Selecciona Edición
Iniciar sesión
OPINIÓN

Aznar contra Madrid

La herencia del imperio radial es ruinosa en Iberia, Barajas, AENA, Bankia y las radiales

Todo empezó con la faraónica T-4 de Barajas, proyectada en 1996 al aterrizar José María Aznar en el Gobierno. Debía ser el aeropuerto más grande del mundo, con un millón de metros cuadrados: y a fe que lo fue. Debía costar 1.033 millones de euros, y al inaugurarse en 2006 se habían invertido más de 6.200 millones, los dos mil últimos en etapa de su sucesor: ¡un sobrecoste del 600%!

La gran pirámide se entregó casi entera para su explotación a la compañía aérea de bandera, Iberia, privatizada a bajo precio por el Gobierno Aznar en 1999. Entre los compradores de Iberia destacó Caja Madrid, que se hizo con un paquete del 10%, progresivamente aumentado hasta casi el 24% en 2007. La operación fue auspiciada por la (liberal) presidenta y ex ministra de Aznar Esperanza Aguirre para afianzar el éxtasis (público) radial de la capital.

La ejecutó el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, puesto en el puesto en 1997 en su calidad de compañero de pupitre de Aznar como opositante a inspector de Hacienda. Blesa fue eficaz. Logró con ímprobos esfuerzos reducir a basura la caja de ahorros que Jaime Terceiro había convertido en una gran entidad, rentable, respetada y competitiva con La Caixa. Ni siquiera Rodrigo Rato logró enderezarla.

Resultado: a final de 2012, figuraban en el balance de su sucesora, Bankia, 24.500 millones de euros de dinero público. Los pagamos todos, catalanes y europeos incluidos, pero además los madrileños se arriesgan a quedarse sin su entidad local emblemática. Dén gracias al aznarismo.

La herencia del imperio radial es ruinosa en Iberia, Barajas, AENA, Bankia y las autopistas radiales

Bankia acabó vendiendo su paquete de control en Iberia, ya fusionada con British Airways en IAG. Esa fusión quizá no fue mala operación, pues garantizó al menos la existencia temporal de Iberia. Pero ninguna de las conquistas prometidas. Mera y mísera sucursal, incapaz de atender a los latinoamericanos emergentes, su supuesto mercado natural. Tampoco garantizó su pretendida “españolidad”, ese lema cursi del nacionalismo proteccionista español, un falso liberalismo castizo. Porque dilapida dinero a borbotones. Iberia registra hoy 1,7 millones de euros de pérdidas diarias; en el primer trimestre del año la holding perdió por su culpa cinco veces lo que en igual período del año anterior.

Y es que la T-4, e Iberia, son un erial. ¿Por qué? ¿Quizá porque las tarifas aéreas que impone AENA a Iberia sean excesivas? Pero el caso es que AENA/Aeropuertos —pata clave del complejo imperial/radial— pierde dinero, 75,7 millones en 2012, y exhibe un déficit de tarifa de 250 millones anuales. ¿No será culpa del centralismo transfranquista que modeló el modelo aeroportuario monopolista, hostil a la competencia privada y local, que solo practica ya la transoviética Rumania?

Quizá ocurre que ha bajado la afluencia de viajeros y visitantes. Pero, ¿por qué? Esta está siendo la mejor temporada turística de la historia en toda España. Pero la afluencia de visitantes a la villa de Madrid se ha reducido un 7,7% en los primeros ocho meses de 2013, y un 22,2% en el mes clave de agosto. Acaso si el presidente Ignacio González se ocupase de un turismo sobre el que ejerce competencia plena, en vez de a proponer referendos patrióticos o a comprar áticos en Marbella; o si la alcaldesa Ana Botella, digna socia de Aznar en Fazmatella, SL, desplegase encantos más allá de sus esfuerzos en Madrid-Arena o tomando cafés-con-leche, se explotarían mejor los innegables atractivos de la capital. Pero nada de nada. Cero aznarero.

O quizá porque Iberia (y pues, Barajas) sigue secuestrada por sus pilotos. Su convenio le impide ceder la T-4 (¡que es de AENA!) a vuelos y compañías baratos (Iberia Express)... esos con los que ha tenido que sobrevivir El Prat —y superar a la capital—, un aeropuerto convertido en cenicienta al abandonarlo Iberia pese a cebar la única línea rentable, el puente aéreo Barcelona-Madrid, ese monopolio incapaz de reaccionar a la nueva competencia del AVE. Qué entrañables los ministros de Industria y Fomento correteando por el mundo para salvar el complejo madrileño... todo lo que nadie hizo cuando su rival se hundía.

Tal vez la cuádruple ruina encadenada Barajas-AENA-Iberia-Bankia no sea letal para el macizo de la raza económico de un Estado endogámico que habita en el aislamiento tibetano, según describió Agustí Calvet, Gaziel. Pero lo es para sus vecinos, y los amigos de sus vecinos. Como lo es la ruina de las autopistas radiales de Madrid y sus hermanas (260 kilómetros), también criaturas de Aznar y Aguirre: mal diseñadas, al competir mediante peajes con vías gratuitas y al acoger un tráfico que resultó menos de la mitad del calculado. Como el Estado asumía ese cálculo, ahora caen 3.600 millones de quiebra técnica sobre todos nosotros, madrileños y los demás.

Pero Aznar no es responsable, lo son las autonomás dilapidadoras, según su FAES... que todos subvencionamos. España iba bien, Madrid va bien y él, como Ignacio González, combate separatismos. Cuando no juega al golf a cuenta del erario.