Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Las menores provisiones disparan un 79% el beneficio de la gran banca

Las cinco principales entidades españolas ganaron 7.251 millones hasta septiembre. Las menores provisiones, las ventas de activos y las operaciones financieras elevan el resultado.

Las cinco principales entidades del sector financiero obtuvieron un beneficio neto conjunto de 7.251 millones de euros hasta septiembre, el 79,3% más que un año antes, cuando lograron 4.042 millones. Las grandes entidades han dejado atrás los trimestres anteriores cuando las provisiones para cubrir la morosidad, sobre todo inmobiliaria, les obligó a realizar provisiones para sanear los balances por valor de más de 40.000 millones de euros. La única excepción ha sido el Popular, que ha ganado un 9% menos hasta septiembre porque aun sigue cubriendo sus activos morosos.

Pese a los buenos números de la cuenta de resultados, el negocio habitual de la banca todavía está paralizado por la caída de crédito en un 9% de media. El BBVA espera que hasta la segunda mitad de 2014 no llegue la recuperación de los préstamos y, todas las entidades coinciden en que el poco empuje que tienen los créditos se lo llevan las empresas exportadoras, buena parte de ellas pymes.

También apuntan que existen ligeros crecimientos en los créditos al consumo, así como en inversión en bienes de equipo. No obstante, todavía falta mucho tiempo hasta que se recuperen las cifras absolutas de crédito de 2008, sobre todo porque los préstamos inmobiliarios seguirán cayendo con fuerza y no serán sustituidos por los de otro sector.

Entidad Beneficio neto septiembre 2013 Diferencia con 2012
Santander 3.310 77%
BBVA 3.070 86%
CaixaBank 458 164,5%
Sabadell 186 105%
Popular 227 -9,5%
Total 7.251 79,3%

La alta morosidad es otro elemento común a los grandes del sector. Destaca el 11,84% del Popular y el 11,40% de Caixabank, mientras que el Sabadell está en el 8,46% y el Santander y el BBVA están un poco por encima del 6%. La situación del paro, que se alarga en el tiempo, es clave en esta situación.  

Desde que Emilio Botín, presidente del Santander, dijera en el 17 de octubre en Nueva York que a España le llegaba dinero de  todas partes, el optimismo se ha contagiado, siguiendo los mensajes que llegan del Gobierno. El objetivo es cambiar la perspectiva de ciudadanos y empresarios para animar a la economía, aprovechando que desde fuera de España se buscan inversiones rentables.

Con matices, los grandes bancos han destacado la recuperación de la economía española, que ha salido de la recesión en el tercer trimestre, al crecer el 0,1%. Coinciden en que lo peor ha pasado e incluso manejan perspectivas de PIB para el final del año superiores a las del Gobierno. El menos optimista es el Popular.

Sin embargo, España sigue sin dar alegrías. En el caso del Santander y del BBVA, sus divisiones domésticas se mantienen en pérdidas por las inversiones inmobiliarias. Todos esperan elevar la venta de pisos adjudicados en el último trimestre del año, aprovechando que ya los tienen valorados a muy bajos precios. La actividad del banco malo, la Sareb, crece con fuerza gracias a los inversores internacionales que buscan gangas y apuestan por la recuperación del sector.

Otro elemento clave ha sido la recuperación de los depósitos más baratos. Los grandes están ganando cuota de mercado aprovechando la mala situación de las entidades nacionalizadas, a las que la troika (BCE, FMI y Comisión Europea) impiden realizar ofertas muy atractivas. Esta inyección de liquidez les está permitiendo reducir su dependencia con el BCE. 

Sin embargo, el dinero barato del BCE ha servido para comprar deuda pública muy rentable, con lo que la banca ha ganado mucho dinero. También otras operaciones financieras han sido un motor de los resultados.

Menos provisiones, más beneficio

Según los datos recopilados, la entidad que más ha ganado entre enero y septiembre de 2013 ha sido el Banco Santander, que obtuvo un beneficio neto de 3.310 millones de euros, lo que supone un incremento del 77% respecto al mismo periodo de un año antes. Este aumento se debió especialmente a las menores necesidades de provisiones, lo que significa que ya ha ganado más que en todo el año pasado (2.295 millones de euros).

En el caso del BBVA, la entidad que presidente Francisco González ganó en el tercer trimestre del año 3.077 millones de euros, un 85,8 % más, gracias en su caso, a la venta de gestoras de pensiones y a la menor dotación a provisiones.

CaixaBank también ha visto incrementar su beneficio en un 164,5%, hasta los 458 millones de euros, gracias al fondo de comercio anotado tras la compra del Banco de Valencia. Ha completado la integración de Banca Cívica y del propio banco valenciano. La entidad que preside Isidre Fainé y que dirige Juan María Nin efectuó hasta septiembre unas provisiones de 5.956 millones de euros y ha cubierto en el primer semestre el impacto de los nuevos criterios de clasificación y provisión de los préstamos refinanciados que exige el Banco de España.

Banco Sabadell, por su parte, también ha ganando el doble hasta septiembre, ya que ha obtenido un beneficio neto de 186,1 millones de euros, frente a los 90,6 millones de hace un año. Y ello, tras consolidar el negocio de Caixa Penedès en Cataluña y Aragón y de Lloyds Bank en España. El banco que preside Josep Oliu elevó un 237% las operaciones financieras y redujo un 38% las provisiones por insolvencias.

Las provisiones han impedido al Popular mejorar sus cuentas de los nueve primeros meses del año, durante los cuales obtuvo un beneficio neto de 227,22 millones de euros. Hasta septiembre, la entidad dotó un total de 1.474 millones en provisiones netas, 205 millones más que un año antes, en parte obligada por la necesidad de reclasificar a la categoría de dudosos los créditos subestándar, con lo que también tuvo que dotar más provisiones. Asegura que cumpliré el objetivo de 500 millones de resultados, pero no comenta si volverá a repartir dividendos.

Los resultados obtenidos por la gran banca no incluyen los obtenidos por el grupo BFA-Bankia, que ganó 527 millones hasta septiembre, frente a las pérdidas de 4.033 millones un año antes. El grupo, que recibió una ayuda de más de 22.000 millones el año pasado, volvió a beneficios en el primer trimestre de 2013, unos resultados que van mejorando trimestre a trimestre. Teniendo en cuenta el beneficio después de impuestos, el grupo ganó 648 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un resultado que se compara con los más de 7.000 millones de pérdidas registrados hace un año.