriel de Martes y Trece- ante la necesidad de bajar costes y mejorar las condiciones del servicio. José Prada, investigador del programa Postdoctoral Prometeo, mantiene su coche en la misma compañía aseguradora “por comodidad”, pero no duda en consultar estos motores de búsqueda, que le resultan “muy interesantes” para que el consumidor tenga un control más o menos real sobre las distintas ofertas que hay en el mercado: "Dado que las compañías de seguros muchas veces tienden a subir automáticamente lo que pagas por el seguro de tu coche aunque no hayas tenido ningún incidente, miro en una comparadora de seguros lo que me costaría cambiarme de compañía. Anoto el que más me interesa y llamo a mi compañía. Si lo que me proponen no me convence, les digo que he visto cuánto costaría asegurarme con la compañía ‘X’ y que voy a cambiarme, lo que a veces les hace mejorar su oferta inicial. En caso de que no les interese ofrecerme otra cosa, llamo a la nueva compañía y cambio de aseguradora”.

El usuario del comparador elige el modelo de coche, si es diésel o gasolina, la potencia del motor, el sexo y la edad del conductor, el número de años de carné de conducir y el tipo de seguro que se desea. Estos son algunos de los datos que cada comparador online pregunta para recabar la información necesaria, que no tardará más de tres minutos en recopilar, y ofrecer los mejores precios y condiciones para un seguro de coche. A pesar de la sencillez, el 70% de los usuarios no ha cambiado de seguro de coche en los últimos cinco años, lo que, en caso contrario, supondría el ahorro de 183 euros al año por cliente, según datos del comparador kelisto.es: “Si llamáramos a 30 aseguradoras para conocer todas sus condiciones y ofertas tardaríamos dos días. Aunque el formulario de las preguntas puede resultar minucioso, no te lleva más de cinco minutos”, explica Ysabel Marques, directora de la nueva plataforma que analiza y compara seguros de coche, salud y hogar.

En el mismo estudio se recoge que el gasto en facturas del hogar de los consumidores españoles representa casi uno de cada dos euros (47,5%) de sus ingresos. “¿Por qué pagar más cuando se puede pagar menos?”, se pregunta Marques, que cree que la apatía es una baza en contra del ahorro y el uso de los comparadores: “Tratamos de ayudar a reducir las facturas cotidianas y a que la apatía desaparezca del consumidor”, asegura la directora de kelisto.es.

Xabier Tobías quería renovar el seguro de su coche y buscó la solución en Internet. “Conseguí reducir el seguro en 200 euros contratándolo a través de kelisto. Entré allí después de que leyera algunos artículos sobre comparativas de precios que publicaron y me resultaron muy interesantes”, explica el programador informático de 26 años.

Algunos comparadores aseguran que el ahorro de media puede llegar a ser de un 50% respecto al precio que se pagaba anteriormente: “Para determinados perfiles el ahorro en un seguro de coche puede llegar a superar incluso los 1.000 euros”, afirma Fernando Nicolás, director de comunicación y marketing de Rastreator.

La letra pequeña también importa

Una comparativa de seguros de coche.

El ahorro no es el único factor que hace que el consumidor se decante por un seguro u otro, y así lo corroboran la mayoría de los comparadores consultados. “No se trata sólo de ahorrar tiempo y dinero en la búsqueda del mejor seguro, sino también que el usuario quiere saber qué servicios va a recibir, cuál es la cobertura que contrata y por eso valoramos de manera cualitativa la letra pequeña que cada oferta ofrece para que el usuario tenga todos los elemento cuando consulta el comparador”, asegura Mario Brüggemann, uno de los fundadores de Acierto.com.

“Siempre hemos hecho hincapié en que lo importante no es el precio, sino comparar y contratar la póliza más personalizada y más adaptada a nuestras necesidades”, afirma Fernando Nicolás, de Rastreator. El 80% de los consumidores que utilizan esta plataforma compara también las coberturas incluidas en las pólizas, según un informe de este comparador, que con cuatro años y medio de vida ya ha recibido más de 10 millones de consultas de precios.

Se ahorra comparando viajes, no sólo en ‘low cost’

Un señor en pantuflas delira frente al ordenador mientras compara tarifas de vuelos. Este anuncio publicitario bien podría ser una realidad a la hora de consultar precios, rutas y paquetes de viajes. Para no llevarse sorpresas de última hora con recargos de tarjetas, tasas de aeropuertos u otros gastos extras, David Rodríguez Campos usa Trabber, un buscador de viajes que añade todas las eventualidades al precio final: “Siempre que he comparado con otros buscadores que me ofrecían a priori un precio más barato, resultaba que esos precios venían sin alguno de los extras que las compañías se empeñan en ocultar hasta el último momento”, explica Rodríguez Campos, editor jefe en Blogthinkbig.com.

“Acabo de ahorrar más de 300 euros en un viaje a China en noviembre. En la web de un conocido operador ofertaban viajes ida y vuelta a menos de 400 euros, pero a la hora de la verdad había tal restricción de fechas y horarios que el precio final del que se acomodaba a mis necesidades era de 800 euros y tras buscar ahí encontré un vuelo a 497 euros ida y vuelta en las fechas y con los horarios que me interesaban, ¡Creo que la diferencia habla por sí sola!”, concluye Rodríguez Campos.