Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

BBVA sufre pérdidas de 2.300 millones al vender el 5,1% de China CITIC Bank

El banco coloca la participación por 944 millones a su socio chino

Mejora la posición de capital en 2.400 millones según los criterios de las futuras normas

Un grupo de personas ante una sucursal del CITIC, en Pekín.
Un grupo de personas ante una sucursal del CITIC, en Pekín.

BBVA ha acordado la venta de un 5,1% de China CITIC Bank Corporation Limited (CNCB) a su socio el Grupo CITIC por unos 944 millones de euros en efectivo, según ha anunciado este jueves la entidad española a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El resultado de la operación es paradójico. Se apunta en su cuenta de resultados una pérdida neta de 2.323 millones y, sin embargo, mejora en 2.400 millones su posición de capital de acuerdo con las futuras normas internacionales de solvencia, conocidas como Basilea III.

La explicación a la aparente contradicción está tanto en los criterios contables como en las normas de solvencia.

El BBVA invirtió en su día 3.280 millones en hacerse con el 15% de CITIC, de modo que la pérdida real (en términos de caja) materializada con la venta del 5,1%, en comparación con lo invertido en su día, es mucho menor, de solo 120 millones. Sin embargo, las pérdidas se inflan por dos factores. Por un lado, de acuerdo con las normas contables, se ha ido apuntando en los últimos años su parte de los resultados (minorada por los dividendos percibidos) de la entidad china. Con ello, la participación estaba contabilizada en su balance por casi 5.500 millones, de los que 1.600 millones eran fondo de comercio o sobreprecio sobre el valor contable. Pero además, al vender ese 5,1%, el banco presidido por Francisco González no solo se apunta las minusvalías en la participación vendida, sino que las normas contables le obligan a ajustar a valor de mercado el resto de su participación, el 9,9% que mantiene. Con ello, aflora una pérdida bruta de 2.800 millones de euros y neta de 2.500 millones, que, tras algunos ajustes por el impacto cambiario que van contra recursos propios, limitan el impacto a esos 2.300 millones en el resultado neto consolidado de este año.

¿Cómo puede teener un efecto positivo sobre el capital una pérdida tan cuantiosa? La explicación ahora está en las normas de Basilea III. Con la normativa de solvencia actual, el impacto es negativo de 400 millones, 39 puntos básicos, pues la pérdida reduce los recursos propios. Sin embargo, las futuras normas, cuando estén plenamente en vigor dentro de unos años, penalizarán las participaciones superiores al 10% en otras entidades financieras con un complejo método de deducciones. En este caso, el impacto final es positivo por importe de 2.400 millones, 0,72 puntos porcentuales, al pasar a contabilizarse el 9,9% como una participación financiera no significativa, registrada como disponible para la venta. Aunque las normas de Basilea III no están en vigor aún, en la práctica analistas y supervisores ya las toman como referencia, con lo que la situación del banco mejora notablemente con la operación.

Tras la venta, cuyo cierre se estima para el cuarto trimestre y que está sujeta a las autorizaciones regulatorias necesarias, BBVA se mantendrá como accionista de referencia, con una participación del 9,9% en CNCB.

"Esta decisión permite al grupo BBVA adelantarse en la adopción de los nuevos requerimientos de capital que serán exigidos por Basilea III y, al mismo tiempo, mantener su presencia en el mercado chino a través de su acuerdo con el Grupo CITIC", ha subrayado la entidad que preside Francisco González.

Como parte de la operación BBVA y CNCB revisarán su acuerdo estratégico para eliminar obligaciones de exclusividad que afectaban a BBVA en China y para analizar nuevas líneas de cooperación. En este sentido, BBVA esperar abrir una sucursal en China en breve.

Por último, BBVA ha reiterado su compromiso en China al mantener su posición como socio de referencia de CNCB y por ser un mercado muy atractivo para el grupo por sus crecientes lazos comerciales con América Latina.