Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Portugal recortará el sueldo a todos los funcionarios que ganen más de 600 euros

Un empleado público que gane ahora 1.000 euros al mes ingresará 948 euros a partir de 2014

También habrá más tasas a la gasolina, el alcohol o el tabaco

La ministra de Finanzas de Portugal, Maria Luís Albuquerque REUTERS

El Gobierno portugués prevé que el país crezca en torno al 0,8% el año que viene. Pero esta ligera mejoría en los informes macroeconómicos no se verá en la calle. El presupuesto presentado este martes por el Gobierno portugués en el Parlamento, aún pendiente de ser aprobado, incluye una nueva dosis de recortes sin que se levanten ni un milímetro los recortes ideados (y cumplidos) en 2013. La ministra de Finanzas, Maria Luís Albuquerque, calcula que para llegar el año que viene al déficit pactado con la troika del 4% es necesario ahorrar todavía 3.900 millones de euros en 2014.

En 2013, la presión se intensificó sobre todo en los impuestos, a fin de recaudar más; en 2014, sin que estos impuestos bajen, esta misma presión se hará sobre los sueldos, a fin de gastar menos. Por eso, todos los funcionarios y empleados públicos portugueses que cobren más de 600 euros (el 90% de todos los funcionarios portugueses) verán reducido su sueldo, entre un 2,5% y un 12%, de manera progresiva, según el salario de cada uno.

Los funcionarios jubilados, que ganan más de pensión que los jubilados del sector privado, verán sus ingresos también reducidos

En realidad, los funcionarios portugueses que ganaban más de 1.500 euros ya habían visto su sueldo menguar en 2011. Ahora, la medida se extiende y se intensifica, ya que los sueldos ya recortados se recortarán aún más. Según las tablas que los periódicos portugueses se han apresurado a publicar a fin de que cada funcionario sepa lo que va a cobrar a partir de enero, un empleado público que gane ahora 1.000 euros al mes ingresará sólo 948 a partir de 2014. Y uno que gane 1.500 verá su nómina reducida a 1.289. Y un tercero que, nominalmente, ganaba 2.000 pero que ya, con el corte en vigor, cobraba sólo 1.970, verá su nómina reducida aún más: hasta los 1.750 euros. La ministra se cuidó de precisar que los políticos y altos cargos también sufrirán el recorte.

No sólo los funcionarios en activo verán sus nóminas reducirse. Los funcionarios jubilados, que ganan más de pensión que los jubilados del sector privado, verán sus ingresos también reducidos ya que el Gobierno quiere equiparar, a la baja, naturalmente, ambas pensiones.

Más tasas para alcohol, tabaco y gasoil

Los propietarios de bares y de restaurantes confiaban en que el Gobierno bajara el IVA, actualmente en el 23% que, según denuncian, está acabando con muchos de sus negocios. Al final, el Ejecutivo portugués, amparándose en que no puede renunciar a lo que ingresa con este concepto, mantendrá este impuesto. A su vez, subirá aún más, la tasa a las bebidas alcohólicas, al tabaco y al gasoil.

Los ministerios deben seguir con la política del ajuste permanente emprendida hace dos años. Un ejemplo. El ministerio de Sanidad, ya de por sí afectado por la política de austeridad, deberá ahorrar 250 millones de euros de añadidura el año que viene. El desempleo, que en 2013 llegará al 17,4%, quedará en 2014 en torno al 17,7%. A partir de entonces, según las previsiones del Gobierno, comenzará a bajar.

El año que viene es decisivo para el futuro económico de Portugal, ya que termina la tutela económica de la troika, que acordó prestar, en 2011, a fin de evitar la bancarrota del país, 78.000 millones de euros. A partir de junio del año que viene, en teoría, Portugal deberá volver a los mercados a financiarse por sí misma.