Selecciona Edición
Iniciar sesión

Barajas es el aeropuerto europeo con mayor caída de pasajeros en agosto

La pérdida acumulada en los últimos dos años asciende al 20,4%

El retroceso ha provocado que descienda al noveno puesto en la clasificación

Ampliar foto
Un pasajero comprueba su vuelo en la Terminal 4.

La crisis que atraviesa Barajas no tiene parangón en el resto de Europa. El principal aeropuerto de Madrid y, en el pasado, de España, sufrió en agosto la mayor pérdida de pasajeros de entre los grandes aeródromos europeos, que son los que mueven más de 25 millones de viajeros al año. Según un informe publicado este lunes por la delegación europea del Consejo Internacional de Aeropuertos, Barajas registró una caída de usuarios del 11,7% en el octavo mes del año con respecto al mismo periodo de 2012 ya que en agosto pasaron por sus instalaciones 3,8 millones de personas.

Fuente: Consejo Internacional de Aeropuertos.

Con este nuevo recorte, la pérdida acumulada de pasajeros en Barajas en los últimos dos años se eleva al 20,4%. La caída ha devaluado al aeropuerto de Madrid al noveno puesto en la clasificación de los principales aeródromos europeos. Además, ha provocado que sea superado por primera vez por El Prat de Barcelona en número de viajeros. El sorpasso , precisamente, tuvo lugar en agosto, aunque la tendencia no es nueva ya que la principal infraestructura catalana gana un 7,8% de pasajeros desde 2011. Gracias a su avance, El Prat, por donde pasaron 3,9 millones de viajeros, se sitúa como el séptimo aeropuerto europeo.

Para explicar la caída del tráfico en Barajas hay que apelar a las subidas de las tasas, lo que le ha restado mucho atractivo ante las aerolíneas, y la caída generalizada de pasajeros motivada por la crisis, sobre todo en Iberia. También, por la competencia del AVE, ya que la propia AENA calcula que el tren de alta velocidad ha restado al aeropuerto madrileño 4,4 millones de usuarios en lo que va de año.

A este respecto y a diferencia de El Prat, el aeropuerto madrileño tiene una mayor exposición al tráfico de los españoles, lo que hace que la crisis del consumo le afecte en mayor medida. Además, hasta 2011 las tasas en Madrid y Barcelona eran prácticamente idénticas, pero a partir de ese año se diferenciaron y se subieron mucho las de Barajas. Si la tasa de aterrizaje estándar era en 2010 de 6,92 euros por tonelada para ambos aeropuertos, en 2011 pasó a costar 7,55 en Barajas y 6,65 en El Prat.

Ante el problema que arrastra Barajas, que a su vez ha tenido un drástico reflejo en la economía de Madrid, donde el número de turistas ha caído un 22% en agosto mientras subía en el resto de España, AENA estudia aplicar algún tipo de bonificación. Sin embargo, rechaza bajar las tasas.

La caída de usuarios de Barajas también se extendió a las mercancías y al número de operaciones, con descensos en agosto del 7,3% y del 10,8%, respectivamente.

La pérdida continuada de usuarios en el aeropuerto madrileño, además, cuestiona la T4. La ampliación de Barajas costó unos 6.200 millones de euros, incluida la nueva terminal, dos pistas de aterrizaje más y otras obras. Los costes de las expropiaciones con la anterior ley del suelo se dispararon a más de 1.000 millones. La T4, que en un principio se asignó a la extinta Spanair, está ocupada en su mayor parte por Iberia y sus socios, entre ellos Iberia Express, que no puede ocupar el hueco dejado por la antigua aerolínea de bandera al no incrementar su flota. Vueling, por su parte, sí está sacando partido a El Prat.

Abriendo el foco, la evolución de Barajas tuvo su eco en el conjunto de aeropuertos de España, que perdieron un 2,1% de pasajeros con respecto al año anterior. Esta caída es la quinta mayor de la UE. También destaca el caso de Sevilla, cuyo número de viajeros retrocede un 16,7%, la mayor caída de la UE. Por el lado contrario, Málaga y Palma de Mallorca, por el repunte de su atractivo como destino turístico aumentaron sus usuarios en un 2,8% y un 1,5%.

Los aeropuertos de la UE aumentaron sus usuarios una media del 2,4% y entro los grandes solo Roma-Fiumicino cae, pero solo un 1,5%. El saturado Londres-Heathrow mejoró su tráfico en un 7,7% y París-Orly, en un 6%.