Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Con el ingles se puede sobrevivir, pero para trabajar, el sueco es imprescindible”

Las pistas de los expatriados españoles en Suecia para quienes quieran seguir su camino

¿Vives en Suecia? Cuenta tu experiencia a otros y todo lo que les pueda resultar útil

Escríbenos a expatriados@elpais.es o utiliza el hastag #trabajarenSuecia

Noemi Boix junto a su pareja en Suecia.

Estos son los testimonios que hemos recogido de los españoles expatriados en Suecia que han enviado un correo electrónico a la dirección expatriados@elpais.es

 Ana Álvarez Ayllón

Soy una gaditana de 22 años, licenciada en Filología Inglesa, que lleva viviendo en Suecia 2 años. Me vine como Erasmus en el último año de carrera y decidí quedarme aquí cuando terminé. Mis padres siempre nos habían dicho a mí y a mi hermano que en España no había futuro y que debía irme fuera, así que no vino como una sorpresa en casa. Vivo con mi pareja desde hace tres años en Borås, una pequeña ciudad a una hora en autobús de Gotemburgo. Él es sueco, tiene también 22 años y en menos de seis meses después de terminar sus estudios encontró un trabajo fijo en el hospital de la ciudad, con un sueldo que dobla el de mis padres. Ni que decir tiene que me quedé con la boca abierta al ver el contrato.

En el primer año de estancia, terminé mi carrera (con becas, 8 matrículas de honor, más créditos de la cuenta, y varios cursos en metodología de la enseñanza); en el segundo, empecé a buscar trabajo mientras estudiaba asignaturas libres en la universidad. Fui a dos entrevistas para profesora de español a tiempo parcial, pero el sueldo no me daba ni para pagar el autobús así que las rechacé. Ahora que llevo dos años registrada aquí, el Estado sueco ha empezado a pagarme 2.800 coronas al mes por estudiar a tiempo completo. Estoy estudiando "Sueco como idioma extranjero" (SVAS) para poder estudiar asignaturas en sueco en la universidad; también estudio diseño de web a distancia en la universidad de Umeå (en inglés) y voy a la Academia Valand de arte de la universidad de Gotemburgo a completar una asignatura libre de "Arte y Comida" (también en inglés). Suecia me está dando la oportunidad de ampliar mis estudios gratuitamente, pero también es verdad que sin la ayuda de mi pareja todo habría sido muchísimo más complicado.

[Un expatriado en Suecia que no desea ser identificado rebate la información que Ana proporciona sobre ayudas al estudio, y sugiere encarecidamente que se acceda a la información oficial sobre préstamos y sus condiciones.]

Por eso, no recomendaría a nadie venirse a la "aventura" o "a ver qué sale". Hay muchísima competitividad, en la mayoría de los puestos de trabajo se requiere un nivel alto de inglés y también de sueco, y muchas compañías prefieren contratar a ciudadanos suecos antes que a inmigrantes. Ahora parece que los países escandinavos están convirtiéndose en el destino de muchos españoles por la imagen de riqueza y tolerancia que dan al exterior, pero una vez que te mudas aquí te das cuenta de que la mayor parte de esa imagen es falsa y de que es verdaderamente difícil hacerse un hueco en su sociedad. Los suecos se están dando cuenta de la nueva "invasión del sur" (como ya he escuchado en varias ocasiones) y las condiciones para conseguir ayudas del estado se están volviendo más estrictas. Como anécdota: una trabajadora de Arbetsförmedlingen (la oficina de trabajo) me dijo con cara de asco y entonación despectiva que "Suecia no puede hacerse cargo de los problemas de otros países, como España y Grecia," y que "la Unión Europea no significa que puedas mudarte a cualquier país cuando te de la gana." Hay mucha gente que tratará de ayudarte, pero también hay muchos otros que no tendrán reparo en decirte lo que piensan sobre "que te mudes a su país a quitarles el trabajo."

Ana Álvarez Ayllón, una gaditana residente en Suecia.

Aún así, dejo aquí una lista de pasos a seguir para todo aquel que se decida a mudarse aquí. Yo no tuve a nadie que supiese los pasos a seguir y creo que esta información me habría facilitado el proceso muchísimo más.

 

Las principales instituciones con las que hay que entrar en contacto desde el principio son:

 

El primer paso es conseguir el derecho de residencia o el permiso de residencia (que son cosas distintas). Si te vas a quedar durante más de 3 meses, tienes que contactar con la oficina de inmigración o "Migrationsverket" y rellenar un formulario que se puede encontrar en la página web. Esto hay que hacerlo una vez estás en Suecia, no antes.

La diferencia entre "derecho" y "permiso" de residencia: el derecho de residencia te da derecho a vivir en Suecia sólo mientras estés estudiando, trabajando o puedas probar que tienes recursos económicos suficientes para mantenerte. El permiso de residencia te permite vivir en el país sin trabajar, estudiar o tener recursos económicos. En la página web vienen los requerimientos para conseguir el permiso. Algunos de esos requerimientos son, por ejemplo: ser familia de un ciudadano sueco o estar estudiando un programa de más de dos años de duración.

Una vez que tengas el derecho o permiso de residencia, tienes que solicitar en número personal o "personnummer". El número se solicita en "Skatteverket" . Te pedirán que pruebes que estás estudiando un programa de como mínimo dos años de duración; que tienes un contrato de trabajo en Suecia; que eres familiar de un ciudadano sueco; o que tienes suficientes recursos económicos y un seguro médico privado (la tarjeta sanitaria europea no me sirvió para esto). Si no tienes nada de esto, será imposible que te den el personnummer y tu integración en Suecia se quedará estancada.

En cuanto tengas el número personal, tienes que registrarte en la seguridad social sueca o "försäkringskassan". Tardan alrededor de 6 meses en registrarte oficialmente en su base de datos, pero mientras que tengas la tarjeta sanitaria europea podrás recibir atención médica sin problema. Una visita a un ambulatorio (vårdcentralen) cuesta 100 coronas; hospital y emergencias son 300 coronas, más 80 coronas por noche que pases allí. Si tienes una enfermedad crónica y requieres asistencia médica constante, pagas un máximo de 1.200 coronas al año. Una vez que llegues a ese tope no pagas más hasta el año siguiente.

Hay que darse cuenta del tesoro que tenemos en España con una sanidad pública gratuita.

 

Allí se publican casi todas las ofertas de empleo. No hace falta que te registres para usar su buscador o para enviar curricul0s, pero si quieres recibir una ayuda económica por desempleo sí hay que registrarse. Una vez que te registres, pasan 6 meses hasta que empieces a cobrar el paro (máximo 2.900 coronas al mes, 330 euros). Para que te den el dinero tienes que hacer básicamente todo lo que te digan: cursos (algunos son inútiles, pero tienes que hacerlos); prácticas de trabajo sin cobrar; etc.

Importante: si estás estudiando no te puedes registrar. De esta manera, el estado sueco mantiene los números de desempleo más bajos, ya que muchas personas prefieren seguir estudiando lo que les gusta antes que hacer los cursos que Arbetsförmedlingen ofrece.

  • En el caso de que quieras estudiar en la universidad (asignaturas en inglés), es completamente gratuito para ciudadanos de la Unión Europea, incluyendo los másters. Hay que registrarse y tienes una dirección para hacerlo en inglés.

Haz copias de todas tus notas y certificados; desde primaria hasta la universidad; y asegúrate de que puedes probar tu nivel de inglés con un diploma o certificado.

Las notas de primaria e instituto se pueden enviar en español, pero para los diplomas de universidad necesitas una traducción jurada al inglés o al sueco y el "suplemento europeo".

  • En el caso de que quieras estudiar en la universidad (asignaturas en sueco)

Aparte de probar todo lo anteriormente explicado para las asignaturas en inglés, tienes que tener un diploma en Svenska 3 o SVAS 3 (sueco de nivel 3).

Primero tienes que completar un curso básico de sueco para inmigrantes o "SFI" (svenska för invandrare). Necesitas el personnummer también. Una vez que termines los cuatro niveles de SFI, te puedes registrar para SVAS 1 y continuar hasta SVAS 3. Se tarda un año y medio más o menos en conseguir los tres niveles de SVAS.

Las clases son gratuitas y puedes hacerlas en Komvux (educación para adultos). Una vez que termines los cuatro niveles de SFI, puedes solicitar una única ayuda económica de 12.000 coronas.

 Consejos

  • Aprender el idioma lo antes posible.
  • Buscar apartamentos de segunda mano y registrarse en inmobiliarias lo antes posible. Las colas en las inmobiliarias son muy largas y van por puntos (un punto por día en espera)
  • Tener tarjeta bancaria. Hay algunos lugares donde no aceptan dinero suelto. La gente aquí compra hasta una barra de pan con tarjeta.

Ventajas

  • Educación gratuita y ayuda económica una vez que hayas estado registrado en el país durante dos años. Pagan hasta 2.800 coronas al mes por estudios al 100%. [Otro expatriado nos aclara que a Ana le dan esta ayuda porque su pareja tiene la nacionalidad sueca.]
  • No necesitas comprar un apartamento, hay muchos alquileres así que es fácil mudarse a otra ciudad si encuentras trabajo en otro sitio.
  • Buenas condiciones laborales.

 Inconvenientes

  •  La vida social es muy diferente y hay que hacer un gran esfuerzo para integrarse.
  • Transporte y comida son muy caros, especialmente la fruta. Los impuestos son muy altos y aunque tu nuevo sueldo suene bastante bien, recuerda que un 30% va a desaparecer en impuestos.
  • Desafortunadamente, y como en todos los países, hay gente racista y que está en contra de la inmigración y te lo van a soltar en la cara.

Ismael Maldonado

Yo soy médico de familia y vivo junto a mi mujer, que es enfermera, y mis 3 hijos desde hace 6 meses en Uddevalla. Acabo de finalizar un curso de sueco y me voy a incorporar paulatinamente a mi trabajo. Empezamos a remontar tras el duro aterrizaje en un país tan distinto.

Tengo un blog en el que estoy contando mis experiencias laborales en este país. En la entrada del 15 de septiembre de 2013, se encuentra el siguiente texto:

La primera pregunta que se os puede venir a la mente es: "¿qué hago/hacemos nosotros aquí? Emigrando desde una tierra tan bonita como son las islas Canarias". Esta misma pregunta me la hacen a menudo los suecos que conozco (ellos se compran su segunda residencia en el sur de España o en Canarias), porque les sorprende que cambiemos un clima tan agradable por otro tan frío.

¿Y si os digo además que mi mujer y yo éramos interinos? Os habréis echado las manos a la cabeza ya que con la que esta cayendo en España eso es un lujo.

Bueno, mi/nuestra historia es más bien de filosofía que de necesidad.

Emigramos porque:

  • Estamos cansados de que las administraciones recorten en personal, en salario y nos "pidan comprensión y apoyo a sus recortes".
  • Vemos como nuestro trabajo diario no es apreciado por nuestra Administración y parte de los usuarios.
  • Para darle una educación de calidad a nuestros hijos tenemos que pagarla de nuestro bolsillo de un sueldo cada vez más bajo.
  • Nuestros hijos no aprenderán un idioma extra tan importante como el inglés sino se lo pagamos nosotros.
  • Nuestro futuro profesional esta estancadísimo.

 ¿Por qué Suecia?

  • Porque necesitan muchísimo personal sanitario
  • Porque en la oferta de empleo incluye asesoría para buscar colegios y trabajo para la pareja
  • Por sus altas prestaciones sociales
  • Porque la naturaleza aquí es impresionante
  • Porque tiene un buen sistema de educación y mis hijos saldrán hablando perfectamente inglés sin que a mi me cueste nada.

Iván Marti-Vidal

Soy Doctor en Fisica por la Universidad de Valencia (especialidad en Astrofísica) y actualmente tengo trabajo indefinido en el Observatorio Espacial de Onsala (cerca de Gotemburgo, Suecia). Aquí les escribo unas líneas con mi experiencia personal en Suecia. Espero que puedan ser de utilidad a quienes esten pensando en venirse.

Llegue a Suecia con mi mujer, Diana, y mi primer hijo, Nicolás, en septiembre de 2011. Vinimos desde Bonn (en Alemania), donde vivimos un par de años (esa fue mi etapa post-doctoral). De modo que llevamos fuera de España desde principios de 2009.

Puedo decir que me siento muy afortunado por el trabajo que he conseguido aquí. No puedo evitar recordar, de hecho, que me eligieron para este puesto (entre una lista de aspirantes a nivel internacional) unas semanas despues de que se me denegara la beca Ramón y Cajal en España (básicamente, me dijeron que mi currículo era muy bueno, pero que aún era demasiado joven; aún sigo sin entender en qué afecta lo segundo a lo primero). Eso sí, en el supuesto en que me hubieran concedido la Ramón y Cajal, no estoy seguro de si la hubiera preferido a venirme a Suecia.

Suecia es un pais precioso (tal vez tengo una imagen sesgada, por vivir en Onsala, en una zona rural con mucho verde, mucha tranquilidad y gente muy educada). Con el ingles se puede sobrevivir bastante bien, pero si lo que se quiere es trabajar, entonces el sueco puede llegar a ser imprescindible. Ese no es mi caso, afortunadamente, ya que en Observatorio Espacial trabaja mucha gente de varias partes del mundo, siendo el ingles la lengua común.

El clima puede llegar a ser un problema para los que estamos acostumbrados a mucho sol. Los inviernos son muy fríos, largos y oscuros (el frío puede alargarse perfectamente hasta finales de abril). Eso sí, en primavera y verano, esto es el paraíso.

Es en Suecia donde hemos tenido a nuestro segundo hijo, Linus, a principios de este año. Si ya estabamos contentos con las ayudas a la natalidad en Alemania (Nicolás nacio en Bonn), aquí en Suecia ya no podemos estar más contentos y satisfechos. Es una maravilla: el trato recibido en el hospital; la atencion antes, durante y después; la flexibilidad a la hora de compatibilizar el trabajo con el cuidado del niño; las ayudas económicas; las guarderias (¡¡públicas!!) que son una auténtica pasada... De momento, no podemos decir nada negativo al respecto.

Si hay algo que echamos mucho en falta es la comida de España. Aquí, la dieta está muy basada en las carnes grasas. Productos como la verdura, la fruta y el pescado son bastante caros. El precio del (buen) pan es astronómico (comparado con España y Alemania).

En cuanto a la cultura, es bastante diferente a la nuestra. La festividad mas importante es la noche de San Juan, seguida tal vez de la Navidad y la Pascua. Tambien hay festividades que no conocíamos, como el día de Santa Lucía o (esto sí suena un poco raro) el día del "panecillo de canela".

Roberto 

Mi historia es una más de tantas y tantas que me encuentro en vuestro especial, Yo vine a Suecia porque mi novia es sueca. Llevo viviendo aquí unos cuatro meses y espero como mínimo estar un par de años más hasta que mi nivel de sueco sea aceptable en esta sociedad. Después ya veremos qué hacer. Si no fuera porque mi novia es de aqui y las cosas así son más faciles, yo no estaría viviendo aqui por diferentes razones: la primera es el clima, yo he vivido es varios paises en Europa de mucho frío y días nublados, pero este gana a todos. Ahora entiendo el alto porcentaje de personas que padece depresión.

En segundo lugar, el trabajo: esto no es más El Dorado ni mucho menos, aquí necesitas hablar sueco; te puede valer con inglés pero has de tener mucha suerte. Cuando llegué aquí me pensaba que con el inglés podría encontrar trabajo fácilmente y veo que no es así. En tercer lugar, aquí me he sentido mucho mas emigrante que en otros lugares; no es la sociedad divina donde todo es mágico, aquí eres un emigrante más y por tanto a la hora de ayudas, trabajo y atención, en muchos organismos eres el último; No es un testimonio racista por mi parte, pero sí es una realidad, es lo que veo a diario; aquí contratan antes a un sueco para cualquier puesto de trabajo; además las caras de ellos reflejan o parecen a disgusto porque es la realidad: el sur de Europa está invadiendo estos países nórdicos y eso no gusta.

En conclusión, a mí Suecia me ha decepcionado en muchos aspectos; repito, si no fuera por mi novia no estaría aquí. Ahora tengo un trabajo los fines de semanas. Espero que la cosa cambie a mejor. A aquellos que tienen pensado venir, les recomendaría por experiencia antes que Suecia, Inglaterra y Holanda, mucho más fácil encontrar trabajo en estos países si hablas inglés, y la integración también más fácil.

Si aun así habéis decidido venir a Suecia, por lo menos venid hablando inglés; sepan que no es fácil si vienen sin una formación específica y cualificada como ingeniería o medicina: aquí no tendrán problemas en estos sectores. Si vienen con una profesión menos cualificada, sepan que van a competir con todos aquellos refugiados que vienes de todas partes del mundo, los cuales por su condición de refugiado tendrán ventaja. Todos estos trabajos denominados de segundo nivel o de menor cualificación, como limpieza, bar, restaurante, almacén, carga y descarga etc. irán destinados primero a estas personas y si tienes suerte alguno te tocará.

Manuel

El hecho de ser un expatriado y empezar desde cero en otro país no implica dejar de lidiar con la administración española y sus "particularidades". Concretamente en Suecia, y estoy seguro que en muchos otros países, los españoles que no vivimos en la capital no podemos renovar nuestro pasaporte en los consulados honorarios ni en otra embajada Española que no sea en la del país de residencia. En mi caso, y el de otros compatriotas con los que he contactado, los que vivimos en el sur de Suecia y tenemos más cerca Copenhague que Estocolmo, nos es imposible renovar nuestro pasaporte en la Embajada de España en Dinamarca (trayecto de 20 minutos en tren desde Malmö) o en el consulado de Lund/Malmö, al contrario de lo que publicitan en la web del ministerio de exteriores.

Se da la circunstancia de que es más barato volar a Madrid y realizar el trámite en la comisaría de Barajas que desplazarse a la embajada en Estocolmo. En mi caso, es uno más de todos los maltratos que sufrimos los jóvenes que salimos hace tiempo de España y que por desgracia, seguimos padeciendo a miles de kilómetros.

Sé que esto no es más que un problema particular, pero considero que es uno más a añadir a la lista para aquellos que salen de España.

Seguramente puedan considerar que hay muchas soluciones para renovar el maldito pasaporte pero igual si publican estos "pequeños inconvenientes", alguien en el Ministerio de Exteriores decide que sus reglas son estúpidas y deciden que hay que cambiarlas.

Daniel Tornero

Hace tres años y medio emigré desde España a Suecia como investigador postdoctoral para mejorar mi currículo. En un principio, la idea era pasar un par de años por aquí y volver luego a España para poder aplicar los conocimientos adquiridos, pero la situación de la ciencia en nuestro país me ha impedido volver como tenía pensado. Soy de Albacete, tengo 36 años y trabajo en el Centro de Células Madre de la Universidad de Lund. Mis investigaciones se centran en la regeneración del cerebro de pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular (ictus) mediante transplante de sus propias células extraídas de la piel y transformadas en neuronas después de una serie de modificaciones que incluyen la reprogramación celular. Precisamente se acaba de publicar un artículo que encabeza mi firma junto a varios investigadoresen en una de las mejores revistas del campo (la revista Brain).

Miguel de Heras. Lund.

He sido profesor en el sistema pedagógico escolar sueco durante toda mi vida en activo. Llegué a Suecia en 1969 y quiero hacer un extenso comentario sobre los problemas de renovación de pasaporte que sufrimos en la actualidad los españoles que vivimos en ciudades suecas alejadas de la capital, Estocolmo. Desde que llegué al país, siempre renové mi pasaporte español sin ninguna clase de problemas en los llamados consulados "honorarios" de España aquí en Suecia (Lund) o anteriormente en la Embajada de Estocolmo, por correo y sin ninguna dificultad.

En la actualidad tengo 68 años recién cumplidos y llevo ya un año de jubilado, pues trabajé hasta los 67 sin interrupción.

Nunca quise hacerme de nacionalidad sueca, hasta ahora, debido a este tipo de pegas absurdas que nos obligan a hacernos suecos, después de tantos años recalcitrantes a ese pensamiento.

Justo ahora que Europa se une, nos desunen a los españoles, por estas razones de idas y vueltas de seguridad sin motivo.

Una vez que yo adquiera la nacionalidad sueca (tarda entre 7 y 10 meses) y haber pagado a las autoridades suecas 1.500 SEK por el mero hecho de pedirlo, el Registro Nacional de Seguridad Español nos permite seguir siendo españoles durante los 3 años siguientes y a partir de tal plazo perdemos automáticamente la nacionalidad, si no pedimos al Consulado en Estocolmo un permiso especial, para seguir conservando nuestra nacionalidad Española (absurdo otra vez).

Todo esto es nuevo, porque hay españoles que se hicieron suecos anteriormente (adultos con propio consentimiento en ello) y siguen conservando su nacionalidad española, sin más requisitos.

Tengo una vida muy activa, soy deportista, (daba tanbién clases de natación a los alumnos en la Escuela durante mis últimos 12 años en activo) y pintor de arte abstracto, realista en óleo y acrílico.

Antonio J. Delgado

Antonio J. Delgado en la oficina en Suecia.

Yo vine a Suecia hace seis meses por la crisis. Y eso que tenia un buen trabajo, bien pagado, aunque con unas perspectivas muy lúgubres. Veladas amenazas de despido, o de reducción del sueldo, y un inmenso astio por la situación política y social en España. Esto al mismo tiempo que iba descubriendo Suecia por una amiga, y cada vez leyendo más experiencias de otras personas expatriadas. Y es que he pasado cerca de dos años pensando en emigrar y tratando de hacerlo lo mejor posible. Y suerte que lo hice así.

Pero no he sido de los que ha venido por una pareja sueca, cosa rara según parece. Realmente es lo primero que me preguntan cuando cogen un poco de confianza, "¿Por qué Suecia? Si en Andalucía se vive tan bien."

Efectivamente hablar sueco correctamente es muy importante para cualquier trabajo, más si es cara al público, pero también se aprecia poder tener una comunicación clara contigo como empleado o compañero. El hecho de que la gente hable al menos 2 idiomas (lo normal suele ser 3, aunque uno sea más flojo) puede que sea clave para que no entiendan muy bien que no sepas hablar su idioma si vienes aquí.

Cuando busqué empleo por Internet, solo me fijaba en las ofertas en inglés en las que no pidieran sueco. Y la oferta era bastante limitada, aunque en mi campo (administración de servidores) hay bastante oferta incluso en España. Pero incluso siendo un puesto en inglés y no aunque sea necesario el sueco, siempre es un plus poder hablar en el mismo idioma y no tener choques culturales, y mucho mejor para la empresa no tener que pagar el desplazamiento desde España para la entrevista (porque en otros países europeos como Irlanda, Países Bajos o Alemania; si vas a hacer una entrevista te pagan el viaje y el alojamiento). Así que en muchas ofertas me descartaban rápidamente.

Yo he tenido muchísima suerte y he venido a trabajar para Greenpeace Nordic. Al tratarse de una oficina regional que incluye Dinamarca, Finlandia y Noruega, el idioma principal es el inglés, y hablar un idioma nórdico es un pequeño plus, pero lo era más que ya había trabajado con Greenpeace España. Así que fue mucho más fácil para mi que para la mayoría, pero a la vez fue algo meditado con el tiempo para venir con algo y no a lo loco.

Además de buscar el empleo intente hacer un presupuesto mensual con los gastos mínimos para vivir, usando sitios como Numbeo para saber que cuesta (aproximadamente) cada cosa en el país de destino.

Localizar los rangos de impuestos que te afectarían en cada país (a veces el mismo departamento de recursos humanos de la empresa ofertante te puede ayudar pero mejor si te enteras por otros expatriados), porque en algunos países y para algunos sueldos fácilmente tienes que pagar el 45% de impuestos.

Saber si tienes que hacer frente a gastos extra; por ejemplo en Suecia por el médico pagas hasta un máximo de unas 1000 coronas al año. Vas pagando unas 200 coronas por visita al medico y cuando llegas a 1000 coronas te dan una tarjeta con la fecha del primer pago y no pagas nada más hasta que pasa un año de ese primer pago.

En otros países como los Países Bajos encontré que tenias impuestos municipales e impuestos nacionales o que tenias que pagar 50€ cada mes de seguro médico. Así que cuanta más información obtengas de como será el futuro más fácil será adaptarte cuando llegues, incluyendo alguna visita.

Una vez establecido, por fin he pasado los 6 meses de prueba y puedo respirar, la vida puede ser bastante agradable aquí. La crisis queda lejos, aunque aquí también sube el paro y están cada vez más preocupados por la inmigración y la falta de empleo juvenil. La gente es un poco mas fría pero lo compensan cuando beben y cogen confianza. El clima es mucho mas frío y eso que aún no he vivido un invierno completo. Pero la naturaleza y la tranquilidad lo compensan.

Como curiosidades del día a día:

- Las chicas suelen dar el primer paso en una discoteca para acercarse al chico que les gusta. Pero la igualdad entre sexos es tan alta que cualquier chica se extrañará (o enfadará) si le abres la puerta. Por no hablar de una de las legislaciones más severas en cuanto a que se considera acoso sexual.

- Las calles son mucho más limpias y la gente más educada. Por ejemplo, está prohibido hacer grafittis como en España, pero aquí la gente lo respeta y cuando hay un lugar para hacer grafittis el lugar se llena de artistas buscando un hueco, pero es bastante más difícil que veas uno por la ciudad (claro que hay, pero menos).

- Aquí el alcohol de alta graduación (más del 4% creo), solo se puede vender en el monopolio estatal que tiene horarios bastante restringidos, y esto hace que mucha gente vaya de fiesta a otros países cercanos para emborracharse. Hasta el punto de escuchar que puede ser más barato una noche en barco a Helsinki por el bajo coste del alcohol en el barco, aunque para que sea así realmente hay que beber bastante. O darse el caso de volver en tren de Dinamarca a Suecia y alguna gente en lugar de maletas lleve cajas de cerveza.

- Muchas personas viven de la recogida de envases por los que se devuelven entre una y dos coronas dependiendo del envase. Lo que hace que una lata de cerveza vacía siga teniendo valor y si la llevas en la mano incluso te la pidan.

- Aunque Suecia sea parte del espacio Schengen, eso no quiere decir que puedas quedarte a vivir aquí. Este acuerdo solo permite el paso de fronteras pero cada país puede poner normas para permanecer en él. En Suecia si vas a estar un determinado tiempo tienes que acreditar que tienes dinero suficiente, un trabajo o alguna forma de vivir aquí sin muchos problemas (pareja, estudios becados, ...). Una vez aquí debes registrarte en inmigración donde, si cumples te dan un certificado, en mi caso a la primera me lo denegaron porque no llegó mi contrato al hacer el trámite por Internet, y me costo llamar por teléfono y volver a hacer la solicitud.

- La comida es algo más cara, pero un almuerzo puede ser mas barato que en España. No es raro encontrar buffet por 85 coronas (unos 9€ al cambio). Y, al ser el sueldo un tanto mayor que en España, en comparación no es nada desorbitado. Eso sí, hay que cambiar de hábitos, porque aunque puedes encontrar jamón serrano o baguettes en los supermercados el precio es bastante mayor que en España, así que mejor adaptarte a la comida local o adaptarla a tus gustos. También resulta mucho más habitual encontrar todo tipo de productos biológicos en cualquier supermercado, y bastante difícil encontrar una frutería o una carnicería, lo normal es un súper o tiendas más delicatessen.

Alejandro Blanco

Lo llaman el nuevo Sillycon Valley europeo y en cierta manera, es verdad. Suecia es un país con muchas oportunidades para aquellos emprendedores y titulados que desean aventurarse y crear su propio negocio, especialmente en el sector relacionado con las tecnologías de información. Para aquellos aventureros, con un buen nivel de inglés, deseosos de aprender sueco y sobre todo, con ganas de triunfar, les recomiendo que se animen a escoger este país.

Alejandro Blanco.

Ya sabemos que el IPC de Suecia es bastante alto en comparación con España pero los salarios que ofrecen, en su gran mayoría alcanzan e incluso sobrepasan los 2,000 euros mensuales para aquellos trabajos que requieren de una titulación superior. El invierno es muy duro y a partir de Noviembre las horas de luz se cuentan con los dedos de una mano. La gastronomía, sin ser tan variada, es muy suculenta y ofrece una gran variedad de platos saludables. Eso sí, la gran diferencia con la cocina española es que la mantequilla se utiliza tanto como nosotros el aceite de oliva. La sociedad sueca llama mucho la atención, suelen ser altos, estilizados, educados y muy formales. Por encima de todo predomina la organización. Se fomenta mucho el apoyo y oportunidades a los jóvenes, la mayoría de universidades son públicas en todo el país y se accede sin tener que pagar ningún tipo de tasa universitaria. Sin embargo, a diferencia de España, casi el 70% de los estudiantes suecos estudian sus carreras universitarias fuera de sus respectivos hogares. Por tanto, con 19, 20, o 21 años, en su gran mayoría, se emancipan y acceden a un préstamo universitario de 3 o 4 años de duración que les cubrirá todos sus gastos mensuales, incluyendo alquiler, comida, etc. Debido al bajo tipo de interés de este préstamo (no llega a los 4 euros por año), y a sus cómodos plazos de devolución, la gran mayoría de jóvenes universitarios acaban pagándolo a los 30 o 40 años de edad.

En mi caso, me enamoré de una sueca que estudiaba su último año de colegio en Madrid. Dio la casualidad de que por aquel entonces, en 2011, yo trabajaba como monitor de tenis infantil en ese mismo colegio. La verdad es que fue un flechazo a primera vista tan hondo, que su influjo me llevó hasta este país del norte europeo.

Llegué el pasado verano, con la firme decisión de instalarme definitivamente tras licenciarme en Administración y Dirección de Empresas Bilingüe y cursar el último año en la Stockholm School of Economics de Riga, Letonia, con una beca Erasmus. Esa experiencia como estudiante de intercambio me abrió las puertas al mercado laboral internacional, y contribuyó de forma contundente a progresar como persona y estudiante. Durante ese año asistí a clases de sueco con el objetivo de acceder al mercado laboral Sueco.

Mis comienzos en Suecia no fueron sencillos, ya que tuve que aclimatarme a una nueva cultura, costumbres y sociedad completamente opuestas a la española. Y por supuesto, no puedes esperar que la gente se adapte a ti, porque eso nunca va a pasar.

Encontré un trabajo temporal de verano en ICA (la mayor cadena de supermercados de Suecia), en una ciudad llamada Gävle, a una hora en coche de Estocolmo. Me levanté todos los días durante mes y medio a las cinco de la mañana, y tras acabar una jornada laboral de puro trabajo físico, no me quedaban fuerzas para pronunciar ni una palabra de sueco. Cada vez que me metía en la cama rendido, mi primer pensamiento era de nostalgia hacia mis padres y amigos. Sentí impotencia al pensar que mi trabajo no estaba relacionado con lo que había aprendido durante los últimos cinco años de mi vida y que tantas ganas tenía de demostrar y aplicar en el mundo laboral. Pero creo firmemente que la voluntad de perseguir mis sueños y objetivos son los que me movieron para no mirar atrás y continuar con paso firme y seguro mi propio camino.

Aprendí que con 23 años, no puedes esperar a que el mercado laboral te abra las puertas de par en par. Tienes que empezar de cero y construir tu propio camino. De esa manera adquirirás la experiencia necesaria para conseguir el trabajo que más se ajuste a tu personalidad y conocimientos.El amor de mi novia y el apoyo constante de mi familia y amigos, hicieron que me sintiera más fuerte en estos momentos de flaqueza.

El pasado mes de agosto nos mudamos a Skövde, una pequeña ciudad universitaria a una hora en tren de Gotemburgo. Mi novia empezó sus clases en la universidad y durante las primeras semanas, mi vida consistió en intentar ser el mejor "amo de casa", limpiando nuestro pequeño piso, cocinando para mí novia y buscando ofertas de trabajo a través de internet. Aún no teníamos conexión wifi en el apartamento, por tanto iba todos los días a tomar un café a un pequeño bar para sacar provecho de su conexión a internet. Tras cuatro semanas de búsqueda, encontré una oferta de trabajo en una empresa "Start-up" situada en Jönköping (una hora en tren desde Skövde), como becario en marketing y ventas. Tras pasar la entrevista, no dudé en aceptar la oportunidad, ya que estas prácticas me abrirían las puertas para solicitar el dichoso número personal. Sin este número tu vida diaria pasar de ser normal a una odisea, todo es mucho más complicado. Mi contrato telefónico tiene que figurar a nombre de mi novia, incluso un simple trámite como apuntarme a un gimnasio, no es posible sin el número personal. En definitiva, la única persona que se enteraría en caso de que me pasase algo (espero que no), es mi novia ya que soy como "el hombre invisible" al no aparecer registrado como ciudadano sueco.

La lista de pegas se podría hacer interminable pero algo especial tiene este país que a mí personalmente me atrajo desde el primer día. La sociedad sueca tiene fama de ser fría y retraída, pero no comparto esa opinión. Lo que pasa es que nosotros, los españoles, somos el polo opuesto en cuanto a expresar sentimientos. Eso sí, ni se os ocurra dar dos besos cuando vais a presentaros por primera vez a un sueco, sino queréis acabar con un bofetón marcado en la cara o miradas repulsivas haciéndote creer que eres un pervertido, es mejor optar por un apretón de manos y cuando se haya cogido confianza, un abrazo también es apropiado.

Tras varios meses en esta pequeña ciudad sueca, puedo declarar que cada día me siento más feliz. Soy muy afortunado de poder compartir mi vida con la persona a la que quiero. Estoy disfrutando y aprendiendo mucho como becario en esta empresa "start-up" y aunque eche de menos constantemente a mi familia y amigos no me arrepiento de haber dado un paso tan importante. Solo concibo el mirar hacia adelante y seguir creciendo de la mano con mi pareja. Cuando vives fuera de tu país, creo que no debe importar lo desmesurado que parezca el obstáculo o lo complicado que pueda resultar el camino. Hay que ser persistente, no rendirse y si tienes la oportunidad, apoyarte en esas personas que siempre van a estar a tu lado en momentos enrevesados.

Para ir concluyendo, me gustaría aportar mi granito de arena para todas aquellas personas que desean emprender una aventura en Suecia. Por tanto, aquí os dejo los requisitos que necesité enviar para poder optar a un número personal a través de la agencia de emigración: "Skatteverket"

• Fotocopia de DNI o pasaporte, tarjeta sanitaria europea y libro de familia.

• Número de la seguridad social en España.

• Carta de un familiar declarando que en caso de no contar con ingresos me facilitarían apoyo financiero.

• Carta de mi pareja explicando cómo nos conocimos, que tipo de relación tenemos, etc.

• Carta de un familiar de mi pareja declarando que en caso de que ninguno de los dos, contemos con ingresos, nos facilitarán apoyo financiero.

• Contrato de renta de alquiler en Suecia.

• Estamentos bancarios que demuestren mis ingresos y los de mi familia.

• Contrato laboral en Suecia (siendo este es el más importante)

Para finalizar, quiero dedicarle las últimas palabras a mi hermana, persona a la que quiero con todo mi corazón y que tras haber pasado por un momento complicado, gracias a su fuerza de voluntad, lucha diaria y sobre todo, gracias a mi padres, la vida le vuelve a sonreír. Eres mi ejemplo y modelo a seguir.

Marçal Morell Torra

No recomendar a nadie la aventura sueca me parece un poco exagerado, siempre que se tenga presente que va a ser esto: una aventura.

Soy un catalán de 25 años, licenciado en Bellas Artes. Llegué a Suecia hace 9 meses porque mi novia es de aquí. Ahora mismo estoy viviendo en Brännö, una pequeña y hermosa isla a 30 minutos de Gotemburgo. En invierno tiene solo 900 habitantes aunque en verano llegan hasta los 3200 habitantes y los precios de los alquileres se disparan (sí, en Suecia también hay especulación).

Aún no he encontrado trabajo, y hasta ahora la burocracia sueca no ha ayudado en nada, pues con mucha facilidad se crean bucles y contradicciones que te dejan paralizado. Suecia solo ve a los ciudadanos europeos como turistas consumidores en potencia, no como ciudadanos con derechos. Ahora mi situación está "regularizada": tengo un permiso de residencia de dos años por convivir con mi novia sueca y esto me da algunos derechos, como tener el "person nummer", poder estudiar sueco gratis y ir al INEM sueco.

Estoy completamente de acuerdo con los comentarios que destacan la discriminación laboral existente en Suecia y, por qué no decirlo claro, el racismo institucional. Solo hay que ver la segregación racial que hay en ciudades como Gotemburgo o Estocolmo - los primeros seis meses viví en Biskopsgården, un buen ejemplo de segregación -; el caso del registro policial con datos personales de cientos de gitanos romaníes (niños incluidos); o el reciente e injustificado intento de deportación de la estudiante universitaria Viktoriya a Kazajstán. Vale la pena detenerse en este caso. Viktoriya, después de pagar la universidad (porque no era de la UE) Migrationsverket - la autoridad migratoria sueca - ordenó su deportación puesto que sus padres le ingresaron 200 coronas menos de lo que Migrationsverket considera el mínimo para mantener a un estudiante internacional, o sea 7.300 coronas al mes. Cuando Viktoriya se enteró de esto sus padres le ingresaron 73.000 coronas, mucho más de lo requerido. Migrationsverket respondió que no se podía demostrar que no iba a devolver el dinero a sus padres. El caso explotó en la prensa, gente privada ayudó a Viktoriya incluso económicamente y Migrationsverket se echó atrás para evitar el escándalo. Me pregunto cuantos casos similares a estos existen sin ser mediatizados. Los mismos ciudadanos suecos se dan cuenta de esta segregación impulsada desde las instituciones y con iniciativas privadas intentan mejorar la situación, como el caso de esta familia sueca que busca una relación amistosa con una familia inmigrante.

Por lo que he leído en las experiencias de mis compatriotas, parece que hay a quien se sorprende al descubrir que en Suecia hablan sueco y que este es necesario para la vida laboral. Me parece completamente lógico que pidan sueco: ¿cuantas ofertas de trabajo en inglés hay en España?. No pasa nada por aprender una lengua nueva, la anterior no se borra. Es verdad que es difícil empezar a hablar sueco, sobretodo si hablas inglés, ya que el nivel de inglés de los suecos es bueno. Pero una vez haces el cambio, los suecos lo van a valorar y tu integración va a mejorar. Sin haber empezado los cursos de SFI (aún estoy en la cola) he ido estudiando por mi cuenta, y echándole morro ahora puedo mantener conversaciones más o menos interesantes. Además existen muchos recursos para aprender sueco, es cuestión de voluntad e interés en el nuevo país donde vivimos. Tendría que añadir que al ser catalán tengo un cierto aprecio y respeto por las lenguas pequeñas. Lo que siento cuando un extranjero habla catalán tiene que ser equiparable a lo que siente un sueco cuando un extranjero habla sueco.

Es cierto que desde cerca Suecia no es lo que parecía ser. Suecia es un país de apariencias, muy "fashion" y moderno, pero siempre esconden el "Snus".

Noemi Boix

Mi vida en Suecia empezó en abril de 2012 cuando después de un viaje de visita a mi hermana (que estaba estudiando un máster en Gävle) en Suecia conocí a mi actual marido, un chico sueco de carácter cariñoso y entregado. Para nada tiene que ver con el estereotipo de hombre sueco: frío y poco amigable.

Noemi Boix Chova junto a su marido.

En Junio de 2012, después de cinco años, mi padre traspasó el negocio familiar en hostelería en mi ciudad natal (Gandía, Valencia). Trabajo que había estado compaginando con mis estudios universitarios en la rama de Informática. Así que ese verano me vine a vivir definitivamente a Suecia con mi novio porque la situación laboral no era para nada prometedora.

Él es biólogo y encontró trabajo en Estocolmo como profesor de instituto. Así que nos mudamos a Estocolmo y más tarde encontré trabajo en noviembre 2012 como IT-desarrollador en uno de los grupos de investigación en medicina computacional en Karolinska Institutet.

CONSEJOS A TENER EN CUENTA SOBRE SUECIA

Me gustaría recomendar a la gente que esté pensando en venir a Suecia, que no es fácil salir adelante y que es importante tener un apoyo en este país y saber a lo que se viene y no aventurarse.

1. El trabajo...

• Sí, es cierto que hay muchas ofertas de trabajo en Suecia, pero cuidado, el 95% de ellas requieren inglés y sueco a nivel fluido. No vale con chapurrear solo inglés. Ni cabe decir que la mayoría de trabajos requieren títulos académicos incluso para trabajos no cualificados.

• Los trabajos no cualificados como son "au pair", conozco varios casos en los que están mal pagados y las familias explotan a las chicas. Mucho cuidado con estos trabajos.

• Los salarios son altos en Suecia pero los precios son también elevados. Los impuestos rondan sobre el 33%.

Un punto fuerte, son las condiciones de trabajo. Cuidan mucho al trabajador. Por ejemplo en mi empresa tenemos gratis el café y leche, además de una cesta de fruta variada dos veces por semana. La empresa nos paga los viajes y las conferencias, cursos, etc. El ambiente de trabajo es excelente y la relación con los compañeros y el jefe es como una familia. Se respeta mucho el horario de los trabajadores y si por ley estamos obligados a tomar al menos 20 días de vacaciones por año. Si el jefe no lo respeta, se le penaliza económicamente...

• Además existen las organizaciones de colegiados como la que pertenezco "Sveriges Ingenjör" que median siempre por los derechos de los trabajadores.

2. La vivienda...

• El tema de la vivienda especialmente en Estocolmo y alrededores, es una pesadilla. Existe mucha más demanda de lo que se oferta, así que existe mucho fraude con los alquileres y los precios son elevadísimos. No hay que venir pensando, "bueno ya encontraré algo cuando llegue allí...". No. 

3. El clima..

• El clima es frío y la oscuridad es un factor muy importante, tiende bastante a deprimir. Si se vive solo en Suecia es bastante duro.

• Durante el invierno hay solo luz solar desde las 8 am hasta las 4 pm. Mientras que por el contrario, en verano hay sol durante todo el día. Solo oscurece desde las 12 am hasta las 3 am.

4. La educación...

• Desde el colegio hasta la universidad es todo gratuito. No matrículas ni libros carísimos que no se pueden reutilizar el siguiente año.

• Si eres estudiante el gobierno ofrece ayudas y préstamos a muy bajo interés.

• Por cierto, hay muchos españoles trabajando en Karolinska Institutet como Investigadores porque en las universidades españolas no les brindaban un futuro.

• También quiero matizar que la educación en Suecia no es mucho mejor que en España, de echo el sistema educativo tiene muchos problemas como por ejemplo que los alumnos pueden repetir los exámenes una y otra vez sin límites. Siempre tienen mil oportunidades, lo que hace que no se esfuercen. Los alumnos tienen muchos derechos pero pocas obligaciones. Y los profesores se quejan de que tienen que hacer muchos papeles administrativos y menos de profesor.

5. La burocracia...

• Yo me siento muy afortunada ya que el hecho de tener pareja sueca me ha facilitado mucho las cosas en Suecia, pero aún así, he tenido que lidiar mucho con la burocracia sueca.

• El proceso es el siguiente, obtienes primero el permiso de residencia de la oficina de inmigración ("Migrationsverket") y luego obtienes el número de identificación fiscal "Personnummer". Sin el "Personnummer" no eres nadie y no puedes ni asistir a las clases de sueco gratuitas que ofrece el estado. Lamentablemente te encuentras en un ciclo en que no encuentras trabajo porque no sabes el idioma pero no puedes ir a las clases porque no tienes trabajo y no te dan el número.

• En mi caso, me perdieron los papeles para el permiso de residencia y tardé seis meses en conseguirlo. Yo iba todas las semanas a la oficina de inmigración y siempre me decían lo mismo: "Es que tenemos muchos casos del sur de Europa y no damos abasto. La burocracia en Suecia se caracteriza por ser lenta con excesivos trámites y muy dependiente del funcionario/a que trate tu caso. Recientemente hablé con un compañero de trabajo sueco que me comentó: "Lamentablemente, los suecos nos sentimos avergonzados del sistema con el que la oficina de inmigración trabaja. Como recomendación te puedo decir que les llames con asiduidad porque si les llamas constantemente se cansan de ti y para que no les molestes más toman la decisión rápidamente."

• La realidad es que Suecia se ha visto golpeada por una ola de inmigración del sur de Europa además de los refugiados de países como Siria. El sistema sueco se ha visto desbordado y lamentablemente no se han tomado medidas para agilizar los procesos. La solución que han tomado es endurecer las condiciones y alargar los procesos.

6. La sanidad...

• La sanidad funciona de la manera en que las primeras consultas se pagan hasta que llegas a un límite de unos 120€. A partir de ahí las siguientes consultas son gratuitas.

• Para las consultas urgentes se llama al servicio 112 para solicitar una ambulancia que te desplace al hospital. Para las consultas no urgentes, se llama a la central de guardia de la ciudad donde resides ("vårdcentral") y puedes pedir cita para un determinado especialista o para asesorarte sobre algún problema médico. La verdad es que este sistema presenta muchos problemas como por ejemplo, si llamas después de las 5 pm, te contesta un asesor automático y siempre en idioma sueco. No hay forma de que te de la información en inglés. También me han comentado de que las personas que atienden las llamadas no son enfermeras y no tienen titulación médica con lo cual, el hecho de que puedas o no tener una cita con un determinado especialista u obtener unas determinadas pruebas está a juicio de estas personas.

• La sanidad es un tema peliagudo. Por lo que he podido informarme en la sanidad pública, los hospitales se encuentran saturados en las urgencias (hablo de Estocolmo) y están haciendo recortes especialmente en personal sanitario como las enfermeras.

• Algo que no me gusta es el hecho que no existen farmacias de guardia. Creo que solo hay un par en el centro de Estocolmo, pero no en el resto de ciudades.

7. La política...

• La transparencia del gobierno sueco está a años luz del español. No confío en ningún político español.

• En Suecia la declaración de hacienda es pública para todos los habitantes incluidos los altos cargos del país. Incluido la monarquía. 

8. La maternidad...

• En Suecia, la maternidad no está reñida con el desarrollo profesional. Y tanto el padre como la madre tienen derecho a las vacaciones por paternidad que suelen rondar el año y medio.

• Además por ser madre se tiene derecho a ayudas por parte del gobierno.

9. La naturaleza...

• A mí personalmente me resulta un país muy bonito y el hecho de que respetan la naturaleza y a los animales me agrada mucho. Además visitar la naturaleza es gratuita y se puede entrar aunque sea propiedad privada. Siempre y cuando se respete la zona.

10. La seguridad...

• El sentimiento de seguridad debido al bajo nivel de criminalidad.

• Me siento muy tranquila cuando voy por la calle incluso si es de noche.

11. Otros aspectos...

• Me gusta mucho también el hecho de que puedes pagar todo con tarjeta de crédito hasta una barra de pan sin que te exijan ningún mínimo de consumo. Además, todo está informatizado y resulta muy cómodo hacer los trámites desde casa.

Como conclusión, mi experiencia es muy positiva. No me arrepiento para nada de haber venido a Suecia. No me veo viviendo en España por el momento. Mucho tendría que cambiar la política de España para que me animase a volver. Eso sí, como muchos de mis compatriotas, echo de menos el no vivir en España por el clima y por mi familia.

Más información